Nos aventamos una entrevista consciente, paciente y llena de fuerza sobre reflexiones universales con Drexler, la disfrutamos al máximo y esto fue lo que resultó.

 

ERIZO (E) : Nos da mucho gusto que estemos a días de recibirte en Tijuana. 

Jorge Drexler (JD) : La verdad estoy encantado de ir a Tijuana, es mi primera vez, llevo años esperándolo, tengo una amiga muy querida que es Julieta Venegas, me lleva diciendo hace años que ¡¿cómo es que no voy a Tijuana?! y por fin he podido darme ese gusto, así que estoy muy feliz.

E: ¿Por qué no habías venido a Tijuana?

JD: Por…la verdad es que no lo sé. Por esas casualidades, que no habrá coincidido el momento con el empresario, o con la disponibilidad de fechas, de casualidad, porque ya varias veces se había hablado de ir y a veces no coincidía con el formato. Uno no va a donde quiere, va a donde puede.

E: ¿Qué expectativas tienes de venir por primera vez a Tijuana?

JD: Tengo muchas ganas de ir, me han hablado mucho de Tijuana, y a pesar de que no soy muy amigo de las expectativas no puedo ocultar que tengo muchas expectativas con este concierto, me doy cuenta que en las redes hay mucha presencia, que la gente está muy deseosa de escucharme y el dinamo de mi trabajo es la ilusión, cuando noto que hay ilusión y ganas de escuchar, para mí ya es una garantía de emoción, de comunicación y de que va a ser un concierto muy importante para mí.

E: ¿Qué es lo que tú piensas acerca de Tijuana?

JD: Pues mira, estoy yendo para conocerlo, porque siempre me ha dado mucha curiosidad la situación fronteriza, lo que determina muchas cosas, desde lo que la gente me recomienda de Tijuana hasta parte de la historia trágica de la ciudad, y ver un poco. Realmente voy ahí abierto para conocer.

E: Jorge, me gustaría que regresáramos un poquito en tu historia de vida; sabemos que eres médico de profesión, y quisiera saber ¿cómo es la transición de ser médico a ser músico?

JD: Es un poco engañoso, si uno lo ve desde afuera, porque es como si yo hubiera hecho sólo medicina y de golpe me hubiera visto o hubiera tenido una epifanía, “ay, me voy a dedicar a la música”, pero no fue así. Yo empecé a estudiar música con 5 años, y empecé a estudiar medicina con 18 años, hasta los 30 hice las dos cosas juntas, de hecho mis dos primeros discos los pagó la medicina y a los 30, sin que dejara de amar la medicina porque es una profesión absolutamente maravillosa, me di cuenta que podía vivir sólo de la música y que la música era realmente mi vocación personal. Y en un acto curioso abandoné toda una vida, todo un mundo, toda una profesión y un país, y me fui a vivir a España para dedicarme a la música, ya no vivía sólo de la medicina para la música, sino que vivía de la música para la música. Y tuvo mucho que ver en esto un consejo loco, como los consejos buenos, un consejo de Joaquín Sabina en el año 94, que me dijo “vente a España y te va a ir muy bien” y seguí su consejo y tenía razón.

E: ¿Crees que si no te hubieras ido a España, en Uruguay no hubieras logrado la trayectoria que ahora tienes?

JD: No lo sé, es una pregunta que no tiene respuesta. De cualquier manera te digo, soy una persona que tiende a buscar, tengo un impulso de vida y de felicidad, creo que hubiera buscado una manera de ser feliz en Uruguay.

Y creo que las puertas se hubieran abierto por el lado de Argentina, como a pesar de estar viviendo en España donde se abrieron al principio muchas puertas, demoré 10 años en que me fuera bien en España, fui un artista, sigo siendo un artista bastante minoritario, pero era muy minoritario hasta el año 2004, y los teatros más grandes los empecé hacer en Argentina primero, antes que en España, así que creo que hubiera abierto camino por Argentina. Hubiera ganado algunas cosas también en Uruguay, pero hubiera perdido otras, lo que me dio España también fue mucha perspectiva, me hizo dejar de escribir sólo para mi país y mi región, empezar a pensar que mi patria en realidad es mi lengua, el idioma español. Como lo decía Pessoa: “mi patria es mi lengua”.

