Conocimos a Saúl Fimbres, fronterizo sonorense con cuatro años de trayectoria que nos cuenta cómo se educó durante siete años cantando puros covers de música country. Su música y voz tienen el tinte poético que hace que al escucharlo una sola vez tararees sus letras el resto del mes, sin duda un buen compositor. 

 

ERIZO (E): ¿Qué onda con tus orígenes musicales, Saúl?

Saúl Fimbres (SF): Nací en Nogales, Sonora, básicamente no hice nada hasta los once años, me fui a vivir a Nuevo México, donde después trabajé de mesero y ahí empecé a cantar country por propinas, esto fue por el 2000 aproximadamente; empecé a cantar ahí en un restaurante de tapas españolas, en Las Cruces, estuve unos meses así y después iba y venía. Dejé de cantar, no tocaba la guitarra y a los catorce años me puse a estudiar teclado y piano como afición, Tiempo después me fui a estudiar piano a Xalapa, no me salió muy bien la cosa y no me interesó mucho el piano clásico y mejor me dediqué a cantar country y folk, así como tal, más que nada.

E: Nos gustaría saber más sobre tu pensamiento, cuéntanos ¿cómo defines al “ego”?

SF: Pues es como quererse mucho uno mismo, porque uno es la persona con la que vive toda su vida ¿no?, yo me quiero mucho (risas), tengo que tratarme muy bien, me tengo que aguantar solo.

E: ¿En qué situación no te gustaría estar si estuvieras con tus músicos predilectos, y cuáles son?

SF: Bien, bien borracho, atorado e imbécil y que toque todo mal, que estos batos digan “qué onda con este bato”, incluso me imagino la primera vez que me escuchen, pero si ya me han escuchado entonces ya saben qué puedo hacer y si no, la primera vez está muy sarra que te vean así, mal. Serían Paul Simon, Bob Dylan, Hank Williams, ya se murió pero bueno, y por el style.

Fotografía por Brianda Araujo

E: ¿Cómo es tu proceso creativo?

SF: Es un proceso de meses, me pongo a escuchar mucha música, sacar muchos covers, me enfiesto mucho, descanso mucho y luego me pego una encerrada como de dos semanas, donde hago unas tres o cuatro canciones, y así. Me pongo el encerrón y en la noche me voy de fiesta, la neta sí, componer me deja básicamente inhabilitado para tocar de forma eficiente shows. Me pongo muy desvelado, a veces hago primero la letra, primero la música, a veces me baso en melodías preexistentes del folk y del country, estoy muy consciente de las formas de composición del folk country, he estudiado mucho cómo componen, a veces incorporan partes de letras en sus canciones, las unen a nuevas temáticas o rehacen totalmente una letra a melodías viejas o viceversa, y eso hago yo también. Hay que poner atención nada más, todas mis canciones están hechas de intertextualidad de la música americana y de versos de poetas contemporáneos y antiguos, siempre meto versos prestados, siempre.

E: Y para cambiar la dinámica, ¿qué canción de tu autoría no te gusta, pongámonos sinceros, cuál es la que menos quieres tocar?

SF: Yo creo que sí hay, de las primeras debe haber un par, las canciones que más he tocado son las que menos me aburren; la de “El Gorrión” me aburre mucho, me gustaría armarla con un grupo de jazz, pero como no he tenido acceso a esos músicos, ahorita me aburre tocarla solo.

E: ¿Y cuál es la canción que más te gusta, la que no puedes dejar de tocar en cada presentación?

SF: La que siempre toco mucho es la última que haya compuesto, porque que es como el new baby, le tienes mucho cariño a la última rola que hayas hecho, porque es la que menos cascareada tienes, lo más nuevo que tienes para dar y eso ayuda mucho a no aburrirte.

E: ¿Qué sientes cuando te escuchas a ti mismo?

SF: No me gusta, no está bien, porque está bien escucharse uno mismo como ejercicio para mejorar, pero yo nunca he puesto mis rolas para ver… para mí escuchar música es algo que es muy demandante, yo no tengo ningún tipo de hábito musical común, yo no pongo música en la radio, para hacer cualquier cosa aparte, no pongo música para escribir, para ir en el carro, para nada, si voy a escuchar música, la pongo para escucharla, tomarme un café o unas cheves y me pongo a estudiarlas y casi siempre que me pongo a escuchar una canción me pongo a leer la letra simultáneamente, es algo que es muy demandante para mí y no lo veo como una actividad tan digerible, me dedico a escuchar la canción como tal. Y sí escucho canciones en la fiesta, pero casi siempre son canciones que ya estudié previamente semanas pasadas.  

