Lentes de sol, bloqueador, comida chingona, cerveza fría, amigos y sobre todo música independiente, fueron los protagonistas del mejor festival del norte, Say North Festival en su primera edición.

El Say North Festival  logró reunir a más de 15 artistas independientes en un mismo stage. Casi 12 horas de música fue lo que motivó a toda la bandita tijuanense a reunirse en Casa Bravo a disfrutar de la primera edición del Say North. Un evento para chicos y grandes, pues se vio razita de todas las edades.

La fiesta comenzó a tiempo, a la 1:30 de la tarde aproximadamente, el sol en su máximo esplendor y “Perra Galga” con su característico rock psicodélico; como lo habían prometido y para cumplir el objetivo del festival, se fueron alternando entre locales y foráneos. En el escenario le siguió “Minor Gems” de San Diego, “Asteroides” de Tijuana, “Pepe Muciño” de CDMX (uno de los sets mas bonitos del fest), “Ratigan” de casa y  “Oak Palace” de San Diego, fueron los encargados de prender la fiesta en Tijuana.

14066409_1092237680841382_873828293740604394_o

Perra Galga. Fotografía por Kathya Nuñez.

14115012_1092237910841359_481391188296665271_o

Ratigan. Fotografía por Kathya Nuñez.

SN-3

Pepe Muciño. Fotografía por Jeanete Ciénega.

Había muy poco tiempo para explorar, pues entre una banda y otra, sólo se permitían cinco minutos para que los técnicos se la rifaran en instalar al siguiente: David Frías (encargado de iluminación), Ivan De Rosenzweig (encargado del audio), Alejandro Cova Hays (encargado de escenario), Kike Castellanos (asistente en escenario), Vladi Garrido (asistente en escenario), Germán Tintan (asistente en escenario) y Memo García (jefe de producción) se lucieron tras bambalinas ya que cada bandita estuvo a tiempo para prenderse en escena. Arriesgándome a no ver por completo el show de “Shantelle” me fui a dar un rol por el lugar, el venue no era muy grande, pero sí con el suficiente espacio para albergar a varios puestos de conocidas marcas locales como “Mexican Fashion”, “Doratto”, “100 pesitos”, “Amorcito postres de mi corazón”, “Cervecería Lagunitas”, “Doggy Style” y  algunos otros puestos de deliciosa comida que más tarde cumplieron con su cometido de alimentarnos.

Regresé y “Shantelle” ya se encontraba en el escenario, banda liderada por nuestro querido Julio Pillado, que a pesar de no tener tantos toquines lleva un buen tiempo en la escena y son bien recibidos por los locales que coreaban una que otra rolita. “Shantelle” y su estilo indie-rock se despidieron agradeciendo a organizadores y remarcando que esperaban repetir el próximo año.

SN-14

Shantelle. Fotografía por Jeanete Ciénega.

En ese momento la emoción me invadió, una de mis bandas favoritas de Tijuana estaba por comenzar: “Jardín”. Estos seis morritos que cada vez van adquiriendo un sonido más maduro, con un estilo que denominan pop psicodélico, abriendo con “Sueña” nos pusieron en un mood bastante relajado, un equilibrio necesario en el festival y muy bien aplicado. Sin duda “Jardín” es uno de los favoritos, pues al despedirse con “Fluir” el público pedía más de ellos pero el  line-up estaba tan bien calculado que no hubo otra opción mas que dejarlos ir.

SN-32 copia

Jardín. Fotografía por Jeanete Ciénega.

SN-23

Gabriel Marher de Jardín. Fotografía por Jeanete Ciénega.

Y para seguir el party, mientras el sol se ocultaba, desde Chile apareció en el escenario la hermosa “Mariel Mariel” con un look urbano en su más puro style de hip-hop, un collar de chilitos (¡claro!) y  un poco de flow latino/tropical nos hizo poner en práctica los mejores pasos de baile que tenemos, acompañada de una morrita bastante guapa y flexible, que fue la encargada de decirnos como se baila ese flow, ¡esto se descontroló completamente!

SN-36 copia

Mariel Mariel. Fotografía por Jeanete Ciénega.

