‘Pura pinchi tragedia’. Entrevista al músico duranguense Samuel Herrera

  • 11 May, 2021
  • Música

Desde Durango, capital, Samuel Herrera llega con un estilo por demás llamativo, el folk psychobilly norteño. Especialmente nos atrapa con su disco: Pura Pinchi Tragedia, su primer material de corta duración.

Por Jazz Del Castillo

Este disco está compuesto por siete canciones muy bailables, pero también, de una profunda introspección que abarca el amor no correspondido, la infidelidad y la nostalgia por aquella oportunidad que creemos perdida.

Entre el tracklist se encuentran “Quiéreme como yo a ti” y “Olor a vainilla”, ambas con video oficial ya disponibles en las plataformas digitales. En entrevista para Erizo Media, el duranguense nos platica de sus inicios en la música, su manera de rascarle a la guitarra, su visión de la escena local, y por supuesto, las motivaciones de su trágico álbum.

J: ¿Cómo es que decides entrar a la música?

S: Tenía aproximadamente 15 años cuando empecé a tocar guitarra, lo chistoso es que yo no escuchaba música. Yo ya veía a mis compañeros de la secundaria que andaban escuchando a Linkin Park, Pxndx, Avril Lavigne, artistas de aquellos tiempos; otros que ya estaban escuchando los famosos narcocorridos, pero a mí no me entraba ni un género por la oreja.

Por ahí de 2010, unos primos de Saltillo ya traían la bitlemanía a todo lo que daba, y queriendo tocar esas canciones empecé a tocar guitarra, por las experiencias que ellos tenían, que era un instrumento muy padre, que estaría chido hacer una banda, esa fue la promesa que no se ha cumplido, porque ellos son de Saltillo y pues yo casi no los veo.

Desde entonces le agarré tanto amor a la guitarra; primero empecé con unos cursos de guitarra popular aprendiendo canciones de Los Panchos, de rondalla, dos que tres así roqueras. Decidí salir y después comenzar a aprender de forma autodidacta, viendo tutoriales, viendo videos; empecé como a agarrarle la onda a los solos y a los requintos.

samuel herrera.jpg

Por ahí del año 2012, formé mi primera banda y compré mi primer guitarra eléctrica; una banda de rock que hice con los compañeros de la prepa, que no funcionó, tocábamos puros covers de Molotov, de los Héroes del Silencio, Bunbury y de La Cuca. Después de eso me incorporé a un grupo de ska llamada 20 Varos, con la que estuve seis años.

En 2019 me tengo que ir a Chihuahua y se vinieron días difíciles; se muere mi abuelo, dejé a mis amigos, a mi familia, y luego llegar allá y no conocer a nadie. Fueron días muy difíciles, este los cuales saqué algo bueno, que fueron las canciones del disco. Yo digo que la soledad, la distancia y el desamor te hacen hacer cosas muy chingonas, hablar contigo mismo al punto de que empiezas a crear canciones.

J: ¿Cómo se gestó este proyecto musical ya como Samuel Herrera?

S: Yo estaba en Chihuahua y tuve una muy mala experiencia personal en donde estaba trabajando, soy Ingeniero Mecatrónico y yo estaba decidido a que no me iban a contratar allá. Un viernes, en el departamento donde estaba antes de regresarme a Durango, cayeron los ingenieros ahí al departamento y empecé a tocar mis canciones, recuerdo que me dijeron “no wey, la neta sí dale a esas rolas porque este jale aquí no vale madres, lo tuyo es la música”.

Ellos me dieron ánimos. Me grabaron tocando una de mis canciones y al día siguiente me escuché y dije, “esto es lo que quiero hacer”. Llegando a Durango me fui a buscar personas que fueran guiándome también por el rumbo por el cambio del ska al folk. Saltar de una burbuja a la otra sí fue medio complicadón,

Pero así fue como conocí a muchísimas personas; conocí al que me hizo la portada, conocí a todos ellos, entonces, ahí fue donde se consolidó la decisión de hacer el disco.

pura pinchi tragedia.jpg

J: Hablemos de tu sencillo ¿Por qué Pura pinchi tragedia?

S: Justamente en esa reunión que tuvimos ahí en Chihuahua, en donde estaba con los ingenieros, uno de ellos me preguntó “oye inge y ¿de qué tratan tus rolas?” y le dije “pues no sé wey, son puras pinches tragedias” y ellos “¡a la madre!”, así como que “¡ay wey!”, y me gustó el nombre.

En lo personal soy medio cómico, siempre me estoy riendo de mí mismo, siempre me estoy riendo de las tragedias, vaya, entonces dije “na, pues son puras pinches tragedias” y me reí, entonces como que esa risa y esa expresión que todos hicieron de “¡ay wey!”, me sirvió a mí como para decir “pues que se llame así, chingue a su madre”.