E: ¿Cuáles son los próximos planes? 

SF: Tiene poco que toqué en Tijuana, el pasado diciembre con Entre Desiertos. Y bueno, estuve viviendo años en CDMX, y siempre estuve correteando de buena forma indirecta o directa a un músico que se llama “Chinoy”, que es un compositor chileno y me salí de CDMX por equis o ye razón, me tuve que salir, y cuando hace poco toqué en CDMX y al show fue su manager, resulta que vamos a armar unos shows juntos en CDMX por fin, y a lo mejor me voy a ir a Chile con él, eso para principios de febrero. Es una posibilidad, aún no está completamente confirmado, pero es mi mayor expectativa por el momento.

Tengo otro disco grabado, no he podido dedicarme tiempo completo ni a difundirlo, a terminarlo de producir ni nada, está a cargo de Paulino Monroy en conjunto conmigo, hacemos los arreglos entre los dos, ya está grabado por completo pero simplemente no me he dedicado a darle mezcla, ni él tampoco. Espero este año darle en CDMX, empezar a sacarlo con un nuevo videoclip y toda la onda, únicamente he sacado dos canciones de ese nuevo disco, una se llama “Carnaval o coliseo” y otra que se llama “Creo en la calle” que es una canción que grabé con Juan Cirerol en una sesión que se llama Cero Decibeles.

E: ¿Qué libros nos recomiendas?

SF: Me gusta mucho la poesía de Raymond Carver; últimamente he estado leyendo “Con el diablo adentro” se llama el libro, no recuerdo el nombre del autor, este año estuve leyendo mucho Sherlock Holmes, mucho, colección de cuentos de la temporada en donde acaban de revivir al personaje entre comillas, esos últimos cuentos.  También me gusta mucho una poeta polaca que se llama Wislawa Szymborska, me gusta mucho y toda la poesía francesa, Rimbaud, toda esa onda.

E: ¿Cómo describirías la escena nacional de la música independiente?

SF: Mi experiencia cuenta poco en ese sentido, cada quien cuenta como le va, yo siento que me ha ido bien dentro de todo, pero creo que no es suficiente para mí, porque me aburro; yo creo que es la ley básica de la vida, las excepciones son las que realmente cuentan, el pequeño porcentaje de todo el movimiento sea ficticio o no, la cúspide, no la que sea más alta en popularidad sino la verdadera cúspide, siempre son pocas personas que se lo toman realmente en serio y esa es la gente que realmente me interesa, los demás no importan mucho, independientemente que muevan dinero o gente o no, y hay artistas en México que están muy, muy…  me gustan mucho, me parecen muy inspiradores, como David Aguilar, Paulino Monroy, Cirerol en sus primeros tiempos, no me identifico mucho con ninguno de ellos pero creo que los puedo reconocer como con mucha pasión, mucha imaginación y mucho oficio en lo que hacen. Está Belafonte Sensacional también, el Chico Guevara que es un gran compositor de Tijuana, no se maneja tanto para interpretar pero compone muy pesado, Mahler Calleros también, igual compone muy pesado pero no se dedica mucho a cantar sus rolas, y eso de alguna forma me inspira a mí, realmente es de lo que me encuentro viajando.

E: ¿Cuáles tips les darías a los músicos independientes que están emergiendo?
SF: Los tips son exactamente: no hagan nada de lo que les dicen que hagan. No se pongan a tomarse fotos así, no se pongan a subir fotos al instagram a cada rato, no se pongan a ver cómo se van a vestir, sí importa pero eso es al último, no se preocupen por eso ¡Pónganse a estudiar, la neta! Clavarse en la música, y lo mejor que les puedo recomendar es que se apeguen a una tradición musical, la copien y la fermenten e interpreten como les dé la gana, pero que estén muy clavados en ese tipo de tradición, no importa si es rock en español, argentino, folk, country, rock clásico, corridos, todo eso, pero realmente creo que ahí está la secuela, digamos, en una corriente como establecida, ahí está todo. Para mí, eso es lo que me sirve más que nada.

ERIZOS les dejamos una de las canciones que más nos sorprendió de Saúl, para que se queden prendidos con este flow country y estén pendientes a su próximos eventos en este enlace:  https://www.facebook.com/Saulfimbresfolk/

Comentarios