En Erizo queremos recordar a un gran músico: Rogelio Jiménez, que se enfrentó contra el cáncer desde el 2014 y desafortunadamente le perdimos en el mes de mayo, dejándonos un ejemplo de vida, lucha y muestra de su talento como músico, acá te dejamos más sobre su trabajo.

 

Rogelio Jiménez desde chico se interesó por la música, le gustaba salir con amigos pero no precisamente a fiestas, a él le gustaba componer y ensayar con ellos; desde los 12 años mostró interés en el mundo musical. Junto a sus primos aprendió a tocar diferentes instrumentos como el piano, la guitarra, la batería, la melódica, entre otros, pues tenía ese talento que muchos quisiéramos: podía escuchar hasta el sonido más bajo. “Tenía buen oído”, nos dice su hermana Graciela Jiménez.

Su primer banda fue junto a su primo Javier y otros amigos a la que llamaron “Bios”, Rogelio era el baterista y Javier la voz: una banda con mezclas de rock, la cual no fue muy aceptada por sus familiares pero como buenos jóvenes rebeldes y alegres siguieron en ella durante 3 años, donde tocaron en algunos bares del centro, así nos cuenta Javier.

También en 2010 fundó la banda “Away From Earth” con un estilo electro rock con combinaciones de beats electrónicos, synths, ruidos con mezcla de guitarras distorsionadas.

Durante su carrera como músico su primer viaje lo realizó a Japón como baterista, hizo un disco con “Adiós Mercedes”, proyecto que dejó para entrar a trabajar con “Jesse y Joy”. Su hermana Graciela Jiménez nos cuenta que viajó al DF a una audición de dicho grupo, para entrar como guitarrista, fue seleccionado pero la gira empezaba en ese momento, y al no saberse todas las canciones se regresó a Tijuana pero siguió en contacto con Jessy, hasta que lograron trabajar juntos. Rogelio les grabó canciones, así pasó a ser guitarrista y ¨sequence Tec¨ de la banda con la cual duró aproximadamente 7 años.

14159165_1294041673959382_922747139_n

Fotografía vía @Facebook

Además de trabajar con la banda realizó proyectos alternos: le produjo un disco al grupo “Diatr3s”, también participó en la producción del primer material discográfico llamado “Eterno” junto a Jorge Corrales (tecladista de Playa Limbo) de “Froi Lo”, daba clases de música, tenía sus estudio de grabación en casa llamado “Theroomlab”, y entre sus últimos proyectos tenía una empresa de luces “Human Zoo” para presentaciones con la cual trabajó para “Playa Limbo”, “Belinda”, “Nortec”, entre otros.

14287744_1294041640626052_2007113923_n

Fotografía vía @Facebook

Rogelio estuvo peleando contra el cáncer (sarcoma) por aproximadamente 2 años. Su hermana lo recuerda luchando tranquilo, a pesar de su enfermedad, él no decayó y hasta sus últimos meses trabajó, muestra de ello grabó la canción “El Malo” de Jesse y Joy, en su reciente disco.

Rogelio no sólo fue gran músico, su primo nos cuenta que siempre fue un gran amigo, lo recuerda sonriendo, carrilludo, tomando fotos y ayudando a su familia. Le gustaba viajar, andar en bici de montaña, jamás paraba ni en su tiempo libre, “agarraba una cámara, le ponía grabar y la dejaba, le gustaba tener vídeos de lo cotidiano”, nos dice su hermana.

 

Así ERIZOS, hacemos homenaje a un músico tijuanense que nos deja un ejemplo de que todo se puede a base de esfuerzos y empeño.

Comentarios