E: Lo escucho mucho en las letras de Drexler, y creo que eres un gran letrista. Tienes una capacidad increíble y sobre todo porque hay un contexto sobre la vida, donde no ves la vida de una manera trágica. Y por ahí hay algo que dice “cada uno da lo que recibe, luego recibe lo que da”, ¿qué tan cierto crees que sea esto?

JD: Eso sólo se cumple en un sistema cerrado, es decir, la mayor parte de las veces en sistemas abiertos no necesariamente se cumple, es una metáfora, eso está hablando de la ley de la conservación de la magia y la energía, en realidad está basado en esa ley que dice que se cumple en un sistema cerrado, pero nosotros vivimos en un sistema abierto, hay mucha injusticia en el mundo, hay mucha gente que no recibe lo que merece y que recibe cosas que no merece también, digamos. Pero a mí me gusta pensar que el amor retorna a ti, que de alguna manera otro amor que diste en otro momento o que otra persona dio, hace una parábola y vuelve a caer en tus manos, digamos.

Perdona que te quiera responder un poco más a la pregunta, porque la pregunta está muy bien, yo no tengo formación humanística, no tengo formación literaria sistemática, me pasé mis primeros dos, tres discos, intentando encontrar un letrista que me quitara la dura responsabilidad de escribir letras, me cuesta mucho escribir letras, me da mucho trabajo, pero al final me di cuenta que es un trabajo que no puedo evitar, es parte de este proceso, escribir letras, pero también empecé a darme cuenta que aunque no tenía una formación literaria ni filosófica sistemática, soy un autodidacta en todo lo que tiene que ver con las letras, sí me di cuenta que con la formación biológica que tengo, cuando digo “vida” no quiero decir exactamente lo mismo que dice la gente que tiene una formación literaria, cuando digo “vida” no estoy hablando sólo de una cadena de sucesos objetivos y subjetivos de la cronología de una persona, sino que estoy hablando del pasaje de una molécula de calcio a través de una membrana (risa tenue), de un pseudópodo, de un ser unicelular que engloba una partícula, de una división mitótica del núcleo de una célula, estoy hablando de la vida como de la naturaleza también, un fenómeno autopropagado de autotransmisión de información genética: me gusta mucho el concepto de vida biológico. Y se puede ver en muchas canciones, esa idea casi mística del concepto de vida.

Me gusta mucho la idea de Espinoza, de llegar a la espiritualidad a través de la razón, a través del aprendizaje, aprender, organizar los pensamientos y dejar que actúe la emoción desde la razón. Y usar el conocimiento para emocionarse, digamos.

E: ¿Cómo es para un músico crear esta conexión a través del tejido social y político? Hablando con el contexto de que tú eres latinoamericano, vives en España y supongo que te la pasas viajando ¿Cómo ves toda esta conexión que hay en los diferentes países en lo social y político?

JD: Yo creo que Latinoamérica, no sé hasta qué punto es consciente del potencial que tiene, desde fuera para mí es muy claro verlo, somos una experiencia de integración cultural, pionera en el mundo, aparte de una magnitud enorme, la interacción del mundo europeo, africano e indígena que se dio en América Latina desde hace 500 años que se viene dando de manera, muchas veces, muy traumática, digamos ¿no?, pero en definitiva siendo consciente de la historia que tenemos, también de dolor, también hay que ser conscientes del regalo que significa hoy en día, que tú y yo estemos hablando, probablemente con cuatro abuelos de origen diferente, tanto tú como yo, diferentes los míos de los tuyos, pero también diferentes entre mis abuelos, o sea, y estemos hablando un mismo idioma a catorce horas de distancia por ejemplo, y que tengamos una población de, no sé, 400, 500 millones de personas que compartan nuestra lengua y formemos parte de una comunidad, por ejemplo que cada punto de decidir el estilo político del país más poderoso del planeta ¿no?, hay que ser consciente también de la cantidad de cosas que hay en común entre los países latinoamericanos y de la cantidad de diferencias que dan pequeños detalles, es todo. Hay una frase que me gusta mucho, que se la escuché decir a alguien, “yo soy uruguayo porque fracasamos en ser latinoamericanos”, sabes. No hay ninguna razón para que no integremos una confederación de estados. No son más parecidos un norteamericano de Miami con uno de Boston, no son más parecidos entre sí, de lo que son un mexicano con un uruguayo.

