Drash; la artista que hace impresionantes maquetas de su barrio por puro gusto y sin fines de lucro

  • 18 Aug, 2020
  • Tocho Morocho

Se llama Elisa Helguera, pero todos la conocen como “Drash”, es originaria de Guadalajara, Jalisco, y hace unas maquetas hiperrealistas de fachadas de su ciudad, que te quedas con el ojo cuadrado. Lo más curioso, es que todo lo hace por puro gusto y curiosidad.

El impacto que generó en redes sociales, debido a la calidad de sus maquetas, fue tal de manera que, esta chica tuvo que salir a aclarar todo lo que estaba realizando y por qué lo está haciendo, dado que ya hasta pedidos especiales y preguntas por la venta de su obra le estaban haciendo.

Elisa dice que ella tiene un empleo formal al cual le dedica de lleno varias horas a la semana, pero debido a la pandemia por Covid-19, sus horarios laborales se redujeron y eso le generó tener un poco más de tiempo libre, el cual comenzó a invertir en otro tipo de actividades, entre ellas la creación de maquetas.

Todas las pequeñas obras, tan llenas de detalles, son réplicas de fachadas de su ciudad, Guadalajara, las cuales fue acumulando en su cabeza de tanto que le gusta caminar e ir observando con atención las casas y espacios por donde transita.

Las obras que ha realizado, son fachadas de la periferia de su ciudad, como ella misma explica, son “los alrededores de Federalismo y Enrique Díaz de León, entre el panteón de Mezquitán y el Expiatorio más o menos”.

Elisa dice que, gracias a las redes, ha recibido muchos mensajes preguntando por precios y cotizando espacios para realizar obras por pedido, sin embargo, a todos les ha dicho que no a esas propuestas, porque por ahora no está haciendo comisiones y por lo tanto no estoy vendiendo su obra.

Su justificación, o reticencia, por el momento, dice, es porque ella comenzó a trabajar con las maquetas “por puro gusto y curiosidad y encontré un pasatiempo muy bonito”, además que, reitera, tiene un empleo formal en el cual debe cubrir ciertas horas, por lo que el tiempo empleado en las miniaturas es el que tiene libre solamente y para ello, se requiere dedicación al cien por ciento, así que su plan no es monetizar con ello por ahora.

Elisa recalca que sí, que le sorprende tener el alcance que hasta ahora ha tenido con su obra, porque nunca se lo hubiera imaginado, por lo que está muy contenta y muy agradecida, sin embargo, “eso no cambia el hecho de no querer monetizar”.

Contrario a ello, Elisa invitó a las personas que le reconocen su obra, a que “disfruten mucho de su tiempo libre y que piensen que los hobbies no son siempre para generar dinero. Si son personas, como yo, a las que les gusta tomarse el tiempo para hacer las cosas sin prisa, quítense de la mente la presión social de vivir de tus pasatiempos”.

Checa más de su trabajo AQUÍ.

Cholopunk: un vato chilo

Anterior

Cholopunk: un vato chilo

Mis viajes con el escritor José Agustín

Siguiente

Mis viajes con el escritor José Agustín