Axel Muñoz, el ojo detrás de 'El Lente del Pancracio'

  • 12 Oct, 2020
  • Artes

Todo lo que engloba la lucha libre es algo muy tradicional en el país, muy folclórico, representa muy bien a lo mexicano. Prácticamente yo lo veo como un teatro, la lucha libre. Hay una frase muy famosa que dice “la lucha libre tiene que ser hermosamente falsa para creer en ella”.

Axel Manuel Muñoz Castro, mejor conocido como “El Lente del Pancracio”, nació un 22 de septiembre de 1993 en la ciudad de Tijuana. Amante de la lucha libre y aficionado de la fotografía, es como el mejor se describe. Axel ha desarrollado su práctica fotográfica en muchas de las funciones de la lucha libre aquí en Tijuana.

En entrevista, el fotógrafo tijuanense nos cuenta sus experiencias vividas, su pasión y el gusto que ha tomado por fotografiar este espectáculo de la lucha libre mexicana a lo largo de casi tres años.

 

¿Cómo comienzas a hacer fotografías en los eventos de la lucha?

Mi primer acercamiento a este rollo fue gracias a un compañero que tenía una página de medios llamada Sin fronteras; un día llegué con mi cámara a la universidad porque la iba a necesitar para unas clases, entonces se me acercó y me dijo ‘oye, el otro día te escuche hablando sobre las luchas, tengo una sección en mi página que no puedo cubrir, ¿te interesaría cubrir la sección de lucha libre?, solo es cuestión de tomar fotos y hacer una nota breve sobre el evento’.

Entonces le dije que sí y pues ya eso fue hace como dos años y aquí seguimos. Yo lo vi como una prueba y le terminó gustando mi trabajo, además de que en lo personal, me gustan mucho las luchas, entonces creo que eso tuvo mucho que ver en cómo me desenvolví para hacer las fotos y así.

¿De dónde viene el nombre de "Lente de Pancracio"?

Ese nombre vino después, principalmente yo comencé a darme a conocer en este ambiente de la lucha libre, varios luchadores acudían a mi para hacerles fotos y eso, y en ratos sí me sacaba de onda el hecho de que no tuviera como el reconocimiento al mandar una foto y que no supieran que era mía pero tampoco quería usar mi nombre.

Entonces decidí buscar un concepto, una marca que hiciera referencia a la lucha libre. En México la afición que sí tiene muy arraigado el deporte espectáculo de la lucha libre lo conocen como “El pancracio” que, ya investigando a fondo, pancracio significa modalidad de batalla en griego, entonces desde ya hace muchos años a la lucha libre en México, dentro de la afición se le conoce como “el pancracio nacional”. Así fue como escogí el nombre de “El lente del Pancracio” para crear esta marca o concepto y algo que se le quedara a la gente, porque escuchan “Pancracio” y se les hace gracioso y muchas veces no saben su significado y ellos creen que es como un apodo, entonces así es como me ubican algunas veces, como “El pancracio”.

¿Siempre te ha interesado la lucha libre mexicana?

La lucha mexicana sí, así de siempre. Yo recuerdo que tenía como cuatro años la primera vez que fui, y recuerdo la lucha, era ​Blue Demon contra ​Black Demon, máscara contra máscara. A partir de ahí nació mi amor por la lucha, porque es algo que de verdad me gusta mucho y amo.

Todo lo que engloba la lucha libre es algo muy tradicional en el país, muy folclórico, representa muy bien a lo mexicano. Prácticamente yo lo veo como un teatro, la lucha libre. Hay una frase muy famosa que dice “la lucha libre tiene que ser hermosamente falsa para creer en ella”.

Mucha gente dice, ‘ah pues es falso’ y pues no lo es tanto, hay movimientos coordinados, son unos atletas los que se suben al ring. Todo eso me gusta mucho, la manera en la que hacen que el público se meta tanto, se fanatice, los colores, las máscaras, los trajes.

Si puedo decir que la lucha libre mexicana es mi favorita, tengo 27 años y 23 viendo la lucha libre desde distintos lugares; la he visto en Guadalajara, en Monterrey. Próximamente vamos a ir a Ciudad de México y a Puebla también. Pero si me gusta mucho la lucha libre mexicana, aunque hay otros tipos de lucha libre que me interesan, como la japonesa, la americana o la inglesa.

