A 56 años del Premio Nobel de la Paz de Martin Luther King

  • 14 Oct, 2020
  • Legado

Nacido bajo el nombre de Michael King Jr. en Atlanta, Georgia, el 15 de enero de 1929, fue un pastor y activista estadounidense que desarrolló una labor crucial al frente de la lucha por los derechos civiles de afroestadunidenses y que además participó activamente en protestas en contra de la guerra de Vietnam y en movimientos para combatir la pobreza.

Desde muy joven, Martin Luther King llevó a cabo actividades pacificas para luchar por el derecho del voto, la no discriminación y los derechos civiles para la gente negra en Estados Unidos.

“Acepto el Premio Nobel de la Paz en un momento en el que veintidós millones de negros de los Estados Unidos se encuentran comprometidos en una dura guerra para terminar con la larga noche de la injusticia racial.”

En 1954, King fue nombrado pastor de la iglesia Bautista de la avenida Dexter, en Montgomery, con tan solo 25 años de edad. El sur de Estados Unidos se caracterizaba por la violencia ejercida contra la gente negra y el 1 de diciembre de 1955 Rosa Parks fue arrestada por no obedecer las leyes segregacionistas al no ceder su asiento en el autobús a un hombre blanco, Martin Luther King inició un boicot de autobuses.

La comunidad negra apoyó dicho boicot y organizó el sistema de viajes compartidos, el boicot duró 382 días y King fue arrestado. La campaña causó una gran tensión y se recurrió a métodos terroristas para amedrentar a los negros. La casa de King fue atacada con bombas incendiarias el 30 de enero de 1956, así como varias iglesias.

Los boicoteadores fueron constantemente objeto de agresiones físicas, sin embargo, eso no logró que la comunidad de más de 40 mil personas negras desistiera, por lo que no fue hasta el 13 de noviembre de 1956 que la corte suprema de los Estados Unidos puso fin al movimiento al declarar ilegal la segregación en autobuses, restaurantes, escuelas y algunos otros lugares públicos.

“Acepto este premio en nombre de un movimiento de derechos civiles, el cual se mueve con determinación y desdén majestuoso al riesgo y peligro, para establecer el reino de la libertad y el imperio de la justicia.”

Como representante de la Southern Christian Leadership Conference (SCLC), King era el dirigente de una de las seis grandes organizaciones por los derechos civiles que organizaron La Marcha Sobre Washington Por El Trabajo y La Libertad. Para dicho momento el presidente Kennedy ya había expresado su apoyo para King públicamente, por lo que intervino incluso varias veces para que se le dejase salir de prisión.

La marcha planteó demandas específicas como el fin de la segregación racial en escuelas públicas, una legislación sobre los derechos civiles, una protección de los activistas de la violencia policial, un salario mínimo para todos los trabajadores sin distinción y un gobierno independiente para Washington D. C.

La marcha fue un rotundo éxito, más de 250 mil personas de todas las etnias se reunieron el 28 de agosto de 1963 frente al Capitolio de Estados Unidos. Al finalizar dicha marcha sería el momento en el que Martin Luther King pronunciaría su famoso discurso “I have a dream”, manifestando su voluntad y esperanza de conocer una América fraternal e igualitaria.

“Soy consciente que la pobreza, constante y absoluta, aflige a mi gente y los encadena al escalón más bajo de la economía. Por consiguiente, me pregunto por qué este premio es otorgado a un movimiento, el cual es asediado con una lucha implacable, a un movimiento que no ha ganado la verdadera paz y fraternidad, la cual es la esencia del Premio Nobel.”

En los meses de mayo y junio de 1964, King junto a otros dirigentes llevaron a cabo acciones para denunciar acciones segregacionistas en Florida. Una marcha nocturna que terminó con el ataque de segregacionistas blancos y la detención de cientos de manifestantes. Algunos manifestantes fueron arrojados al mar.

La tensión llegó a su máximo punto cuando un grupo de manifestantes se tiró a un piscina del motel Monson que estaba prohibida para los negros, imágenes donde se observaba a los policías entrar a la piscina y al propietario del motel vertiendo ácido clorhídrico para hacer salir a los activistas fue conocida en todo el mundo, lo que desacreditó el discurso de libertad, igualdad y justicia de los Estados Unidos.

Los manifestantes resistieron a la violencia física y verbal sin emitir respuesta alguna, lo que creó un sentimiento de empatía a nivel nacional y que terminó por lograr que el 2 de julio de 1964 se aprobaran los derechos civiles.

El 14 de octubre del mismo año Martin Luther King fue el galardonado más joven con el Premio Nobel de la Paz, por haber dirigido una resistencia no violenta con el objetivo de eliminar los prejuicios raciales en Estados Unidos.

“Después de reflexionar, concluyo que este premio, el cual recibo en nombre del movimiento, es un profundo reconocimiento de que la no violencia es la respuesta a la crucial interrogante política y moral de nuestro tiempo —la necesidad del hombre de vencer a la opresión y a la violencia sin recurrir a ellas. La civilización y la violencia son conceptos contradictorios.”

A finales de marzo de 1968 viajó a Memphis para apoyar a los basureros locales que se encontraban en huelga en busca de una mejora salarial, como consecuencia de las protestas pacíficas, surgió una oleada de violencia que terminó con el asesinato de un joven afroamericano. El 3 de abril en el Mason Temple King hizo el discurso profético “He estado en la cima de la montaña” ante un auditorio eufórico.

El 4 de abril, a las 18 horas y un minuto, Martin Luther King fue asesinado en el balcón del motel Lorraine en Memphis, por este hecho fue declarado culpable James Earl Ray a quien se sentenció por 99 años de cárcel.

Al oír los disparos, sus amigos fueron hacia el balcón y encontraron a King con una bala en la garganta, se le declaró muerto a las 19 horas con cinco minutos. Su asesinato provocó una oleada de motines raciales en 60 ciudades del país, lo cual provocó numerosas muertes y tuvo que intervenir la guardia nacional.

Cinco días más tarde, el presidente Johnson decretó un día de luto nacional en honor a Martin Luther King, fue el primer día de luto nacional decretado en honor a un hombre negro.

A sus funerales asistieron más de 300 mil personas, a petición de su viuda Martin Luther hizo su propia oración fúnebre con su último sermón “Drum Major”, en dicho sermón pedía que en su funeral no se hiciera mención de sus premios, sino que se hiciera mención sobre que él intentó “vestir a los desnudos, alimentar a los hambrientos, ser justo sobre el asunto de Vietnam y amar y servir a la humanidad.”

“Creo que Alfred Nobel sabe a qué me refiero cuando digo que acepto este premio con el espíritu de vigilante de un precioso legado que él nos tiene en resguardo para sus verdaderos dueños: todos aquellos para quienes la belleza es verdad y la verdad es belleza, y en cuyos ojos la belleza de una auténtica fraternidad es más valiosa que los diamantes o la plata o el oro.”

Cinco años de la revista El Septentrión; Entrevista con Asael Arroyo

Anterior

Cinco años de la revista El Septentrión; Entrevista con Asael Arroyo

"Los libros generan vínculos entre madre e hijo y momentos llenos de magia": Karlha Ochoa

Siguiente

"Los libros generan vínculos entre madre e hijo y momentos llenos de magia": Karlha Ochoa