Arte Prehispánico: La destrucción del mito

  • 01 Oct, 2020
  • Tocho Morocho

Las culturas primigenias tomaron el riesgo de inventar y dar forma a nuestros dioses mediante la experimentación, la observación y la manipulación de la naturaleza. Con esto, generaron piezas que fueron fundamentales para establecer una relación con los otros y con la divinidad.

Hoy la teoría del arte contemporáneo insiste en establecer fronteras temporales y, con esto, validan el pensamiento y la creación artística. Relegando el estudio del arte prehispánico a la antropología y no al academicismo artístico.

“El papel protagónico de la temporalidad por encima de la materialidad lo denota el prefijo “pre” que, en “precolombino”, “prehispanico” y “precolonial”, sitúa el corte histórico que marca un antes”.

Esto no demerita el valor simbólico o la calidad de las piezas. Si no que las posiciona como evidencias fundamentales del desarrollo de la historia de México.

El ánfora sagrada y el ritual

La obra de arte no existe si el artista no la crea. La reflexión no basta, hay que materializarla en un objeto que dependa de la voluntad y el raciocinio de su creador, luego redireccionarla para que el resultado se sume y aporte a la realidad.

Eso demuestra que el arte prehispánico es en efecto un catalizador de la realidad, y que solo existe en la piedra porque el artista analizó la forma, supo manipular los elementos y con esto aportar a la realidad.

Este aporte es meramente inútil, no es un arma, no es una vasija. Su único propósito es mantener “viva la voz indestructible que nos preserva en la inmensidad del tiempo”.  Y es precisamente esto lo que dota de cualidades artísticas al arte prehispánico; su gran carga religiosa, histórica y fundacional.

La destrucción del mito

La llegada de los españoles vino a desmitificar la creación artística prehispánica al destruir indiscriminadamente la cultura y reemplazarla con valores coloniales que resultaban artificiales en esencia y que a diferencia de las obras prehispánicas distaban de aquella carga simbólica, semántica y fundacional.

El dios monoteísta no permite una comprensión más allá del mundo y de lo divino, en cambio la multiplicidad de dioses prehispánicos comprende el mundo desde una cosmovisión distinta, humana y terrenal que exige el sacrificio del cuerpo como la máxima ofrenda.

Esto desarrolló en nuestros antepasados una conciencia de sí mismos y de todo aquello que los rodeaba, haciéndolos conscientes de su entorno, la naturaleza y la creación misma. Lo cual instauro una serie de usos y costumbres destinados a la grandeza tanto espiritual como social. Algo que representó para los españoles una amenaza a la hora de la conquista.

Quino; Otro gran caricaturista que se nos adelanta

Anterior

Quino; Otro gran caricaturista que se nos adelanta

(Galería) "Sueño: Tijuana y la 5 y 10" de Mariela Torres

Siguiente

(Galería) "Sueño: Tijuana y la 5 y 10" de Mariela Torres