El día que a Edward James Olmos le pidieron “un saludo para Eugenio”

Manuel Noctis
Posted on agosto 11, 2020, 10:49 am
6 mins

Cada emisión del Festival Internacional de Cine de Morelia, se repite la misma historia; cientos de morritos y uno que otro esnob se juntan para cazar famosos, tomarse la foto y pedirles los autógrafos. No hay día, durante todo el festival, que no seceda lo mismo en el centro de aquella ciudad. Aquí recapitulamos una muy curiosa.

Salía yo al medio día del Centro Cultural Clavijero -uno de los recintos más importantes de la ciudad de Morelia, Michoacán, enclavado en su Centro Histórico- tras una rueda de prensa sobre residencias de Arte Contemporáneo, que se llevarían a cabo en próximos días en la ciudad.

Era octubre de 2013 y el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) estaba en su auge. Por la Avenida Madero, la principal de la ciudad, un nutrido contingente de manifestantes se dirigía rumbo a Palacio de Gobierno, quienes se posaron frente al recinto para exigirle al “gobierno corrupto” sus demandas.

Tras su paso, inmediatamente los coches que transitaban por la calle de Abasolo, contraria a la Madero, se apretujaron queriendo pasar todos juntos sin darle oportunidad al peatón para cruzar la calle.

Desde la esquina donde se encuentra el Hotel Virrey de Mendoza, yo aguardaba el paso y divisé a contra esquina, en Plaza de Armas, un pequeño grupo de jovenzuelos (tendrían entre 15 y 17 años) quienes se despedían alegremente de alguien que se encontraba en un auto Mercedes Benz último modelo, rotulado con el logotipo del FICM (Auto Oficial, se leía en una parte).

Le mecían la mano de manera desmesurada con una gran sonrisa en el rostro y una libreta bajo el otro brazo. Como buen periodista, o chismocito que soy, cuando crucé la calle me acerqué un poco para percatarme de quién se trataba. No lograba encontrarle parecido alguno y como no queriendo, me acerqué un poco más.

Se trataba del actor y cineasta Edward James Olmos, conocido acá entre nos por haber interpretado el papel de “El Pachuco” en la película Zoot Suite de Luis Valdez y también el papel del papá de Selena, aka la reina del Tex-Mex, en la película del mismo nombre; toda una institución.

Antes de arrancar, el personaje en turno bajó el vidrio de su ventana para despedirse una vez más de los chavitos, quienes de inmediato soltaron fuertes alaridos llenos de emoción. Mientras yo pasaba cerca, una de las niñas le dijo a otra: “Ay, yo sí me iba con él si me llevara, yo sí le hacía su familia” (sic).

Lo curioso fue escuchar que otra de las chavitas le dijo al actor: “Me saluda a Eugenio, si lo ve me lo saluda, dígale que lo amo”. El actor de inmediato hizo un gesto mostrando incredulidad ante tal petición, hasta yo me quedé así como de ‘qué pedo’. Lo más probable es que este actorazo no sabía de quién le hablaban estas señoritas.

El pachucazo, amablemente les preguntó que quién era Eugenio. Otra niña le respondió diciendo: “Derbez, Eugenio Derbez, el de La Familia P’luche”, quien también se encontraba como invitado del festival, a lo cual asintió el realizador, quien era uno de los invitados especiales.

Hubo incluso otra niña consternada que le dijo: “Ay, ¿no sabe dónde está Eugenio? Lo estamos buscando, si ve a Eugenio dígale que le mandamos saludos, que lo estamos buscando”. El actor volvió a asentir con un simple gesto, pero era evidente que no tenía ninguna idea de quién jodidos le estaban hablando, o si lo sabía, simplemente estaba asintiendo pensando que por supuesto no le pasaría el recadito al tal Eugenio.

Antes de subir su ventanilla y de que arrancara el coche en el que se encontraba, una voz exasperada de otra niña, junto con la del único chavito ahí reunido, soltaron el estruendoso grito de: “Si ve a Eugenio dígale que lo amaaamooos”. Tras un breve eco que recorrió la avenida Madero hasta Las Tarascas y volvió a regresar, el coche arrancó llevándose un aliento desnutrido de un grupito preadolescente, al que no le quedó de otra más que sentarse en una banca de la Plaza, a la espera, siempre a la espera, de una figura más con quien tomarse la foto.

Comentarios
Manuel Noctis
Quería ser pintor, futbolista, rockstar, boxeador, trailero, militar, cirquero, pero un día me encontré con el periodismo y se me hizo vicio. Soy coordinador de contenidos de Erizomedia.org, director de la revista Clarimonda y colaborador de la revista Playboy México. Me gusta contar historias porque también me complace escucharlas.

Leave a Reply

  • (not be published)