En medio de la pandemia, del caos, del nerviosismo y la ansiedad colectiva, The Strokes lanza The New Abnormal, un nuevo álbum compuesto de nueve temas que prometen, en medio del encierro, transportarte al pasado e incluso llevarte a ese lugar al que nunca quieres ir… tu interior.  

Por Nadia Velázquez Murrieta Que quede claro que en esta “reseña” de dicho álbum, no voy a describir cada una de sus canciones, sus motivos, sus sonidos ni sus composiciones. Para eso cada quien tiene criterio y cuenta de Spotify. En esta “reseña/escrito/artículo” les voy a platicar por qué The New Abnormal es todo lo que mi yo de la prepa estaba esperando. Nomás les aviso, se me va a notar lo fan. Muchos piensan que The Strokes es una banda que se ha mantenido en el radar por el simple hecho de ser material para el #throwback. Los fans seguimos reproduciendo constantemente Is This It, que -no inventes- salió hace casi 20 años a la luz. Marcó definitivamente una nueva generación musical, inspirando a muchísimas bandas que ya están bien posicionadas.
Hace 20 años yo no estaba en la prepa, pero todos saben que estando en la preparatoria uno empieza a convivir -y conbeber- con diferente tipo de gente, empieza a descubrir banditas poca madre y empezamos a crear el soundtrack de nuestra vida. Ahí es donde entra The Strokes. Armonizando mis primeras pedas, mis primeros romances, mis primeras “travesuras” e incluso ayudándome a hacer amistades que hasta la fecha aún mantengo. The Strokes siempre ha tenido rolitas para bailar sola -antes de que Bad Bunny lo pusiera de moda- rolitas para cantar a todo pulmón en medio del tráfico de la ciudad, y rolitas que son el background de tus trips intensos. Para mi generación, The Strokes se ha convertido -sin miedo a decirlo- una banda de culto. Una banda que si no has escuchado, si no los conoces o no son de tu agrado, neta… ¿qué onda contigo? Si eres de los que dicen que el rock alternativo es de tus favoritos, mínimo unas cuatro o cinco canciones de ellos han de formar parte de algunos de tus playlists.
Siendo, hasta la fecha, headliners de diferentes festivales en toda Latinoamérica, ver a The Strokes en vivo es una experiencia completamente recomendable -cinco estrellas, excelente servicio- sin importar que canten borrachos, que desentonen, o que se medio empiecen a pelear en el escenario. Digo, es parte de la experiencia y forma parte del crecimiento personal de cualquier persona. Pero de verdad, es un show en donde uno como espectador disfruta y como fan renace.  Pero bueno, después de ciertas decepciones musicales, con los giros y los caminos que la banda decidió tomar (no los culpamos, estaban chavos y les llegó la fama de la nada), después de siete años sin lanzar un nuevo álbum, después de darle skip a las canciones donde se estaban confiando mucho de los sintetizadores, The New Abnormal nos abraza, nos trae baladas muy lindas y canciones con notas de Billy Idol, amenizando este domingo eterno en el que nos encontramos y nos deja en claro que The Strokes no están listos para desaparecer, entonces ¿estarán listos para reivindicarse? Pueden escuchar el álbum nuevo aquí, ya decidirán ustedes si alguna canción, como “Bad Decisions” o “Eternal Summer” forma parte del soundtrack de su vida, o si lo tendrán como música de fondo porque de plano no les late tanto.
Comentarios

Leave a Reply

  • (not be published)