Drácula; 90 años del mito del vampiro encarnado por Bela Lugosi

  • 14 Feb, 2021
  • Legado

Un 14 de febrero, pero de 1931, se estrenó la película Drácula de Tod Browning, basada en la novela homónima del escritor irlandés Bram Stoker, la cual contó con la participación del actor Bela Lugosi, quien le diera vida a uno de los personajes de terror más populares.

Desde el inicio del rodaje de esta película, varias fueran las circunstancias curiosas que envolvieron a la película. El director Tod Browning y el actor Lon Chaney, acababan de filmar London After Midnight (1927) y Chaney estaba considerado para personificar al conde, sin embargo, falleció de cáncer de garganta unos meses antes de la filmación, por lo que tuvieron que buscarle un remplazo.

La compañía Universal Studios se dieron a la tarea de indagar en los teatros neoyorquinos hasta que encontraron al húngaro, quien realizó un casting de forma muy rápida, ya que no se podían retrasar las grabaciones, logrando quedarse con el papel del conde bajo una ridícula cantidad de 3 mil 500 dólares de pago por seis semanas de rodaje.

Algunos de los datos curiosos de Drácula que se destacan en el sitio Macabro:

1.- En ésta película, el vampiro nunca parpadea.

2.- La famosa línea “Listen to them, the children of the night, what  music they make” en la que el conde se refiere a los aullidos de los lobosfue votada como la número 83 dentro de las “100 movie quotes” del American Film Institute.

3.- Mientras que las grabaciones de Drácula se realizaron durante el día, por la noche, se filmó una versión hispana de la misma historia, utilizando también los mismos decorados y vestuario, la dirección estuvo a cargo de George Melford, el mexicano Enrique Tovar Ávalos, se desempeñó como intérprete del director ante el staff, el papel del conde se asignó a Carlos Villarías y Lupita Tovar, actriz de la época de oro del cine mexicano daría vida a Eva.

Interesante resulta también que, ese mismo año, también se estrenaros cintas clásicas como City Lights, protagonizada por Charles Chaplin; M de Fritz Lan; y Frankenstein, bajo la dirección de James Whale y protagonizada por otro grande, Boris Karloff.

En el año 2000, la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos la escogió junto a otras cintas para formar parte del National Film Registry, que se dedica a conservar películas "cultural, histórica o estéticamente significativas".​ En 2004, el The New York Times la incluyó entre las mil "mejores películas jamás creadas" y la Chicago Film Critics Association, la ubicó en el puesto número 41 de "las películas más aterradoras".

Si bien, antes de esta cinta ya se habían realizado otras con la temática del vampiro, como Drakula (1921) del húngaro Karoly Lajthay, hoy desaparecida; y Nosferatu (1922) de F. W. Murnau, no fue sino con la personificación que le dio Bela Lugosi con la que se configuró la imagen clásica del vampiro; aristocrático, adinerado y seductor, que bebe sangre por necesidad y a veces solo por placer.

Muévelo, ven a predicar; Una cena bien sabrosa con El General

Anterior

Muévelo, ven a predicar; Una cena bien sabrosa con El General

Un ejercicio de ficción para la cultura (1a Parte)

Siguiente

Un ejercicio de ficción para la cultura (1a Parte)