El pasado 8 de marzo se presentó en Tijuana Bad Manners una de las bandas más icónicas de ska, two tone y skinhead reggae con orígenes en Londres, Inglaterra, quienes han venido representando al movimiento skinhead desde 1976.

 

En esta ciudad hay toda una familia de skinheads, mods, rude boys y rude girls que, en la noche del jueves, aproximadamente se juntaron alrededor de 250 de ellos, reunidos en el Black Box por un mismo amor: al baile, la cerveza y el buen ska.

Desde que inició el evento los Dj’s se estaban rifando con rolitas de The Skatalites, Alton Ellis, The Paragons, Laurel Aitken, entre otros, y en la pista ya se veían círculos de personas bailando y bebiendo. A donde quiera que voltearas había cabezas rapadas, botas, tirantes, bomber jackets y zapatos Dr. Martens.

La primera banda en subir al escenario fue La Beat Cantina con sus rolas rockanroleras y sus letras dolidas, quienes formaron un ambiente cantinero tradicional de copas chocando, tonos de voz elevados y risas desinhibidas.

Para seguir con el ambiente de borrachos dolidos y bailadores, 45 Revoluciones fue la segunda banda en subir al escenario y nos dijeron cáigale a “Nuestro Bar”, donde los rude boys y las rude girls dicen: “El ska está en mis venas” y “amo más a la cerveza que a ti”.

Terminando de bailar con el sonido Rudy tijuanero, estábamos por experimentar las raíces. Los presentes sabíamos que estaba a punto de subir al escenario un skinhead y autentico show man precursor de una de las bandas más importantes de ska de todos los tiempos, Buster Bloodvessel de Bad Manners.

Cuando el pelón de la lengua afuera salió al escenario lo primero que gritó fue “¡This is ska!”, palabras que recibieron la ovación de todos los asistentes y a quienes como en especie de posesión se pusieron a brincar, mover los pies y caderas.

Siguiendo con rolas como “Ne-Ne Na-Na Na-Na Nu-Nu”, “My Girl Lollipop”, “Lip Up Fatty”, “Sally Brown”, entre otras. La canción que en lo personal me sorprendió y emocionó fue el cover “Can’t take my eyes of you” del interprete Frankie Valli, cambiando drásticamente del mode corta venas, al borracho valiente llamando a su enamorada en la madrugada “I love you baby, and if it’s quite all right, I need you baby, to warm the lonely nights”.

Para finalizar el evento y después de tanto dancing el vocalista de Bad Manners expresó estar contento de regresar a Tijuana después de 10 años y de entre los asistentes hubo comentarios como “se puso más suave que cuando fui a verlos a CDMX”.

Por mi parte descubrí que los skinheads tras su aspecto de rudos y rudas tienen un corazón de pollo y son unos enamorados del alcohol, las fiestas, el baile y el ska.


*Todas las fotos por Kathya Nuñez.

Comentarios