Salvador García; recorre hospitales para orar por los médicos y los enfermos de Covid-19

Manuel Noctis
Posted on junio 27, 2020, 6:19 pm
4 mins

Desde mediados de mayo, se levanta todos los días a las siete de la mañana; toma su desayuno, prepara su mochila con algo de frutas y agua, toma su estandarte de la Virgen de Guadalupe y a las nueve sale de casa con rumbo a la Iglesia Reencarnación, ahí en su colonia Camino Verde, donde radica.

Como no esta abierta, desde fuera de la iglesia agradece a Dios por su voluntad de seguir un día más con vida y se echa la bendición para después recorrer a pie un camino que comprende la visita de las Clínicas 1 (en la Tercera Etapa del Río), la 20 (en la zona 5 y 10), la 7 (en la colonia Aviación) y el Hospital General.

Afuera de este nosocomio es donde me encuentro por casualidad con el señor Salvador García Ortiz, a quien le pido que me cuente lo que hace: “Vengo a pedir por los enfermitos, por los doctores, las enfermeras y por todo el personal, hasta la policía, que son quienes están ahí dentro en el peligro”, me dice.

Originario de Tijuana, el señor Salvador me platica que le duele ver la situación en la que se encuentra actualmente el mundo, pero sobre todo su querida ciudad, puesto que es el lugar donde nació y donde muy seguramente “me van a enterrar”, aparte de que le cuesta asimilar la forma en que muchas personas se están tomando esto del Covid-19.

“Lo estoy haciendo porque ya muchos se olvidaron de Dios, ya muchos creen que solo es cervezas y carne asada, paseos y nadie le da gracias a Dios, muchos andan en la calle ya como si nada, cuando otros están con el Jesús en las casas”, me dice extrañado y con cierto aire de consternación.

Por eso sale a las calles, para que sus rezos y piensos positivos de alguna manera propicien un aliento para todos los que están enfermos y quienes los atienden, para que quienes hayan perdido algún familiar, de alguna manera sepan que ahí en la calle hay alguien orando por todos, y que quienes han sido reticentes, entre en razón y no sean tan egoístas pensando solo por ellos mismos.

“La gente se está tomando la situación no con mucha libertad, sino como libertinaje… estamos ignorando muchas cosas ya, vemos lo que está pasando, tan grave, y mucha gente todavía no lo cree, cree que es un juego, pero no lo es, porque ya van millones de casos de personas contaminadas por el virus y otros tantos muertos”, me agrega.

Para el señor Salvador lo que les queda a los creyentes en general es “pedirle a Dios, nuestro señor, y mi madre la Virgen de Guadalupe, que nos ayuden poquito y nos limpien nuestros pecados, porque estamos siendo muy pecadores desacatando las recomendaciones para poder salir de esta situación”.

A las tres de la tarde el señor Salvador llega de regreso a su casa, me dice, y lo primero que hace es “quitarme los zapatos, porque me arden los pies”, pero eso no le impide seguir con su labor día con día, porque cada que llega a su casa, lo hace con el corazón alegre de pensar que lo que realiza en algo abona para el bien común de los enfermos y la comunidad de Tijuana.

Comentarios
Manuel Noctis
Quería ser pintor, futbolista, rockstar, boxeador, trailero, militar, cirquero, pero un día me encontré con el periodismo y se me hizo vicio. Soy coordinador de contenidos de Erizomedia.org, director de la revista Clarimonda y colaborador de la revista Playboy México. Me gusta contar historias porque también me complace escucharlas.

Leave a Reply

  • (not be published)