La fotografía poética de Ale Uzárraga

  • 10 Oct, 2020
  • Artes

Ale Uzárraga nos lleva por los senderos de un viaje visual, recorriendo sitios recónditos alrededor del mundo, a través de sus ojos y de su lente. Nos suspende por un instante en el tiempo y espacio, navegando a través de su poesía visual.

La fotografía es para Ale una herramienta y un recurso para generar una especie de terapia. Su fotografía logra sensibilizarnos y concientizarnos del espacio y mundo en el que estamos rodeados, conociéndolo a partir de su lenguaje.

Mediante el discurso visual que generan sus fotografías, se logran remover sentimientos de todo tipo. Ale es una fotógrafa transfronteriza (Tijuana - San Diego), ella lucha cada día con su granito de arena para fomentar la fotografía como recurso terapéutico y no solamente para ella, sino para su comunidad.

¿Desde cuándo te dedicas a la fotografía, como comenzó la afición?

Oficialmente desde el 2011, que me gradué de la Escuela Activa de Fotografía; comencé a practicar de una forma más profesional esta pasión, sin embargo, desde que era pequeña siempre me llamó la atención el arte visual, específicamente la fotografía.

Un familiar coleccionaba revistas de NatGeo y desde entonces, los paisajes me movían mucho mi imaginación, creatividad y también, me traían mucha paz mental. Recuerdo que tomaba las revistas y veía los paisajes y lugares que inmediatamente (y sin ser consciente en su momento) me llevaban de alguna forma a ese lugar, me invitaban a explorar diferentes formas de estar presente, conectando también con esas las historias compartidas y siento que, desde entonces, nació mi afición por viajar, conocer, explorar y fotografía la naturaleza.

¿Qué tipo de fotografía es la de tu predilección?

Paisajes. Como lo mencione en la pregunta anterior, desde que tengo memoria he conectado con estas imágenes y lugares. No es la forma en la que recibo la mayoría de mis ingresos, sin embargo, es mi pasión y la mejor forma de conocerme a mí misma, de estar presente. No pienso en el pasado ni futuro en el momento que estoy fotografiando montañas, ríos, templos, mares, etcétera, simplemente soy yo, la mejor versión de mí misma con la creadora de vida (nuestra madre tierra).

Con el tiempo, este tipo de fotografía y la experiencia que me trae, también me ha ayudado a conectar más con lo espiritual y el ser, ya que la naturaleza para mí, me ayuda a entender los ciclos de la vida, el comportamiento humano y lo que somos.

¿Has colaborado con otros fotógrafos?

No mucho. Cuando recién me gradué de mi escuela, que se encontraba en el sur de México, fue un poco difícil regresar a Tijuana y encontrar fotógrafos que quisieran colaborar, ya que no tenía mucha experiencia y yo realmente no sabía a qué tipo de foto quería dedicarme.

Afortunadamente, la fotografía me ha llevado a utilizarla como una herramienta terapéutica con diferentes comunidades de Tijuana y San Diego y de esta forma, colaboró con muchos artistas y terapeutas de la región para juntos poder seguir creando cambios sociales y en uno mismo a través de estos proyectos.

¿Qué fotografías te han inspirado durante tu carrera como fotógrafa?

Pudiera decir que casi cualquier tipo de fotografía; retratos, paisajes, documentación, producto, me han motivado e inspirado a hacer lo que hago y ser quien soy como artista, excepto la fotografía que utiliza e invita a la gente a seguir creando estereotipos e ideales que afectan nuestra salud mental, física y la del prójimo.

¿Alguna anécdota que te gustaría relatar referente a una sesión o algún lugar en particular que te haya gustado fotografiar?

¡Ufff, hay muchas! Mi cámara se ha convertido en el motor y motivación de poder viajar alrededor del mundo, por eso mismo, viajo bastante y cada nuevo lugar me trae una experiencia increíble por más "mala" que sea.

Creo que lo que más me resalta ahorita es la experiencia que tuve viajando por primera vez, a otro continente para poder tomar fotos en una boda en una isla de Grecia. Fue la primera vez que viaje a un país de manera profesional, donde no se habla el mismo idioma y sola por más de 10 días, ya que aproveche la situación y estuve moviéndome por diferentes islas antes de llegar a donde me tocaba trabajar.

Antes de la boda, estuve documentando tradiciones y fiestas que se hacen en Grecia con la familia de los novios y amigos. Así como conocí otra cultura y lugares en ese viaje, también conocí una parte de mí que no había explorado antes. A partir de esta experiencia, me sentí mucho más segura de mis fotos, de mí misma y me ayudó a traer balance emocional a mi vida. Después de ir a Grecia, muchas oportunidades se comenzaron a abrir, tanto profesionalmente como personalmente.

Nortec: Bostich + Fussible están de regreso con el sencillo "Give it to the music"

Anterior

Nortec: Bostich + Fussible están de regreso con el sencillo "Give it to the music"

Inktober: Cuando octubre y la tinta se unen

Siguiente

Inktober: Cuando octubre y la tinta se unen