Zeta: La magia infinita del hardcore latino

Erizo Media
Posted on junio 25, 2020, 12:18 pm
15 mins

A finales del año 2012 tuve la oportunidad de compartir escenario con muchas bandas que comenzaban a fincar el sonido de la nueva ola de rock duro en México. Fue en el escenario del “Imagina, Post-Rock Fest” donde conocí a una banda de Venezuela que nos robó el aliento a todos y a partir de ese día se colocaron en la punta de lanza de una movida que le dio nueva voz a México y Latinoamérica: Zeta.

Por Omar X. Ayala

 

A partir de ese año, he podido compartir varios shows con ellos y verlos florecer con cada nueva encarnación del grupo. Ahora, se me ha presentado la oportunidad de platicar con Dani Debuto, guitarrista líder de la banda y ahondar en las vivencias e ideas que alimentan el sonido de esta gran banda que ha recorrido el continente prácticamente de norte a sur, llevando un mensaje de unión y de celebración de nuestra identidad latina.

Sin más preámbulo, los dejo con la entrevista:

 

¿Qué es Zeta?

Zeta es un proyecto musical que empecé hace 17 años, con mi Hermano y alma gemela en la música Juan Chi, con los años y la participación de muchos de los mejores músicos de la escena DIY (do it yourself) de Latinoamérica ha evolucionado a ser una especie de colectivo de arte donde están ligadas una cantidad de expresiones que siempre buscan darle voz a los que no la tienen, y fuerza y energía a quien la escucha.

 

Después de todos estos años, ¿crees que tu labor como guitarrista en una banda que ha recorrido incansablemente por todo el continente, encarna el sonido de Latinoamérica?

Me gusta pensar que estoy recorriendo ese camino saliendo del paso a cada rato, siento que Latinoamérica tiene muchos sonidos y aun no he inmortalizado todos ellos en mis canciones. Pero definitivamente tiene los que más me han tocado internamente en los últimos 20 años de mi vida, que son sus luchas por libertades de todas formas, sus opresiones, su resiliencia, su optimismo, sus minorías, su ingenuidad, lo sublime, la desigualdad, su pureza, la magia de lo supernatural, sus migraciones, la ilusión, el deseo por lo desconocido, la amistad, la familia, el respeto, su naturaleza y el amor incondicional.

 

¿Cuál ha sido tu reto más grande como guitarrista?

No ser un guitarrista más, jaja, nunca me cautivo eso de ser el “guitarrista que hace solos”, se me asemeja al decir mucho y hacer poco, mis disculpas si alguien se ofende por eso. Siempre me ha encantado llevar la guitarra a otras dimensiones, incluso poder hacer el roll de otros instrumentos desde la guitarra pero haciéndola sonar como órganos, sintetizadores, sonidos abstractos y/o sonidos percusivos.

Foto: Cortesía Zeta

Háblanos un poco de tu gear, ¿qué equipo usas actualmente y por qué?

En guitarras disfruto mucho de mis Les Paul’s, un sonido bien gordo con un sustain natural e increíble que siempre me ha fascinado, aparte me sirven muy bien para todo lo que experimento… Uso una Gibson Les Paul Studio y una Gibson Les Paul Special Tribute DC, esta última con sus p90 es como si una Les Paul Standard tuviera un hijo con una Fender Stratocaster.

En pedales estoy utilizando el Line 6 DL4 delay que uso muchísimo. Un electro harmonix C-9 organ machine con el que imito el sonido de un órgano desde la guitarra, un loop station boss para hacer los loops y también agregar samples a las canciones, un russian pickle fuzz para cuando me siento bien santana, uso un pedal de volumen y el más importante de todos el afinador. Toda mi serie de pedales pasa por un Moogerfooger MF-102 donde puedo convertir la señal entera en lo que me dé la gana, alterar la frecuencia, modificar la forma de la onda, comunicarme con vida extraterrestre o traer unas ballenas del fondo del mar al stage.

En amplis tengo rato usando un stack orange conformado por un gabinete ppc412 de los viejos que pesa mas que tus mentiras y un cabezal rockerverb 100 mkII, honestamente tiene mucha fuerza para todo lo que experimento con los pedales, me gusta el tono que he logrado, y en los últimos 500 shows no me ha dado ni un problema, es muy pesado pero definitivamente vale la pena andar con ese tanque en tour.

 

¿Ha sido difícil para ti fusionar los sonidos crudos del hardcore, el punk y la sensibilidad del skramz con el calor intrínseco de la música latina?

Soy caribeño, nací y crecí muy cerca del mar, en una pequeña aldea llamada Lechería en Venezuela; descalzo y sin camisa gran parte del tiempo. Siento que cualquier sonido que evoque ese calor y el mar siempre van a estar en mi interpretación y mi forma de expresión porque forman gran parte de lo que soy, creo que a los músicos nos afecta mucho el lugar donde nos hacemos con respecto a la manera en la que tocamos los instrumentos, yo solo he buscado emular esos sonidos y esos géneros y así ha salido, me siento bien orgulloso de ser Latinoamericano.

 

En L’antiteoria tu guitarra funciona más como texturas y atmosfera, sin embargo, en Mochima es una explosión de sonidos como si hubieras destapado una gran jaula con muchos pájaros que cantan con sus colores. ¿Cómo ha sido la transición de L’antiteoría del todo a Mochima?

