Bienvenido a la jungla: ‘Appetite for destruction’ 33 años después

Emilio Reyes
Posted on mayo 22, 2020, 12:30 pm
12 mins

En una de las décadas de más movimiento y transformaciones a nivel musical, los años ochenta son considerados por muchos como la mejor década para ser adolescente. Probablemente se deba al auge de artistas como Michael Jackson, Prince, David Bowie, A-ha, The Police, Aerosmith… podríamos decir que variedad había y de sobra, sin embargo, existió un género que entre otros tantos, logró destacar y posicionarse como uno de los más exitosos y sonados hasta el día de hoy: el hard rock.

Con pilares como el new wave of british metal y raíces mayormente europeas, nuestro continente vio nacer a gigantes de la industria como Metallica, Motley Crue, Megadeth, Anthrax pero hubo un grupo, uno que entre otros tantos, pasó a la historia como uno de los más conflictivos, exitosos, polémicos y sobretodo, legendarios: Guns N´ Roses.

El comienzo de algo

Conformado por la fusión de dos bandas locales, L.A Guns y Hollywood Roses, y bajo el acuerdo de fusionar ambos nombres, como ave fénix, llenos de enojo y una actitud rebelde, el conjunto hollywoodense liderado por Axl Rose y acompañado de Saul Hudson “Slash”, Duff Mckagan, Izzi Stradlin y Steven Adler, empezó a hacer lo que mejor sabían hacer: crear música. Cada uno con una historia más compleja que el anterior; Guns N’ Roses luchaba por su posicionamiento en un mercado lleno de estrellas ya consolidadas.

Portada del primer EP de los Guns

Tras un primer EP existoso lanzado en 1986 titulado Live ?!*@ Like a Suicide , bajo el sello discográfico de Uzi Suicide, lograron vender más de 10 mil copias y con ello alcanzar una fama a nivel local, tocando en lugares cada vez más importantes, como el legendario Whiskey A Go-Go y teniendo llenos asegurados en los lugares que los agendaban, Geffren Records quien era dueño de la filial menor que les produjo el EP no pudo sino voltear a verlos y ofrecerles el contrato discográfico que iniciaría la leyenda de los Guns.

Con la producción de Mike Clink y la mezcla de Steve Thompson y Michael Barbeiro y tras varios meses de grabación, alcohol, estupefacientes, chicas y conciertos de éxito rotundo, el 21 de Julio de 1987, Appetite for destruction vería la luz. Arrasando con más de 27 millones de copias vendidas y tres canciones en el Top 10 de Estados Unidos durante semanas, parecía que todo iría viento en popa.

Pero ¿Qué hace a este disco tan especial? Bueno, podríamos empezar diciendo que es, actualmente, el disco debut más vendido en toda la historia del rock, poca caso ¿no?

Hambre por destrucción… y éxito

Uno de los grandes aciertos de la banda fue la elección de canciones para el álbum, además de su mezcla que asemejaba la presentación en vivo por su crudeza y cierta ambientación en la parte rítmica. Un estilo rudo y agresivo que empujaba a sus fanáticos a la locura y contagiaba la euforia del grupo hacia quienes disfrutaban de verlos en los bares de ese entonces, para después evolucionar a aquellos míticos estadios que se volvían parte habitual de su repertorio.

Pareciera extraño que, para este entonces, hubiera personas que decidieran no pasarlos en la radio o televisión, sin embargo, MTV (sí, la misma que ahora produce Jersey Shore) se negaba a pasar el video de la legendaria “Welcome the jungle” por tacharlo de violento, sin embargo, y tras varios intentos de parte de la disquera lograron posicionarlos en el mítico canal de música… a las 4:00 am (hora de Nueva York) y entre comerciales, esperando que nadie lo viera, el resultado fue todo lo contrario. Al día siguiente, las llamadas a la compañía pidiendo que pasaran el vídeo de aquella canción rebasaban los espacios disponibles para otras bandas programadas, finalmente, le dieron al video la difusión merecida  y tuvo el alcance global deseado.

