Para Omar Vox, la música es un medio de aprendizaje y  sanación.

 

Omar Castañeda es un intérprete y compositor tijuanense, preocupado por entregar música de calidad. Cree que la vida se basa en dar y recibir, por ello es que nunca deja de tomar en cuenta a su público. También cree que llevar una buena relación con otros músicos es de suma importancia para seguir aprendiendo.

Su principal motor e inspiración es la crítica y algunas experiencias de la vida cotidiana; la música,  su vehículo para seguir adelante. Comenzó en la escena local a los 18 años, con su primera banda llamada “Holograms” donde cantaba y componía sus propias canciones.

Dos años después comenzó un nuevo proyecto al que llamó “Vox Vegetal”, en el que ya producía y grababa su material.  Desde entonces, le ha tocado compartir escenario y experiencias con artistas de renombre, como León Larregui, Mon Laferte, Claudio Valenzuela, Francisco González (exlucybell), Carla Morrison, Hello Seahorse y Café Tacvba entre otros.

Algo que ha sido su motivación, y un punto clave en su carrera, fue haber participado en el Rockampeonato Telcel 2012, una experiencia que lo hizo despertar a una nueva realidad, pues sufrió el cambio de ser espectador a convertirse en el artista que todos veían.

Estar frente a 2 mil personas fue todo un reto, y esto lo motivó a creer en sí mismo y darse cuenta de lo que podría lograr. Desde ese momento encontró en la música una razón de vida.

Él sabe que siempre hay personas que tratan de poner obstáculos; promotores, bandas, o hasta la misma gente, pero en su opinión, todo depende de cómo lo enfrentes:

“Siempre me he guiado por el dicho de ‘si te tiran piedras júntalas y haz un castillo con ellas’ ”compartió con una sonrisa el artista. Siempre usa de fortaleza todo tipo de comentario o crítica para mejorar tanto personal como profesionalmente.

Pero otra cosa que lo inspira es la forma en que trabajan, o trabajaban, algunas bandas legendarias como The Beatles, The Cure, The Depeche Mode, Soda Stereo y muchas otras. Dice que admira la perfección con la que hacían su música y ese es su mayor ejemplo a seguir:

“Esos artistas se preocupan hasta por el último detalle, el tipo de arreglos, la interpretación, las letras, su imagen… y veo esa carencia en la forma de trabajo de músicos actuales” puntualizó Omar.

Además considera que para ver una escena musical en Tijuana, hace falta que algunos artistas dejen “su cura elitista”, pues “todos necesitan de todos” y a fin de cuentas tienen que convivir si comparten la pasión de hacer música.

En 2013 grabó su primer material discográfico compuesto por cuatro sencillos llamado “Gravedad”, donde la idea central fue expresar que “todo cae sobre su propio peso”. El material se inspiró en una crisis que atravesó tiempo atrás:

“Acababa de pasar por una relación y tenia la necesidad de comunicar algo… me gusta la ley de gravedad, de la atracción, creo en el karma y por eso quise utilizar esa analogía”, compartió Omar.

Para concluir Vox señala ser fiel seguidor del escritor de origen chileno Alejandro Jodorowsky, pues concuerda con su ideología sobre “sanar mediante el arte”, agregando que “las mejores obras de arte se crean a través de las experiencias”,  por lo que en 2016 viene una nueva faceta para él: dejar de centrarse en la “Gravedad” y convertirse en una “Supernova” (estrella nueva), su próximo material discográfico, una mezcla de noise pop y rock alternativo para curar el alma. Así, Omar es un artista que no evoluciona sólo en su música, sino a nivel personal, con ella.

 

 

Comentarios