Muerte en tiempos de Covid-19: ¿Qué tan necesario es el último adiós al que se renuncia?

Avatar
Posted on junio 16, 2020, 4:24 pm
4 mins

Un día ves como esa persona que quieres, se fue para mejorar y su regreso fue en una caja; ya no es su cuerpo entero ahora solo son cenizas.

Se guarda mucha esperanza al tener a un ser querido enfermo. Con tanto pánico y noticias nos hemos alarmado al creer estar contagiados, pero si ya es difícil saber que una persona que conoces tiene el virus, ¿Qué sensaciones experimenta esa persona? Miedo, estrés e incertidumbre, quizá.

Lo peor es la recuperación con sus altibajos y, como dije, guardando la esperanza, ya que como dicen, esa es la que muere al último, a menos que te resignes a lo inevitable.

Es cierto que todos vamos para el mismo lado… o no, si creemos que algunos iremos al infierno en lugar de al cielo. Pero la muerte es la conclusión de todo, es la señal de que hubo vida, pero lo que diferencia unas muertes de otras es cómo sucede y me parece que en estos tiempos de Covid-19, no sólo es una experiencia horrible para quien muere, sino para todos los que le sobreviven a ese ser.

Como sociedad mexicana, tenemos naturalizada la idea de un último adiós, dónde nos podemos sentar a llorarle y llorar entre nosotros a aquella persona que se nos fue, todo esto mientras el ambiente huele a flores, café y pan dulce.

Eso es algo que este virus le quito a muchas familias, no sólo en México, pero es aquí donde se percibe la despedida de una manera distinta, debido a nuestras costumbres.

Entonces nos toca ver a nuestros amigos o seres queridos enfermos, ves como empeoran, de repente, quizá, muestran alguna mejora, pero caen. Caen en una ambulancia o en un hospital, las visitas son algo que definitivamente no van a suceder. Van a mejorar o no, y bueno no lo hacen, ¿Qué sigue?

Hace unas semanas murió el señor Salvatierra, su familia dice que entre lo más difícil de recibir la noticia fue la peregrinación de encontrar servicios funerarios para poder cremar su cuerpo y que estos, no los dejaran en total crisis, ya que también atravesamos una fuerte crisis económica.

Y lo que podemos comentar, quienes le sobreviven o imaginan, es ¿qué habrá sentido en sus últimos momentos? Estuvo solo, tal vez no comió por días, sintió miedo, jamás se pudo despedir y es algo que ambas partes van a tener presente.

Luego vienen los avisos, los planes de un velorio que no va a suceder, hacer a la familia entender, los lutos a solas.

Un día ves como esa persona que quieres, se fue para mejorar y su regreso fue en una caja; ya no es su cuerpo entero ahora solo son cenizas. Después recibir entre pocos esa caja, celebrando con dolor la vida de esa persona.

Y aun así, tratar de guardar distancia, en tiempos donde un abrazo es tan necesario.

Foto portada: Manuel Noctis

Comentarios

Leave a Reply

  • (not be published)