84998841_162424618528955_3874790761396436992_n.jpg

J: Hablando precisamente de los temas del disco ¿la tesis central de tus ideas siempre va a ser la tragedia, por ejemplo ¿si quieres sacar más a delante otro disco vas a hablar de lo mismo?

S: No todo en la vida son tragedias, la vida tiene matices, tiene momentos, contextos, y mucho depende de cómo esté el día. Si el día está asoleado, los pajarillos están cantando allá al lado de tu ventana, estás enamorado, estás feliz, te está yendo bien en el trabajo, te está yendo bien en lo que estás haciendo pues vas a estar acá en un mood muy positivo, puedes incluso hasta componer un reggae.

Todas las canciones hablan ya sea de un servidor o de amigos o del hermano de un amigo, o del primo de un amigo que me cuente una historia, yo me quedo con la historia, me engrano con la historia y es con base en eso donde empiezo a componer.

Hay varios temas, dentro del desamor está el engaño, la frustración, que no se pudo nunca hacer ese rollo; yo creo que las siguientes canciones que vienen por ahí son para dedicarle a tu exnovia, así se van a llamar yo creo. Pero no, definitivamente no todo es pura pinchi tragedia.

herrera.jpg

J: ¿Te consideras del género folk psychobilly norteño o puede ser que después haya un Samuel Herrera psychobilly surf o alguna otra fusión musical?

S: Mira es que a final de cuentas no nos cerramos, ¿no? Para las siguientes canciones sí vienen un poquito diferentes, vienen por ejemplo una baladita, también una norteñita, más norteña que las del disco anterior que las de Pura pinchi tragedia, vienen así como que más variadas.

Las del disco Pura pinchi tragedia definitivamente es folk con psychobilly con norteño pero acá las siguientes creo que van a estar más definidas cada una con cada estilo, ya no va a ser la combinación de todos los géneros en todas las rolas, más bien va a ser un estilo por cada rola.

Ese término de folk psychobilly norteño se lo acuñó César Hernández, el bajista del El Gran Silencio, por pura cura que traíamos y se me hizo muy gracioso ponerle así, como mi género, pero no, ósea tal cual no existe. Lo mío en sí es el folk y se acabó.

132442939_403381934433221_4874801705364549414_n.jpg

J: ¿Qué percepción tienes de la escena musical en Durango, crees que después, como por ejemplo en Monterrey que emergió la avanzada regia, haya después una avanzada durangueña?

S: Justamente estábamos hablando el Lázaro (músico de folk durangense conocido como Lázaro Cristóbal Comala) y yo de ese rollo, sobre lo que está pasando aquí en Durango. Lo primero que te podría decir es que hay mucho talento, Durango está sobrado de talento para hacer las cosas bien y a un nivel ya nacional e incluso internacional.

Lo malo de aquí es que hay mucha hipocresía, a veces, y siento que no pasa en el género en el que yo ando, pero en otros sí hay más discordia entre las bandas, hay mucha envidia. Esa división es la única que separa a Durango de hacerse un colectivo de artistas, un conglomerado de artistas, compositores, pintores, animadores, ilustradores, realizadores de video, de fotografía y levantar a Durango para hacerlo, así como tú dices, una avanzada duranguense.

Estaría muy chingón, eso es lo que pretende Samuel Herrera; no es un proyecto individualista, es un proyecto que busca acoger a más artistas que tengan la misma pasión que yo tengo por hacer las cosas bien, tan-tan, ese es Samuel Herrera, hacer las cosas bien, así me dijo mi papá una vez: “Si vas a hacer las cosas, hazlas bien, si no pues mejor ni las hagas”.

J: Por último ¿por qué recomendarías tu disco?

S: Porque yo siento que las canciones son muy honestas, hablan de experiencias de un servidor, de mis amigos y de los amigos de mis amigos y siento que se pueden identificar con algunas de esas canciones. También recomiendo mis canciones porque están hechas cien por ciento en Durango.

Quiero que me escuche más la gente, que también vea los videos y que se den cuenta de lo que se está haciendo aquí en Durango. Por eso recomiendo tanto mi disco como todo lo que se ha hecho, porque no es trabajo nada más mío, es trabajo de muchísimas personas y es cien por ciento duranguense.

Acompáñame a ver esta triste historia ya no quiere ser un meme

Anterior

Acompáñame a ver esta triste historia ya no quiere ser un meme

"La Fruta" de Doble Óptica, una canción sobre infidelidad

Siguiente

"La Fruta" de Doble Óptica, una canción sobre infidelidad