E: Jorge, actualmente en Tijuana hay una migración varada de haitianos y gente que quiere cruzar a los EUA, porque Haití está destrozada por catástrofes naturales, no sé si estés enterado de esto pero hay alrededor de dos mil haitianos en Tijuana. Los centros de atención al migrante no se están dando a basto, desde artículos de la primera necesidad y comida, a mí me parece que todos somos migrantes, pero hay situaciones ahorita en Tijuana, diálogos sobre esto, ¿cómo ves tú este tipo de xenofobia que desarrollan los humanos?

JD: Con mucha preocupación, mucho desconcierto, porque a veces es difícil entender que tengamos tan poca memoria y que no nos demos cuenta que la historia es cíclica, es circular y que el lugar del migrante, esperado con un hijo en brazos intentando cruzar una frontera para muchas veces, salvar la vida, es un papel que le puede tocar a cualquiera, dos generaciones menos, dos generaciones más, yo empecé a hablar de eso ya en una llamada, una entrevista de Varsovia, y decía exactamente eso: dos generaciones menos, dos generaciones más, fechas, son fechas nada más, podía haber sido yo, como fuiste tú, puede ser mi nieto, ¿sabes? Mi abuelo literalmente vivió exactamente la misma situación, mi dos abuelos con veinti y pico de años cada uno, con un niño de 4 años en brazos, recorriendo las cancillerías alemanas en la época del nazismo, sabiendo que si no conseguían un guisado acababan, que la única manera de salvar la vida era conseguirlo y usar el océano, el único país que los recibió en el año 1930 fue Bolivia, por eso hay una canción del último disco que se llama “Bolivia” que es de agradecimiento y que habla de ese fenómeno, en agradecimiento al gesto, el país más pobre de Latinoamérica dándole asilo a refugiados centroeuropeos, fíjate lo que cuenta esa paradoja hoy, cuando hay gente desesperada entrando desde Siria, desde Libia, a Grecia, entrar a Europa, igual que están desesperados los haitianos por intentar entrar a Estados Unidos, o como a pasado con los guatemaltecos, con los hondureños, con los mexicanos, es muy interesante recordar por ejemplo, que esos fenómenos son cíclicos. Bien, cuando nosotros tratamos a los migrantes en nuestro país de paso, saber que un haitiano está en territorio mexicano, es decir, merece el respeto que merece toda persona que está tratando de salvar la vida de un hijo, y que evidentemente es un problema humanitario muy serio para Tijuana, supongo, muy grave y muy difícil de resolver, y muy oneroso desde el punto de vista económico, y también social, muy caro desde el punto de vista social también, tener esa situación dramática, pero las catástrofes naturales, las guerras, generan ese tipo de oleadas de gente intentando salvar la vida, así llegaron mis abuelos al continente, mis abuelos judío-alemanes y mis abuelos asturianos también, dos generaciones antes, huyendo de las hambrunas de un incendio forestal a finales del siglo XIX en Asturias, y corriendo hasta el puerto con los hijos, subiéndose al primer barco que salía. Así ha de haber llegado la familia de Trump, en su momento. Huyendo vete tú a saber de qué hambruna de finales del siglo XIX, de la gran hambruna que hubo en Irlanda, no sé si son irlandeses o alemanes, pero desde luego no vinieron a hacer turismo a Estados Unidos, ni ha de haber sido una experiencia feliz dejar su país atrás, habrán venido salvándose, así se ha hecho Estados Unidos, así se han hecho todos nuestros países, de alguna manera, superponiéndolo a civilizaciones preexistentes como en el caso de México y a veces superposiciones, un evento muy traumático, pero hay que tener en cuenta que así están hechos nuestros países, así llegó la población negra a Veracruz de repente, forzada por la esclavitud, o escapando vete tú a saber de qué tragedia. Somos un poco hijos de la tragedia, en general, el ser humano. Los desplazamientos migratorios grandes son posteriores a tragedias.

