‘Dama de Sombras’; Entrevista a la autora Alma Ibañez

  • 20 Nov, 2020
  • Artes

Alma Ibañez, autora de la novela Dama de Sombras, desde los ocho años he escrito en sus cuadernos desde cuentos hasta ‘novelitas’.

Desde la primaria y la secundaria, nunca dejó su pasión por la escritura a pesar de mantenerlo como un pasatiempo por ‘amor al arte’ y es así como con varios trabajos que aún no salen a la luz, hace un año publicó su primera novela.

 

¿Cómo describirías el proceso de publicar de manera independiente?

Puede ser tan fácil o complicado como tú lo quieras, por ejemplo, hay personas que escriben algo y lo publican tal cual, no hay un proceso de edición, no hay planeación, no hay nada y hay varios autores independientes que hacen eso. Para mí, fue complicado porque me tomé el tiempo de pagarle a una persona que editara el texto, porque puede haber errores gramaticales o de sintaxis, más hacer la revisión, de que me haya gustado la edición y posteriormente, es ver que alguien maqueteé el texto, le haga la portada para que se pueda subir, si quieres que tu producto sea de calidad tienes que darle el tiempo pero no todas las personas se toman eso en serio, busqué reseñas de Amazon en otras novelas donde se quejaban y por eso preferí tomarme mi trabajo enserio, porque siempre prefieres que las cosas estén bien hechas.

Esta complicado no ver tanto los frutos de tu trabajo, ya que Amazon se queda con gran parte de las ganancias, en todo este proceso si tardó un año, sin contar el tiempo que tuve la novela hecha así, que tardé en lo que encontraba un editor, eso llevó un poco más de tiempo y ella tardó un mes en editar, pero entre más cambian y añades más cosas, el trabajo de edición no termina hasta que tú decides que terminas. Y todo lo tienes que costear tú, si tú diseñas, maquetas, si haces tú edición no cuesta nada, solo escribir, pero si no tienes que pagar, todo sale de tu bolsillo.

 

En el libro marca que terminaste de escribir en el 2003, ¿cuántos cambios hubo en el proceso de escribir a publicarlo?

Tuvo bastantes cambios, el primero fue en el 2003, la historia es muy diferente a la que quedó, demasiados cambios y conforme la iba a escribiendo, le iba quitando cosas. Al principio, cuando empiezo escribir, hago una cronología de lo que va a pasar en la historia, como es una novela de época, voy viendo si las cosas que yo estoy relatando son coherentes con la época. La segunda ocasión, creo que fue en el 2006 o 2008 que se me ocurrió pasar la novela de papel a computadora, entonces va cambiando el texto, fue la primera vez que cambio a formato digital y de ahí hubo una segunda corrección.

La tercera vez fue cuando yo pensé que lo iba a editar en el 2016, porque no me convencía del todo el final, sentía que le faltaba algo, pero como parte de mi dijo: “Voy a empezar a editar esto porque la historia me agradaba.” No tenía tantos cambios solo era pulir y modificar, aun así, sufrió una tercera alteración en 2017 y en el 2018 volvió a se edita ya con editor, en el 2019 ya es la última editada donde fueron bastantes cambios, cuando lo volví a leer intentando hacerlo del punto de vista como lector, por qué a veces puedes notar errores que al momento de escribirlo no te das cuenta y sentí que faltaba un último estirón el final.

Me di cuenta que faltaba meterle más cosas al personaje para hacerlo más al plano de la realidad y a la vez poder enseñar un poco dentro de lo que se pudiera enseñar, porque es un diario, lo que estaba pasando alrededor en su vida, que no solo girara alrededor de otra persona, que no solo fuera que estuviera enamorada si no mostrar otros detalles de su vida y lo que estaba pasando históricamente en el país.

¿Cuál es el motivo de la mujer en la portada?

