Cinco discos para entrarle a la música contemporánea japonesa

  • 29 Apr, 2021
  • Música

La globalización ocurrida en los 60s debido a la invasión británica generó diversos movimientos musicales alrededor del mundo, cada país quería interpretar el rock psicodélico y el folk a su manera, crearon amalgamas entre lo extranjero y lo local.

Por Zadkiel Troncoso

Es por eso que cuando escuchamos canciones de hace 40 o 50 años de ciudades lejanas a los países anglosajones, podemos notar algo familiar pero a la vez algo extraño, diferente.

Japón no es la excepción en este choque cultural y en esta ocasión te traemos cinco discos de los 70s y 80s que demuestran cómo los artistas nipones moldearon el sonido anglosajón a su gusto.

Zelda - Zelda (1982)

Este álbum lleva el post punk y el new wave en su máximo nivel, la energía que tiene la banda de Sachiho Kojima te hace querer estar en un club japonés a mitad de la noche bailando sin parar. Este es quizá el disco más orgánico de esta lista, captura una esencia muy honesta y peculiar, además de que Zelda fue una de las primeras bandas japonesas en las que todas sus integrantes son mujeres.

De este álbum te recomendamos:

Paraiso - Haruomi Hosono and the Yellow Magic Band (1978)

Hablar de la música japonesa contemporánea sin mencionar a Haruomi Hosono, sería dejar de lado a uno de los artistas más importantes de los últimos 50 años. Es difícil elegir un sólo álbum que pueda resumir su obra, decidimos optar por Paraiso porque es la primer aparición de lo que sería la Yellow Magic Orchestra, banda icónica japonesa a la cual Hosono pertenece, además de que Taeko Ohnuki participa haciendo armonías en un par de canciones.

Paraiso fue el resultado que logró Haruomi tras escuchar el género Exotica, que era una occidentalización de oriente. Logrando un disco sólido en el que explora una paleta de sonidos muy amplia, incluyendo sonidos selváticos, marimbas, sintetizadores y numerosas percusiones.

De este álbum te recomendamos:

Sunshower - Taeko Ohnuki (1977)

Segundo álbum de la mega artista Taeko Ohnuki, un disco que se mueve por el city pop, las melodías de Ohnuki alcanzan una nostalgia que va recorriendo durante los 10 tracks. Cuenta con arreglos de Ryuichi Sakamoto, producido por Seiji Kuniyoshi, Akira Ikuta y por la misma Taeko. Este álbum es perfecto para comenzar el viaje por el city pop japonés, además de que demuestra la capacidad musical que Taeko Ohnuki tenía para entregar.

De este álbum te recomendamos:

Ongaku Zukan - Ryuichi Sakamoto (1984)

Otro miembro perteneciente a la Yellow Magic Orchestra, Ryuichi Sakamoto publicó uno de los discos japoneses más interesantes de los 80s tras su salida de Yellow Magic Orchestra, Ongaku Zukan, aprovechando sus estudios en música electrónica, étnica y clásica, en esta obra de Sakamoto escuchamos una paleta de sonidos extraña, la cual logra viajar nuestra imaginación. Aquí escuchamos desde jazz, música electrónica experimental y synth pop hasta el minimalismo clásico de compositores como Debussy. Toda una grandeza japonesa.

De este álbum te recomendamos:

An Insatiable High - Masayoshi Takanaka (1977)

Masayoshi Takanaka es quizá el guitarrista por excelencia en cuanto a city pop se refiere. An Insatiable High es un disco de city pop y jazz fusión instrumental que nos lleva por un viaje hermoso. La creatividad del guitarrista explota en este álbum, logra crear una cantidad enorme de frases memorables a través de los siete tracks. Cabe destacar el último de ellos “Good (Bad?) Old Days”, una balada en la que la melodía de guitarra atraviesa con toda la nostalgia del mundo, sin duda es la canción mejor lograda de toda la obra.

De este álbum te recomendamos:

Alejandra Arrieta compartirá vida y obra de Pola Weiss en documental

Anterior

Alejandra Arrieta compartirá vida y obra de Pola Weiss en documental

Hoy inicia el IV Festival Internacional de Danza Veinte Once

Siguiente

Hoy inicia el IV Festival Internacional de Danza Veinte Once