La vida, el amor y el dolor en la voz de Consuelo Velázquez

Erizo Media
Posted on agosto 29, 2020, 12:05 pm
10 mins

Consuelo Velázquez es una mujer que logró romper fronteras y paradigmas de la época. “Bésame mucho”, es sin duda su canción más conocida, la cual compuso a los 16 años de edad.

Por Salvador Carrillo Márquez

“Si buscas en la vida amor sin desengaño,

me duele que lo sepas corazón,

que debes admitir que tienes que sufrir”

Pareciera que en México el dolor es por antonomasia nuestra patria, y no es por gusto. Desde el vestigio de la época precolombina (seguramente antes también) la guerra, la lucha entre civilizaciones fueron feroces, después la llegada de los españoles, la conquista, más guerra, opresión, esclavitud, liberados en la guerra de independencia de 11 largos años.

Le siguieron invasiones, luchas sociales, batallas heroicas contra ejércitos extranjeros, cuando se creía llegaba la estabilización económica y social se demostró el espejismo en el que se vivía estallando la Revolución, la desigualdad social y económica se puso de manifiesto y exploto en las manos de quienes pretendían no ver, el país se convulsionó y franqueó otra larga batalla que, si bien no cesó, sí logro encontrar un modus operandi para paliar el día a día, aunque la muerte, la guerra y el dolor que todo ello implica no ha menguado con el paso del tiempo.

Pese a todo esto, se persiste y se asume como parte del arraigo cultural que nos identifica, llevándolo de la mano a nuestras batallas más personales y más auténticas, las del corazón.

De ahí que la música popular mexicana este cargada de canciones de “desamor”; hay por supuesto miles de canciones de “amor”, sin embargo, la predilección por aquellas canciones con las que podamos abrir la herida y echarle sal, limón y tequila es innegable.

Me parece que los mexicanos y las mexicanas tenemos un poder “surrealista” para hablar del dolor, de la muerte y de la vida, tanto que el mundo entero lo reconoce, lo aquilata y lo lleva para sus propios rincones. Por ello hoy quiero hablar un poco de la primera mujer compositora reconocida internacionalmente, nacida en medio de la revolución mexicana: Consuelo Velázquez Torres, quien nació en Ciudad Guzmán, Jalisco, el 21 de agosto en 1916. Quinta y última hija del militar y poeta Issac Velázquez del Valle y de María de Jesús Torres Ortíz.

Desde muy temprana edad, dio muestras de su talento musical, ya que reproducía y copiaba en su pequeño piano las melodías que escuchaba en la calle. Al notar las destrezas y habilidades musicales, su padre la inscribió en una pequeña academia de música, donde continuó sus estudios pianísticos. Para sus 15 años ya era una gran pianista.

Tras la muerte de su padre y las complicaciones que ello implicó para su familia, decidió mudarse a la Ciudad de México para continuar sus estudios formales en piano, licenciándose en 1938 como pianista concertista y maestra de música.

Ganó varios concursos y el reconocimiento de grandes músicos de la época como: Claudio Arrau. Fue solista con las orquestas sinfónicas Nacional y de Guadalajara, así como de las filarmónicas de la UNAM y del Bajío.

Consuelito fue invitada a la recién naciente emisora de radio XEQ para realizar un programa de música clásica. Presentada como “un prestigioso músico europeo”, Consuelito tocaba por media hora, sonatas, nocturnos y piezas emblemáticas del piano de manera magistral.

Entre programas y espacios publicitarios Consuelito tocaba canciones suyas que comenzaron a llamar la atención de cantantes de la radio como Chela Campos y Amparo Montes, las piezas comenzaron a cantarse en los programas de radio y poco a poco empezaron a tomar un gran impulso y a ser pedidas por los y las radioescuchas, lo que provocó que el director de la estación de radio solicitara el nombre del compositor para poder pagarle los derechos de autor y otorgarle los créditos correspondientes.

Consuelito, reacia y hasta un tanto apenada por creer que el prestigio de concertista podría verse mermado por componer boleros, se negaba a dar el nombre, abogando que eran de una amiga suya, tras el éxito creciente de sus canciones y la insistencia de los directivos amenazando que tendrían que dejar de difundir las canciones por no contar con los derechos, Consuelo se anima a reconocer que son suyas las canciones, y con ello dando voz y vida a la mítica figura de la compositora Consuelo Velázquez, mujer que logró romper fronteras y paradigmas de la época.

Claro está que su canción más importante es “Bésame mucho”, la cual puede sintetizar lo que hablábamos en un principio, ese poder “surrealista” que tenemos los mexicanos y las mexicanas para hablar de la vida, del amor y del dolor.

Si bien es una canción que se dice la compuso a una edad de 16 años, cuando aún no había besado, sabemos que la pasión y el estremecimiento con el que hemos vivido durante muchísimos años bien se pueden colar y asomar en la inocencia de una niña que anhela eso, la pasión y el amor, temiendo sea pronto solamente un adiós.

“Bésame mucho” vio su luz en 1941, cuando la noticias de la Segunda Guerra Mundial atemorizaban al mundo entero y ponían en vilo el futuro del mundo entero. Grabada por Emilio Tuero, estrella del momento en aquella época, comenzó a tener un gran impacto entre la población, llegando sus reproducciones y difusión a oídos de norteamericanos como Andy Russell, quien la grabó en 1944, momento en que las fuerzas armadas de Estados Unidos ganaban posiciones en la guerra.

La intensificación de dichas acciones hacía que la incertidumbre de la gente por volver a ver a sus familiares, amigos y amantes era grande, nadie sabía si se volverían a ver, como gota de rocío cayo la música y la letra de Consuelito en el mundo, inmortalizando en la memoria colectiva mundial “Bésame, bésame mucho, como si fuera esta noche la última vez, bésame, bésame mucho, que tengo miedo a tenerte y perderte después”, versionada por cientos de interpretes de diversas nacionalidades, se pediría ser besados por última vez en más de 20 idiomas.

La carrera de Consuelo Velázquez sería prolífica, como compositora, como interprete y como política, ya que fue Diputada (1979-1982), cofundadora de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) de la cual llegó a ser presidenta y como tal, la primera mujer en ocupar dicho puesto.

Muchísima música nos dejó esta extraordinaria compositora que habló del amor y el desamor, de la guerra y la paz, del ser o no ser, del Amar y vivir…

“No quiero arrepentirme después, de lo que pudo haber sido y no fue,

quiero gozar esta vida teniéndote cerca de mí, hasta que muera”.

Aquí una prueba de las trascendencia que ha tenido Consuelito en las nuevas generaciones de músicos:

Comentarios

Leave a Reply

  • (not be published)