SN-49

Mariel Mariel en pleno flow latino. Fotografía por Jeanete Ciénega.

Otra vez el mood relax regresó y el bello sonido de los locales y consentidos “Entre Desiertos” naufragó en él; el quinteto, aunque fue poco tiempo el que tuvieron para tocar, nos presentó nuevas canciones que fueron bien recibidas por el público que ya los reconoce, y por ahí se escuchó quienes comentaron que ellos eran de los grupos que más les interesaba ver en Say North.

SN-53

Rommel de Entre Desiertos. Fotografía por Jeanete Ciénega.

SN-56

Násmar al fondo, en la batería de Entre Desiertos. Fotografía por Jeanete Ciénega.

El sol se ocultó justo a tiempo para abrir paso a la cumbia alternativa de los “Sotomayor”, que desde la CDMX visitaron Tijuana por primera vez y lograron conquistarla, ese acordeón comenzó a mover cuerpos al ritmo de “Morenita”, la canción mas coreada con la que los Sotomayores se despedían, muy contentos por el gran recibimiento que Tijuas les había dado, y es que ¡claro!, el publico tijuanense o te quiere o te odia, y a Sotomayor definitivamente los queremos.

SN-60

Sotomayor. Fotografía por Jeanete Ciénega.

Las luces brillantes en el escenario se apagaron, de repente se ven unos tonos azules y rojos,  en una especie de mezcla en vinil se pudo escuchar una voz al micrófono: ¡¿Como está Tijuana?, reciban a Simpson Ahuevo!, y aparece en el stage, con un gorrito estampado de una plantita muy particular y querida, este sonorense que viene haciendo ruido desde el año 2013 con un hip-hop bastante pegajoso que no dejó morir la fiesta, al contrario, le sumó vida y saco el mood de barrio que todos llevamos dentro.

Simpson

Simpson Ahuevo. Fotografía por Eli Rosales.

Otra banda muy esperada que puso el ambiente a tope fue “Slares”, una bandita local relativamente nueva, con un flow muy cool que varía entre house, R&B y pop formando una fusión muy bailable, una ondita medio Jamiroquaiesta, que hace mover a todos los cuerpos presentes. ¡Otra, otra!, se escuchaba desde el público, pero una vez más el tiempo estaba justo y el show debía continuar.

Slares

Slares. Fotografía por Eli Rosales.

El sonido que traía “The Chamanas”, también visitando por primera vez desde Juárez y con nueva vocalista, se dejó fluir en el escenario, inundándolo con música un poco mas melancólica pero muy necesaria en esta noche. “Alas de Hierro” y “Dulce Mal” fueron de las canciones que más arrancaron gritos entre todos los que escuchaban a estos compañeros fronterizos.

Chamanas

The Chamanas. Fotografía por Eli Rosales.

Otra bandita de CDMX que llenó el escenario en Say North fueron “The Guadaloops”, con un look de gangsters atacaron con sus rimas y su neo-mexican hip-hop, pusieron las manos de los asistentes en el aire moviéndose al ritmo sabrosón que nos ofrecieron estos defeños.

Y para cerrar con broche de oro y con la clara muestra de que lo independiente rifa, llegaron los irreverentes y una de las bandas mas queridas de ERIZO, “San Pedro el Cortez”. Esta bandita fue la encargada de demostrar que el punk-rock vive en Tijuana, haciendo que un grupo de punkos abrieran espacio para levantar polvo y pegarle duro al baile. 

SN-77 copia

San Pedro el Cortez. Fotografía por Jeanete Ciénega.

Como lo prometieron, el Say North logró agitar a Tijuana, desde esta esquina, nuestro norte lleno de talento demostró que hay mucho y de calidad. Se la rifó con horarios, precios y sobre todo line-up. Los ERIZOS esperamos que ésta sea la primera de muchas ediciones del Say North. Y no nos queda nada más que felicitar a todo el crew saynorthero, tomar el reto de armar un festival de este tipo no es nada fácil y ustedes se la rifaron. 

“Larga vida a la Música Independiente y al Say North Fest”

 

Comentarios