Revenge of the Nerds, un fanzine que recorre la escena noventera del hardcore

  • 12 Sep, 2020
  • Tocho Morocho

El periodista cultural Javier Ibarra, dedicó su tiempo libre durante el confinamiento causado por el Covid-19 a escribir y compilar textos donde se habla de lo mejor de la escena del hardcore creado en México y el vecino estado de California, a lo largo de la década de los 90 y aquí tenemos este fanzine a tu disposición.

Revenge of the Nerd es un fanzine ñoño, nacido de la necesidad de creación y entretenimiento para no enloquecer en este periodo de inactividad que aun no termina, en él, el mismo Ibarra incluyó sus traumas de la adolescencia por esté género que, si bien puede ser no tan popular ni comercial; se mantiene cargado de emoción y caos.

En esta publicación además de una dosis de nostalgia, se incluyen crónicas, artículos, entrevistas y reseñas de artistas mexicanos e internacionales; gran parte de estos fueron publicados en medios como Noisey en Español, La Zona Sucia de Monterrey y La Tempestad.

Dentro de los temas abordados encontrarás: “Cómo el caos intentó crear una secta de Emo Violento en México”, “25 años de Three One G Records”, “Steve Aoki fue Hardcore” y “Los Mejores Álbumes de Ebullition Records”, entre muchos otros.

[gallery columns="2" size="medium" ids="72941,72940"]

Sobre el autor:

Javier Ibarra, es originario de la Ciudad de México y se encarga de hacer periodismo cultural autodidacta para varios medios nacionales. Durante su estadía en el estado de Nuevo León, participó en bandas como Zarahtustra Has Been Killed in the 70’s, Mocho Cota y Friends & Enemies y su primer libro se titula Una tragedia en tres acordes. Historias desde el Moshpit, editado por Producciones El Salario del Miedo y CONARTE en 2019.

El fanzine se encuentra ya disponible a través de https://revengeofthenerdsfanzine.wordpress.com

Crítica a 'La Leña que Prende Madera' de Señor Loop

Anterior

Crítica a 'La Leña que Prende Madera' de Señor Loop

Negrø, o cómo una caguama siempre se puede dividir

Siguiente

Negrø, o cómo una caguama siempre se puede dividir