La novela en si no te diré que es una historia verídica, porque no lo es, pero hay algunos puntos o anécdotas de la familia de mi mamá que tome de cosas que me contaba. Por ejemplo, cómo era su casa, que había en su cocina, que comían, que cenaban, cómo se divertían, el lugar donde crecieron -hay una historia de la menstruación en la novela que es verídica que adapte. Entonces, se me ocurrió que era una buena manera de honrar a esas memorias y dije: “Voy a usar el retrato de mi abuela”. Porque aun si no está totalmente basada en su vida, hay muchas cosas de ella que me inspiraron, claro que ella no nació en esa época, nació alrededor de 1920 a mi abuela no le tocaron muchas cosas, pero ella sí pudo ser maestra, pero ya se casó y lo dejó. Realmente esa inspiración surgió acordándome de ella y por eso use su foto.

 

¿Cuál fue el motivo de escribirlo como un diario?

En ese momento consideraba que era más fácil escribirlo en primera persona y para eso ocurrió que fuera un diario. Hay novelas que son en primera persona que no lo son, pero por lo mismo de las dos partes de la historia me gustaba la idea para poder utilizar las fechas, contextualizar que ella estaba escribiendo lo que le estaba pasando y dije: “Si, este va a ser su diario.” Porque no tenía como expresarse en ese entonces, por qué no podías ni hablar si era mujer. A nivel literatura creo que sí es más fácil escribir así para autores y autoras, por eso fue mi decisión y a veces si hay fechas consecutivas, pero me gusta incluir los cumpleaños de gente que quiero.

 

¿Alguna vez consideraste extenderlo a una novela con un formato más tradicional o siempre fue intencionado que fuera así?

Sí planeo extenderlo, no ahorita, meterle la línea cronológica se me había ocurrido incluir la contraparte, porque tú ves la historia como ella la está contando. Entonces me gustaría incluir la otra parte la historia del interés romántico, no estoy segura si lo haré o no. Comencé a escribirla, pero aún no termino, tampoco me quise ciclar tanto en el personaje, pero si se diera la oportunidad de publicar con otra editorial independiente lo haría.

 

Sin entrar mucho a detalle para no arruinar el final, ¿existió alguna otra opción para él o siempre tuviste en mente que así era como terminaría?

Siempre tuve en la mente que ese era el final, porque siempre empiezo con en el esqueleto de la novela y lo voy escribiendo conforme va avanzando, pero el final creo que siempre fue ese. Lo que puedo decir es que cuando yo empecé a escribir Dama de Sombras, era porque me gustaban los finales trágicos, todas las historias que he escrito no tienen final feliz, eso sí es cierto, pero desde un principio esa era la intención, como que no se me dan tan bien las historias ‘pastelito’, al menos eso pensaba. Entonces dije: “Haré una historia diferente de un amor imposible que sea de época”.

Empezó como una idea y empecé a tomar los elementos de la familia de mi mamá, pero ya que creces y te das cuenta de ciertas cosas pues realmente reflexionas que no podía tener otro final por que la realidad para la mujer mexicana bueno cualquier mujer en ese entonces, las mujeres no eran tomadas en cuenta. El derecho al amor, por así decirlo, el amor romántico, creo que no existía al menos no como lo conocemos ahora entonces era normal para las personas decir: “Me voy a casar con tal persona por que a mi familia le conviene”. Te acostumbras a vivir con el marido y eso era la concepción del México de ese entonces de la sociedad y por eso dije ya que lo pones así pues esa era la realidad más el sistema patriarcal, estaba muy rara la sociedad en ese entonces no pudo haber tenido otro final hubiera sido muy irreal que fuera diferente.

 

Dama de Sombras está disponible en formato físico y digital en Amazon.

¿Eres escritor o periodista freelance y no sabes cómo sobrevivir de ello? Este taller es para ti

Anterior

¿Eres escritor o periodista freelance y no sabes cómo sobrevivir de ello? Este taller es para ti

Lapicero Rojo Editorial lanza convocatoria de cuento corto “Los excéntricos”

Siguiente

Lapicero Rojo Editorial lanza convocatoria de cuento corto “Los excéntricos”