Si algo suena a rap malandro, parece rap malandro y sabe a rap malandro, ¿será que es rap malandro? No necesariamente.

Al rap le acompañan ciertos prejuicios. Algunas personas, ajenas al género, escuchan sólo rimas sobre morritas firmes, mota y una vida delictiva. 

Cuando escuché a Zimple, un rapero de Guadalajara que estuvo de paso por Tijuana, mi primer error o prejuicio fue pensar esto. El segundo fue asumir que la escena del rap no era tan fuerte en el centro del país, como lo es en el norte.

Para mi, fue como descubrir que uno de los cantantes más populares de música norteña no es del norte, sino de Chiapas. Bastó acercarme y escuchar su discurso para encontrar que en Zimple hay algo más que buenos beats y versos tumbados que algunos llaman “rap malandro”.

Siendo músico independiente, Zimple no aparece en televisión u otros medios de gran alcance. Su exposición es limitada y si buscamos en Google, encontraremos sus videos y redes sociales, pero pocos o ningun artículo sobre su trabajo.

Aun así, él cuenta con una fuerte red de seguidores —de 70 mil y contando en Twitter— que además le han acumulado hasta 5 millones de vistas por video en Youtube. Algo debe estar haciendo bien ¿o no?

Entre sus fans, hay gente de Colombia, Costa Rica y Argentina. Se nota el poder de las redes sociales que no a todos les funciona, pero a Zimple sí. La razón es sencilla; es un rapero honesto. Si ofreciera más de lo mismo, estaría contando otra historia.

3

Él comenzó a los 15 años de edad, rapeando en Chapala, Jalisco. Al principio cantaba canciones de otros raperos, pero pronto comenzó a componer y buscó hacerse de una carrera primero en Guadalajara. Luego en todo el país.

Es casi imposible ignorar que por un tiempo fue segunda voz de C-Kan, aunque Zimple ya no lo menciona, ni para bien ni para mal. Sin decir nombres, él nos comentó que en el pasado no lo apoyaron como hubiera querido y que por ello decidió apostarle a ser músico independiente. Solista por primera vez.

“Creo que soy de las personas que piensa que si quieres puedes, y en mi caso, fue eso lo que me motivó, que tenía muchas ganas de hacer las cosas y estaba en una compañía donde no me apoyaban como yo necesitaba. Tuve que hacer las cosas por mi propia cuenta y a lo mejor si es un poco más difícil pero la recompensa es más grande”.

El año pasado lanzó su primer álbum solista, Sin Corte, una producción con 14 canciones que sigue promocionando con recursos propios y el apoyo de su gente.

Entre su equipo de colaboradores más cercanos, están el productor Dj Mushka y su primo Cristael como segunda voz o corista. Zimple les llama carnales, y entre si, le nombran “carnalismo” a su amistad.

zimple

Lo peor de estar en una disquera, según Dj Mushka, que además de productor es cineasta, es que te orillan a perder el rumbo. Los intereses son otros. Les exigen producir, cambiar los temas de sus canciones y así, “ya no generas empatía con el público, porque hablas sobre cosas que ya no vives” secunda Zimple.

Para él, casarse con una disquera implica comprometer la calidad de lo que hace, y por eso lo evita. El dinero no es prioridad, le han ofrecido contratos y no los acepta. Su verdadero motor es hacer lo que le gusta y ser auténtico.

“Lo que me llena es hacer una rola bien chingona, bien perrona, y que la gente diga órale, lo que dice este vato está chido”. Además, reconoce que así, sus errores son suyos de neta. No quiere presiones, ni tocar para pegar en el nightclub.

Y los fans agradecen su independencia. Varios de los comentarios que dejan los fans en Youtube, alaban que Zimple sí sabe mantenerlo real. Si lo comparan con otros artistas, ellos defienden que él no es un vendido, y aunque Zimple no es el mártir del rap, tampoco le gustan los pleitos por ver cuál rapero es mejor.  “Cada quien su pedo”, “todo se regresa” y “para todos sale el sol” nos dice.

1

Sobre su música, resaltan los temas que aborda. Que sí, son de violencia, sí son sobre marihuana y sí, son sobre el barrio. Al estilo le apodan verdadero “rap malandro”, ¿pero qué es el rap malandro? O más bien, ¿por qué ponerle así?

“La palabra malandro tiene dos códigos, el del público general, cuando dices un malandro, su idea de lo que es un malandro en el barrio, pero puedes ser un malandro y no hacer delincuencia, eres malandro porque te manejas en el sentido de que nadie te va a chamaquear, defiendes tus derechos” me explica Dj Mushka, sin convencer totalmente a Zimple. Él no se considera “rap malandro”.

“Si tú me preguntas qué pienso del rap malandro, o por qué no los encharcan, pues igual y sí cantamos cosas tumbadas, sí hablamos de lo que pasa en el barrio. Nuestras amistades son de barrio, pero yo no describiría mi rap como rap malandro, lo describiría como rap real, un rap honesto”.

Al final, hay mucho bluffero suelto y para ellos que saben cómo se mueve el medio, es fácil identificar cuando un rapero no es “real”.

“Los malandros de verdad andan callados, no andan diciendo en las rolas que andan matando y ese pedo. Hay gente que es malandro y ni es ni chola ni nada” me dice Zimple para después rematar: “Escribo lo que vivo, lo que pienso y lo que siento, ¿qué más real que eso?”.

En estos momentos Zimple y su equipo ya tienen planes de grabar un segundo disco para lanzarlo a mediados del próximo año, aunque antes darán a conocer un corto documental, todavía sin nombre, sobre una gira que ofrecieron este año en marzo.
Si tú, lector, quieres escuchar a Zimple, te invitamos a escuchar su primer disco “Sin Corte” a través de iTunes, Spotify y/o Google Play, para así apoyar al talento nacional e independiente y precalentar motores para lo que viene de este rapero y su crew.

 

 

Comentarios