Si fuiste al concierto de Café Tacvba y Zoé en Parque Morelos, o si tuviste la intención de asistir y al final no se armó, te invitamos a leer este artículo donde Memo García, nuestro co-director Erizo, describe su experiencia.

Decidimos lanzarnos por ahí de las 7:40 PM al festejo de Bulldog Productions en Parque Morelos. Era una noche fría, pero el concierto de Café Tacvba y Zoé, fue motivación suficiente para salir de la comodidad. Todo iba bien hasta llegar al recinto y descubrir el atascadero de automóviles que rodeaban al parque. Era de esperarse. Por un lado, se anunciaba a la banda de rock mexicano más querida por el pueblo sin distinción de edad. Por otro, les acompañaba una de las bandas más influyentes de la escena actual.

El evento generó altas expectativas. Logró que la audiencia se echara una fila equiparable a las del cruce peatonal fronterizo en un Black Friday, con la migra muy carrascalosa.

Al entrar quedamos sorprendidos porque, a ojo de buen cubero, ya eran miles quienes aguardaban dentro, más los de afuera, se veía venir una pinche pachangota, entre Food trucks, puestos de mercancía, cervezas y caras sonrientes, buena vibra, y el inescapable olor a mota.

BulldogAniv-12

Como a las 9 de la noche subió el mismísimo Javier Bátiz como invitado sorpresa, listo para abrir el evento mientras el público se acomodaba en sus lugares.

Pasadas las 10 de la noche, y bien instalado en el área VIP, sonó una canción de “El Piporro” que me hizo voltear a ver el escenario, donde unos vaqueros de tonalidades fosforescentes y divertidamente excéntricos, tomaban lugares a la vez. Para mi sorpresa eran ni más ni menos que los Café Tacvba. La gente en el área de público general se volvió felizmente loca, mientras algunos en el VIP levantaban sus cervezas para brindar y otros registraban el momento con sus smartphones, entre selfies y videos.

¡Qué bonito Perfumito!” comentó Rubén Albarrán, el vocalista de Café Tacvba. “Una vez más aquí en Tijuana, un placer inconmensurable. Esperemos que esta noche se la estén pasando poca madre, que estén echando mucho desmadre, que canten y bailen como hace mucho no lo hacían para que saquen todos sus problemas, preocupaciones y angustias, que se olviden de ese chingado trabajo que no les trae nada bueno y de esa puta escuela que no les enseña nada” agregó después de abrir su presentación con ”El fin de la infancia” e “Ingrata” dos enérgicas canciones de su segundo disco “Re”.

Seguido de eso y para continuar con el inicio de su show dedicaron textualmente “al siempre nuestro amigo y nunca olvidado Octavio Hernández”  la canción Como Te Extraño un cover tributo al cantante y compositor argentino Leo Dan.

BulldogAniv-8

Seguía el concierto y aquel público conocedor coreaba con gran entusiasmo las canciones que con el paso del tiempo se han posicionado en el corazón de muchos. Brincos, empujones, adrenalina descontrolada comenzaban a ser el motor de arranque para que el público del área general derrumbara la valla que les separaba del VIP.

Más de 15 elementos de seguridad, entre hombres y mujeres, buscaban resguardar el cerco metálico mientras éste parecía estirarse como un elástico. Eufóricos por el momento, aquel tumulto se alentaba entre sí para derribar el muro al grito de: ¡SÍ SE PUEDE! Entre rola y rola, los uniformados tomaban respiros cuando la gente parecía calmarse.

Al cabo de unos minutos lograron derribar la muralla, que se ubicaba justo a un lado de la consola de audio. Con la estampida, que fácilmente sumó un millar de personas, se desconectó el equipo de sonido por unos minutos, aunque esto no detuvo la actuación. Los que compraron el VIP veían venir la estampida como una epidemia que para mi gusto prendieron el party en la zona elite, donde bebían la cerveza con el dedo meñique levantado.

Un joven de lentes Prada, indignado, exigía respeto a otro que con cresta punk felizmente disfrutaba del gozo de haber roto las reglas y poder estar más cerca de los tacvbos. Resignados la gente del VIP continuó divirtiéndose con un poco más de euforia, ya contagiados por la invasión de quienes llegaron del área general.

Durante su participación, con duración aproximada de una hora y media, Café Tacvba conmocionó a la audiencia con su carisma y mensajes de conciencia y paz, por los diferentes problemas de injusticia que atraviesa el país y el mundo. Se despidieron dejando a un público picado y con más ganas de los éxitos de esta banda mexicana.

BulldogAniv-25

Llegó el turno de Zoé y el ambiente del parque cambió por uno más pacífico. A mi punto de vista, la tranquilidad fue tal que llegaron a perder la conexión previamente establecida con su audiencia. Quizá no con sus fans, pero sí con todos aquellos que estaban presentes para ver a Café Tacvba. Una parte del público abandonó su lugar tan pronto como Zoé comenzó a tocar.

El volumen de la música era tan tenue que permitía hablar cómodamente desde cualquier área del parque. Entre más lejos del escenario, menos sonaba y esto impedía que la banda estableciera esa conexión que suele resaltar en estos eventos masivos. Entre los detalles que resaltaron, a colación del típico hate que generaron estas fallitas técnicas, podemos citar el disgusto del público que tuvo que quebrar su cochinito para lanzarse a disfrutar de este acontecimiento.

Sin más por el momento, me despido deseando un show completito de los Tacvbos y deseando la pronta resignación de los usuarios de las redes sociales que han mostrado inconformidad y desdicha por los sucesos. Con que no se haga una marcha por que así como los vi derribando la muralla del VIP con todo y seguridades, yo creo que ni los granaderos los van a parar.

Comentarios