Sin duda, “Welcome to the jungle” es la excusa perfecta para engancharte con este disco, que empieza con toda la fuerza y energía necesarias, pero no podemos olvidar la mítica “It´s so easy”, una canción que nos brinda de un rango vocal más amplio de parte de Axl y tiene una esencia en cierta parte punk por parte del bajo y la batería. Con temáticas parecidas, las primeras dos canciones del disco nos presentan un universo de lujuria, fiesta y desenfreno que hacían juego con su indumentaria y actitudes de chicos malos.

Lee: La historia detrás de “Welcome to the jungle” de Guns N’ Roses

A esta lista, podríamos agregar “Night train”, que nació después de una noche de fiesta por parte de Slash y que refuerza la idea de ser personas no muy bienvenidas, al menos por  los padres de estos jóvenes. “Mr. Brownstone” es otra canción que hace clara referencia al uso de drogas, en específico, de la heroína y su aspecto al ser inyectada.

Después del viaje desenfrenado por las primeras canciones, “Paradise city” nos presenta una melodía más sencilla, incluso hasta un poco más tirándole a balada. La grabación, composición y ambientación está diseñada 100% para ser tocada en grandes estadios, empezando suave y explotando de locura al poco tiempo de terminado el intro de guitarra y batería. Un dato interesante a considerar es que casi siempre se tocaba esta canción para el cierre de presentaciones en vivo. ¿Quieres saber porqué?

A la lista  de este álbum se pueden sumar grandes canciones como los son “My Michelle” que posee una fuerte influencia en el punk y goza de fantásticos riffs, “Out ta get me”, “Thinkin´about you”, “Anything goes”, “You´re crazy” que aunque no fueron canciones tan reconocidas merecen una escuchada para complementar el disco que sin duda, proporcionaba de todo a sus fanáticos y disidentes. Sin embargo, y casi para cerrar el disco, Guns N´ Roses nos tenía un par de ases bajo la manga. Probablemente una de las canciones más polémicas es “Rocket Queen” y es que alimentado por las leyendas urbanas (algunas confirmadas por sus miembros) al momento de su grabación, así como sus letras y contenido de la misma, hicieron de esta una canción difícil de olvidar.

Finalmente, y aunque no se cierra en orden con esta composición, debemos hacer mención de la que es, probablemente, una de las canciones que más ha sonado en las radios desde 1987 y que los posicionó a nivel internacional como una banda, ligeramente, más amigable (al menos por una canción) con el mundo, así es, hablamos de la legendaria “Sweet Child O´ Mine”Con su legendario riff de entrada y brindándonos uno de los mejores solos de guitarra en la historia del rock, está considerada como clásico del rock.

Su legado y Actualidad

Podríamos decir que esa gira fue una de las más importantes y exitosas para la banda, teniendo colaboraciones con grandes artistas de la época en años posteriores y sentando la base por su segundo álbum de estudio Use your Illusionque los consolidaría como leyendas de la música teniendo grandes conciertos en la década de los 90. Lamentablemente, lo musical fue lo que menos importó en esos años y la banda se fue disolviendo poco a poco entre los conflictos internos, el uso de drogas y la explosiva personalidad de Axl Rose con y para sus compañeros de banda y medios de comunicación, fueron los que acabaron por mermar el éxito de su primer disco.

Actualmente, se encuentran en una gira del reencuentro que fue pospuesta por el tema de la pandemia y aunque no se acerca ni a leguas del poderoso sonido de aquellos jóvenes ochenteros, las presentaciones que tuvieron previo al confinamiento lograron satisfacer a aquellos fanáticos nostálgicos y algunos nuevos que deseaban poder ver a este grupo en vivo, incluso estuvieron en Tijuana complaciendo a la fanaticada local.

No cabe duda que Appetite for destruction es una joya de la discografía de la década de lo 80, marcando un antes y un después en la historia de la música y dejando su marca la memoria de todos.

Aquí te dejamos el disco completo, para que rockees en tu cuarto o en tu sala.

You know where you are? You´re in the jungle baby!

Comentarios
Emilio Reyes
Narrador de lo cotidiano y observador de lo que hoy conocemos como particular. Amante del cine, la gastronomía, la música y el arte. Experto de nada pero opinólogo de todo.

Leave a Reply

  • (not be published)