E: Sí, “porque llega el hambre y el hombre se va”, como dice Manu.

JD: Claro y además Tijuana, con las características fronterizas igual que pasa, cuando estuve yo por ejemplo en Reynosa, lo ves ahí muy claramente, la tragedia de que en definitiva el gran embudo está en la frontera. Entonces, igual pasa en Kales ahora ¿no?, el último escollo muchas veces es el más grande, es muy dramático. No sé qué decirte, más que ponerlo en canciones y hablar de eso, no se me ocurre qué otra cosa hacer.

E: Sí, se debe alzar mucho la voz; así como mencionas que eres uruguayo, y me quedaría decir que soy mexicano, porque Latinoamérica no supo unirse, creo que es algo muy valioso, deberíamos de ser más conscientes los latinoamericanos, unidos podríamos lograr hacer grandes cambios, una gran potencia, porque lo tenemos todo.

JD: Mira, en definitiva para muchas cosas, muchas cosas trascienden las fronteras políticas, no tan fácilmente, en el caso de los haitianos con Estados Unidos o la frontera de México-Estados Unidos, pero sí te puedo decir por ejemplo, que las canciones, los versos, los pájaros, hay muchas cosas que pasan por encima de las fronteras, y ya con lo que tenemos podemos hacer mucho, por lo pronto ser conscientes de esto, cuando vas a Italia por ejemplo, te das cuenta que un escritor de canciones en italiano, tiene su público restringido a un país, quizás un poquito de Suiza y nada más, y nosotros tenemos, yo tengo el enorme placer de ir a un lugar como es Tijuana, donde toda la cultura, la gastronomía, el tamaño de los carros (risas), el ancho de las calles, todo es completamente diferente a Uruguay y a Madrid, y sin embargo encuentro gente que entiende lo que hago y a la que le puedo tocar el corazón y pueden tocármelo a mí ¿sabes?, eso es de un valor incalculable para mí.

E: ¿Qué sabes acerca de la poesía que se hace en México, de los escritores mexicanos, y la música?

JD: Supongo que poquísimo, porque México es un continente, pero tengo mis favoritos, es decir, tengo a Octavio Paz y a Sabines como muy presentes, en lo que hago. De todas formas te digo, yo soy una persona en plena formación, yo estoy formándome como poeta, y México es un país con una densidad de poetas monumental, basta leer los libros de Bolaño por ejemplo, para darte cuenta, en “Los detectives salvajes”, la densidad de corrientes poéticas, yo encima que estudié medicina, que me pasé doce años de mi vida memorizando manuales de histología, de farmacología, de anatomía, de cuadros clínicos, imagínate si hubiera pasado todo ese tiempo estudiando poesía mexicana, igual y escribiría mucho mejor de lo que escribo ahora, pero la verdad es que yo lo que voy haciendo es ir a los lugares y nutriéndome ahí, al paso.

E: ¿Algunos libros que nos quieras recomendar para la biblioteca personal?

JD: Voy a ir a tocar ahora a Nicaragua, después de México, es la primera vez que voy a tocar ahí en mi vida, yo les recomendaría “El cántico cósmico” de Ernesto Cardenal.

E: Hace poco estuvo en Tijuana Pepe Mujica, y fue como un aliento para todos los jóvenes y una piedra en el zapato para los políticos que estuvieron presentes en el acto. ¿Cómo ves el desempeño que ha tenido Mujica y el mensaje que está llevando a la humanidad?