¿Cuánto tiempo llevas haciendo fotografía en estos eventos?

Llevo ya aproximadamente 2 años, a finales de marzo del 2018 fue cuando asistí al primer evento para Sin fronteras. La promotora que trajo el evento ese día fue The Crash y recuerdo muy bien que Rey Misterio estuvo presente en esa función. Entonces fue una motivación más para ir a fotografiar ese día, que haya estado Rey Misterio y también me puse un poquito al corriente porque sinceramente ya tenía unos dos o tres que ya no estaba muy enterado de la lucha libre.

¿Cómo es ser fotógrafo de la lucha libre? (cual es la dinámica en un día de evento)

Es un poco más especial ir a fotografiar un evento de lucha. También he hecho fotografía para otros deportes como fútbol, béisbol y la lucha resulta ser un poco más especial. Desde revisar todo el equipo que voy a traer conmigo durante el evento y también el estar moviéndome constantemente y el vaciar memorias porque al menos en mi caso tomo muchas fotos en un solo evento. La puntualidad, tengo que llegar de dos a tres horas antes del evento.

Pero siempre es importante el estar consciente de que se van a tomar más de mil 500 fotografías para un solo evento y que realmente no se usan todas, entonces tiene que haber una edición para que el promotor escoja de entre 30 a 60 fotografías.

En algunas ocasiones sí resulta un poco pesado, también durante la función, pues la gente te grita que estorbas y mentalizarte que muchas veces la gente te va a gritar de cosas y pues a final de cuentas quieres pasar desapercibido, pero no se logra. Muchas veces los luchadores te caen encima, los mismos luchadores te usan para hacer reír a la gente, te abrazan o cosas así.

¿Cómo ha sido tu experiencia en estos eventos?

Mi experiencia ha sido buena, desde mi punto de vista. Al principio yo llegué a estos eventos sin conocer a nadie, me llegué a encontrar amigos que son aficionados, pero poco a poco fui haciéndome muy buenos amigos, porque sí hice amistades con otros medios y otros fotógrafos, principalmente los contactos, eso ha sido muy importante para “El Lente del Pancracio”.

La dedicación a mi trabajo también, me ha ayudado a hacerme notar a diferencia de otros fotógrafos que sí llegan a pasar desapercibidos. Yo creo que ha sido buena, no recuerdo una mala experiencia o un mal rato, siempre he intentado ser profesional y respetuoso para no tener problemas, entonces creo que eso principalmente es lo que me ha ayudado mucho y también el tener una buena actitud siempre es importante.

¿Recuerdas alguna anécdota que hayas vivido mientras fotografiabas estos eventos?

Hay dos, como te mencioné, existen ocasiones en las que los luchadores te usan para hacer reír al público, te meten ahí pues, al espectáculo. La Parka falleció a principios de este año, su penúltima lucha fue aquí en Tijuana y yo tuve el honor y el placer de fotografiar esa lucha. Eso fue un viernes, el luchó el domingo siguiente en Monterrey, tuvo su lesión, estuvo en coma y falleció.

En su penúltima lucha yo estaba abajo del ring tomando fotos y un de repente se me acercó y me abrazó por la espalda, entonces escuché que la gente se empezó a reír y me saqué de onda. Volteé y él me dijo 'no te agüites, es para que la gente se ría” y dije 'órale, va'. Luego regresó y me hace chamoy, la gente se reía un montón y él me dice 'tu no sabes cuándo va a ser la última vez que venga yo a luchar aquí, a Tijuana' y creo yo esa ha sido una de las principales, por el personaje que era La Parka en la lucha libre mexicana.

Otra, también muy importante, fue cuando yo estaba bien morrillo, Rey Misterio me regaló una camisa y la guardé, de hecho aún la tengo. El año pasado vino de invitado especial, una promotora lo trajo a un evento y yo me llevé la camisa porque quería que la firmara otra vez, entonces cuando llegué y le di la camisa, noté que quedó como en shock, entonces me dijo que se acordaba muy bien de esa camisa y que apreciaba mucho el hecho de que alguien atesoraba tanto algo que él uso y que lo mantuviera en tan buen estado.

Remedios Varo, la gran pintora surrealista

Anterior

Remedios Varo, la gran pintora surrealista

Deslealtad lingüística: Las lenguas en Baja California

Siguiente

Deslealtad lingüística: Las lenguas en Baja California