Se cumplen 30 años del ‘Rust in Peace’ de Megadeth

  • 24 Sep, 2020
  • Legado

Se trata del cuarto álbum de estudio de la banda estadunidense de thrash metal Megadeth, el cual fue publicado el 24 de septiembre de 1990 por la compañía Capitol Records.

Este álbum cuenta con nueve canciones, incluyendo el sencillo “Hangar 18”, que fue nominado a un premio Grammy en la categoría de Mejor Interpretación de Metal. La producción discográfica recibió reseñas positivas por parte de la crítica y se posicionó en el puesto veintitrés del Billboard 200 en su debut.

El vocalista Dave Mustaine es el principal escritor de los nueve temas, junto con el bajista David Ellefson, en los que se destacan la lucha del propio Mustaine contra el alcohol y las drogas, la política, la guerra y la religión; así como también incorpora la conocida conspiración sobre la existencia de la vida extraterrestre, la cual el gobierno estadunidense se ha encargado de mantener en secreto en el Área 51.

[caption id="attachment_73139" align="aligncenter" width="950"] Megadeth.[/caption]

La composición técnica del álbum refleja la complejidad en los cambios rápidos de batería por parte de Nick Menza, acompañado de la guitarra rítmica de Friedman; el asomo del bajo encabezado por Fieldman lo que otorga profundidad, combinando con la gran mezcla y cambio entre los solos de guitarra.

Rust in Peace fue remasterizado en el año 2004 y se añadieron cuatro sencillos más, los cuales son: “My creation”, “Rust in Peace... Polaris”, “Holy Wars... The Punishment Due” y “Take No Prisoners”; estos tres últimos fueron remezclados.

Para muchos, es sin duda uno de los mejores trabajos discográficos de Megadeth y del género Heavy Metal, pues hasta se encuentra dentro de la lista de los 1001 discos que se debe escuchar antes de morir.

Nuevo Orden en Venecia; Michel Franco fue galardonado por su más reciente obra

Anterior

Nuevo Orden en Venecia; Michel Franco fue galardonado por su más reciente obra

“Lost un vato de atolle”: A siete años del deceso de José Montoya

Siguiente

“Lost un vato de atolle”: A siete años del deceso de José Montoya