JD: Yo, si lo buscas en google te vas a dar cuenta que he dado muchas veces mi opinión sobre Mujica, me parece importantísimo, a puesto a Uruguay en el mapa político y además de eso lo ha hecho por razones que a mí me parecieron muy válidas, ha planteado una renovación de los viejos esquemas de la izquierda, con una nueva manera de ver las cosas, sin dejar de lado la solidaridad, tiene una practicidad y un mensaje humanista muy claro y me parece que tiene un carisma o un anticarisma, no sé cómo decirlo, que es muy notable, en Uruguay a veces no somos conscientes del rol de Mujica en el extranjero, de hecho hay una visión muy diferente de Mujica adentro y afuera y yo he tenido muchas veces, he sufrido, he salido a defender a Mujica en entrevistas, que luego en Uruguay la gente se ha enojado conmigo porque dicen que vivo fuera y que hay muchos problemas. Evidentemente hay muchos problemas en Uruguay de seguridad, de educación, muy serios, pero también hay cosas muy buenas que se han hecho en estos años, Uruguay es un país que produce el 85% de su electricidad, de fuentes renovables por ejemplo, y tiene informatizada toda la educación pública, todos los estudiantes de educación pública tienen una computadora propia que les da el Estado. Que ensaya laboratorios de nuevas legalizaciones, por ejemplo la despenalización de la marihuana que se está llevando adelante, ahora.

E: ¿Estás en pro de la despenalización de la marihuana?

JD: Estoy en contra de la penalización, no en pro de la despenalización, y hay un pequeño matiz, es decir, la marihuana existe desde hace millones de años, como planta salvaje, y desde hace miles de años como hibridación del ser humano, el cáñamo ha acompañado a la evolución del ser humano toda la vida. La penalización es una cosa muy reciente, es decir, despenalizado implica reconocer que tiene un sentido que ha estado penalizada, yo creo que hasta altura del partido, sin querer entrar en polémica, porque es un tema donde no quiero invertir mi tiempo, pero no hay un fundamento farmacológico real para que el alcohol no esté penalizado y la marihuana sí. También te voy a decir una cosa, la libertad es sinónimo de responsabilidad, celebrar el vino, que a mí es una cosa que personalmente me gusta mucho, celebrar el vino no implica conducir bajo sus efectos, en auto. Ahí hay que tener una responsabilidad con todas las circunstancias, tú puedes morirte por sobredosis de agua, no sé si lo sabes, pero tú te tomas 6 litros de agua seguidos en un lapso de tiempo muy breve, mueres de sobrehidratación. Hay que ser responsables de lo que uno hace con su cuerpo, hay que venerarlo, tener cuidado con eso, pero también hay que saber que las normativas de nuestro continente están delimitadas por una visión europeísta, eurocéntrica, ¿qué pasa?, en Europa la vid es el alterador de la conciencia permitido y lo demás está prohibido, en el mundo árabe el cannabis era aceptado y la vid está prohibida, por ejemplo, nosotros como estamos en América Latina, fundamentado por los sistemas legales eurocéntricos, la sustancias locales de la alteración de la conciencia están prohibidas y sólo está permitido lo que se trajo de Europa, no te olvides que la yerba mate estuvo prohibida en Uruguay, el café estuvo prohibido en alguna época en Europa. Hay que tener una visión histórica, la perspectiva histórica de lo que significa la sustancia.

E: Y bueno, para cerrar ¿qué música escuchas?

JD: De todo, desde son jarocho hasta música clásica, me gusta mucho el son jarocho por cierto, no he ido nunca a Veracruz, pero tengo muchas ganas, la verdad.

E: ¿Qué puede esperar la gente que nunca ha visto tu show, en Tijuana?

JD: Un concierto muy emocionante, la verdad, las primeras veces siempre son conciertos muy emocionantes, estoy deseando estar ahí, estoy deseando conocer al público de Tijuana, todo el mundo me ha dado referencias muy cálidas del público de Tijuana y tengo muchas ganas de estar ahí, y vamos además con un show precioso junto con Luciano, multiinstrumentista uruguayo que va con sus scratchs de vinilos, su piano, samples, y es un show muy deleitado, estoy muy contento la verdad.

E: Te agradecemos mucho, nos queda claro que eres un ser humano muy admirable, esperemos que tengas una buena estancia en Tijuana, que comas muy rico y que te la pases muy bien con el público ¡que sea la primera de muchas!

ERIZOS, nos vemos en el primer concierto en Tijuana de Jorge Drexler, un punto de reunión que seguro recordaremos siempre. 

Comentarios