‘Sabor Esmeralda’, un cuento infantil ilustrado de Priscila Bisher

  • 28 Oct, 2020
  • Artes

“Para todos los niños y niñas del mundo. Que sus sonrisas siempre brillen más que las gemas”. Así es como Priscila Bisher recibe a los lectores de su cuento Sabor Esmeralda, escritora de 22 años, originaria de Mexicali.

Priscila ha escrito desde los 12 años como un pasatiempo y no es hasta hace poco que comenzó a hacerlo con el propósito de compartirlo con el mundo. Con varios poemas y canciones publicadas en antologías, tiene dos libros de poesía planeados a futuro, pero los aplazó para poder publicar primero este libro infantil.

¿De dónde surge la idea o la decisión para un cuento infantil?

Primordialmente, porque en ese tiempo yo era maestra de karate. Para mí, los niños fueron algo muy importante en mi vida, hasta la fecha lo son. Esos niños, mis alumnos, han sido la inspiración principal de la cual decidí elegir mi carrera actual que es Ciencias de la Educación. Entonces yo quería que pudieran tener un recuerdo de mí que pudieran llevarse, que después en sus casas pudieran leerlo y aparte yo quería encontrar una excusa para buscar hacer algo por ellos, igual es el mismo amor que yo les tengo.

 

¿Te sentiste más conectada a la historia realizando tú misma las ilustraciones?

Definitivamente sí, principalmente lo que quería hacer es que este libro de mi total autoría, que yo tuviera casi el cien por ciento de control de libro, a mi manera de hacer las cosas, me gusta hacer todo yo. A lo mejor puede ser un defecto, pero si me gusta mucho involucrarme en todos los rubros de un trabajo o proyecto mío. Si tomo el trabajo es porque yo quería que fuera lo más perfecto posible, pero si estoy muy satisfecha con los resultados, a lo mejor al final en la edición no se pudo lograr cien por ciento mi visión, pero al final pudo retener esa esencia que yo quiera obtener.

¿Cómo decidiste el estilo que iba a tener el cuento junto con las imágenes?

Yo llevaba mucho tiempo dibujando en este estilo muy sencillo de caricatura y me gusta en lo personal utilizar crayones pastel de cera. Una vez solo estaba dibujando, para eso ya tenía la idea que quería hacer un libro infantil, pero había comprado crayones de cera, porque pensé ‘se me haría curioso tener ilustraciones con este material’ y porque siento que no resalta tanto con crayones de lápiz, pero lo intenté por este medio y me gustó mucho el resultado. Entonces empecé a hacer varias pruebas bocetos de los personajes de las caras hasta que realmente me gustó un estilo en específico.

 

¿Cuál fue la inspiración detrás de la historia?

Más bien se le atribuye porque yo en ese entonces, cuando recién estaba teniendo la visión de publicar un libro, estaba escuchando la canción de Eydie Gorme y Los Panchos “Sabor a Mi”,

a mí me gusta mucho esa canción, más porque me trae recuerdos de mis abuelos y por el título de la canción dice ‘sabor’ y cuando escribo poesía, busco frases o palabras que me gustan, que se me hacen interesantes, que quiero integrar en una pieza.

Ese ‘sabor a’ no sé por qué me llamó la atención y rápido lo ligué a Esmeralda, porque estaba viendo unos aretes. Entonces ya que elaboré el título, antes era Sabor a Esmeralda y no me convencía, no me gustaba, pero sentía ese impulso de ‘quiero hacer algo con este título, se me hace muy bonito, a lo mejor un poema, un cuento, una novela’. Ya que le quité el ‘a’ y solo quedaba Sabor Esmeralda ya me gustó más, le encontré un tono y comencé a construir una historia.

Uno de los personajes en tu cuento es una niña en silla de ruedas, ¿cuál fue la motivación de incluir un personaje que tal vez no se mira comúnmente en medios más populares?

Como mencioné, ya tenía tiempo pensando un cuento infantil, entonces dije ‘bueno, voy a meter algunos personajes’, me puse a pensar y fue cuando a mí desde hace tiempo, ya me llamaba la atención el nombre de Calafia. Al momento de estar pensando en los personajes, solo estaba trazando bocetos, dibujé una niña y dije ‘le voy a poner Calafia a esta niña’ y me gustó.

Comencé a editar más cosas y entonces poco a poco me fui transformando la idea de que si iba a ser un libro infantil ya sólido, pero quería hacerlo ahora inclusivo, porque también me estaba llamando mucho la atención la inclusión educativa por lo que estoy estudiando y fue cuando interviene el personaje de Odette, de ella sí me tarde más en encontrarle nombre pero  estuve pensando como en el libro de mi infancia, los que me formaron, que se me hacían interesantes o igual de temas que yo quería que se desarrollaran en libros infantiles, que me llamaran la atención para investigar.

Entonces yo lo quise hacer para que los niños tuvieran esta curiosidad por entender, descubrir, el no quedarse con la duda. Quise hacerlo inclusivo porque también fui una niña alguna vez y yo no vi en muchos libros, en lecturas tanto como que yo compraba, mi mamá me compraba o en lecturas escolares, yo no veía realmente niños con algún padecimiento, con alguna dificultad móvil, entonces dije ‘¿por qué no incluir a un personaje así?’ Porque obviamente existen y es importante que se les represente, por eso diseñe al personaje Odette para que fuera ese personaje que lo caracteriza.

Hoy se celebra el Día Mundial de la Animación

Anterior

Hoy se celebra el Día Mundial de la Animación

Teatro en el Incendio presenta obra “El Teatro ha Muerto: el arte existe” este viernes

Siguiente

Teatro en el Incendio presenta obra “El Teatro ha Muerto: el arte existe” este viernes