L’antiteroria del todo fue un disco que grabamos en el estudio que construimos todos juntos en mi casa, en Lechería, un disco que tiene un sentimiento de nostalgia muy fuerte, para el momento ya solo quedábamos Juan Chi y yo en Venezuela y fue el último disco que hicimos antes de convertirnos en inmigrantes, algo que nos ha cambiado la vida de muchas maneras. En ese disco nos despedimos de alguna manera de la comodidad del hogar que teníamos, literalmente de nuestra atmósfera y del mundito que construimos en nuestro país, sentíamos que algo inminente se nos venía pero aún no sabíamos exactamente que era.

Entre L’antiteoria y el Mochima hicimos Magia Infinita, que fue un disco de transición, también grabado mientras estábamos girando por varios países de Latinoamérica, casi todo lo grabamos en la Ciudad de México y lo terminamos en Los Ángeles, California. Ese disco tiene esa desesperación de tener que terminar algo por que aun no sabíamos que iba a pasar.

Luego el Mochima, que fue un disco que se compuso totalmente en la Van mientras anduvimos de gira por un año entero en el 2018, el año que todos recordamos siempre como el más busy y del que más aprendimos, logramos hacer 265 fechas y mientras todo esto pasaba íbamos en la van con amplificadores de esos de pila y pegándole a lo que fuera con unas baquetas para estructurar las baterías, y así, en medio del tour, hicimos una parada en Chicago para realizar la sesión donde inmortalizamos todo esto. Te cuento la historia para poner el contexto de ese sonido, que es un canto a ese lugar que tanto extrañamos al que no hemos podido volver, por eso el nombre y esos lugares específicos por que nos inspiramos en sitios que extrañamos, la pregunta que le hice a todos fue “¿dime un lugar donde recuerdes que amaste la vida y estar vivo?”

Un disco donde sacamos las guitarras adelante, unas baterías muy rápidas, se siente la presencia de nuevas percusiones, es un sonido con mucha furia, pero no estamos molestos como en discos anteriores, estamos en un trance bien intenso, como resolviendo muchas incógnitas interiores donde nos encontramos extrañando lo que siempre tuvimos y quizá no supimos apreciar al máximo. La migración ha sido el tema que más nos ha afectado en los últimos cinco años.

Foto: Cortesía Zeta

Sabemos que Zeta trabaja bajo la ética del DIY. Cuéntanos ¿cuál es el valor que para ti tiene hacer las cosas desde esa postura?

El DIY fue mi escuela para poder tourear y llevar mi música y mis canciones a cada rincón de la América, toda, desde Argentina hasta Estados Unidos; las personas que conocí, las amistades que sembré, me siento muy afortunado de haber recorrido este camino que no es el más cómodo pero definitivamente el más orgánico y para mi el mas real. Conectar con la gente de cada escena de cada ciudad de cada estado de cada país y así darnos cuenta que cuando cantábamos esa canción que dice “somos mas”, no estábamos tan equivocados.

Siento que las éticas que hicieron entenderme y encontrar mi centro, la compasión animal, el respeto y la igualdad hacia los géneros, la amistad y el amor incondicional, la autogestión, el trabajo justo, yo me siento un guerrero del amor y un obrero de corazón, de esta forma y bajo estos conceptos hemos podido experimentar libremente sin ser juzgados y hacer un trabajo más interno que externo, que en tiempos como los que vivimos hoy ha sido algo muy reconfortante todo el conocimiento adquirido y las herramientas que ahora tenemos para defendernos.

 

¿Qué le dirías a un chico que comienza a tocar guitarra?

Lo mismo que me dijeron a mi: ¡Practica, practica y practica, hasta que sientas que es suficiente!, cuando creas que no puedes más, ¡sigue practicando!. Una de las cosas más bonitas de la música es lo infinita que es, no existen límites, existen variaciones y mientras más profundices en tus melodías, tus ritmos, tus escalas, tus composiciones en sí, más encontraras variaciones y nuevos mundos y caminos que no sabes que existen hasta que te montas en ese vehículo mágico que puedes construir con tu instrumento. ¡La música no es un juego! No necesariamente tienes que verlo así, pero ten presente que la música es un poder mágico y una herramienta sanadora muy poderosa que ha sido usada desde siempre por nuestros ancestros, respeto y honor a eso.

 

Finalmente, ¿cuál es el siguiente paso para ti? ¿Cuál es el siguiente lenguaje sonoro al que haz estado acercándote como guitarrista recientemente?

Actualmente estoy muy inspirado por la trova latinoamericana, la música afroamericana y afrocaribeña, muy enfocado en los ritmos percutivos, el jazz de los 50/60 y melódicamente estoy loco con los tonos modales.

 

Agradecemos mucho tu tiempo y gracias por crear toda está música infinita con Zeta. ¡Abrazo!

¡Gracias a ustedes por la buena onda! Buenas las preguntas, espero las disfruten. Por acá su servidor para lo que les pueda aportar. ¡Gracias! <3

ANEXO: Aprovecho para agradecer a ERIZO.org por el espacio para publicar está entrevista. Sigamos apoyando a los medios independientes, larga vida al DIY.

Québrense este live de Zeta, grabado por los exquisitos hate5Six:

Comentarios

Leave a Reply

  • (not be published)