Fue aproximadamente a principios de abril cuando Aris Chagoya sugirió (de la banda local San Pedro El Cortez) al promotor Jimmy Vitte, “armarle” un show en Tijuana a la banda de Indie Rock chilena Protistas.
La idea surgió a partir de que en marzo del año en curso un par de amigos y yo nos aventamos la tarea “mesiánica” de producir en su totalidad un show con sus compatriotas Ases Falsos. Era natural que aceptaría y así fué. Esta vez sería mucho más sencillo ya que nos visitarían con motivo del festival de música ALL MY FRIENDS, del cual formaron parte del cartel.
El procedimiento fue más sencillo que el de los Ases, pues que anteriormente ya había tratado con su manager (la leyenda viviente del indie santiaguino Rodrigo Santis, dueño del sello Quemasucabeza y principal responsable de la efervescencia de la escena actual de Chile), pero no fue hasta esta vez que por fín pudimos conocernos y platicar al respecto.
Su primera parada fue el día sábado en el festival que se realizó en Rosarito, al cual me tocó participar en la transmisión radiofónica con el crew de Radio Erizo y ahí tomó lugar el encuentro. Cabe mencionar que una característica de los músicos chilenos es su sencillez y sobre todo su buena vibra (a diferencia de otros colegas del cono sur), lo cual siempre hace las cosas mucho más fáciles.
Ya con la primera parte resuelta (conocer en persona a la banda y al propio Rodrigo), venía la segunda y probablemente la que requería un poco de “dificultad”: armar un show en domingo… ¡El día del padre!
El día del festival decidí no desvelarme mucho, ya que esta vez, me encargaría de todos los detalles (con la siempre puntual ayuda de mis amigos y familiares). Toda la mañana y principio de la tarde se fue en conseguir el equipo correspondiente, recoger e instalar a los chicos en su hotel en el centro y posteriormente preparar todos los pormenores: una lona para los visuales, el material que se proyectaría, la prueba de sonido, backstage, etcétera. Todo se logró con un poco de retraso (el show comenzaría originalmente a las 8 y se retrasó hasta las 9 de la noche; no tan mal considerando que regularmente en la ciudad los shows suelen empezar hasta 2 horas después de lo indicado).

La primera banda en abrir la noche serían los locales (y de creciente popularidad) MINT FIELD, que con su formación de power trío (Estrella en guitarra y voz, Amor en batería, y Andrés en bajo y vocales) nos deleitaron con su post punk con reminiscencias a los primeros Cocteau Twins y la contundencia de Joy Division durante poco menos de 40 minutos, el público (aproximadamente unas 30-40 personas) comenzaba a aclimatarse con el calor que poco a poco entraba conforme avanzaba la noche.

La siguiente banda sería SHANTELLE (la cual olvidé por completo mencionar como otra de las tareas que me tocaban como organizador/dj/vj/músico), en la cual además de cantar también tocó la guitarra. Teníamos un rato sin tocar, ya que lo hacemos recientemente sólo en ocasiones especiales y esta fué una de ellas. Para la hora que empezamos ya estaba un poco entrado en las cuatro cervezas que me tomé “por eso del estrés” y el resultado (más que catastrófico) rebasó nuestras propias expectativas, pues andábamos muy animados por la respuesta de la gente y sobre todo de nuestros nuevos amigos chilenos.

Dejamos “calientito” el escenario para que PROTISTAS tomara el trono a eso de las once de la noche, para hacernos olvidar que era domingo y llevarnos por un viaje lleno de energía con un set mucho más largo que el ofrecido un día antes en Rosarito.

Los chicos se sentían como peces en el agua ya que los que estábamos ahí realmente no queríamos estar en otro lugar o estar haciendo otra cosa. Abrieron con uno de los momentos más altos e intensos de su flamante último disco “Nefertiti” (2014), “Florecimiento con la cual iniciaron una travesía de distorsión y líricas inolvidables como “donde van los recuerdos cuando ya no queda nadie?” de la canción que da nombre al disco.

Como era de esperarse tocaron repertorio de sus tres LP Nortinas War (2010) y el laureado Las Cruces (2012), de los cuales los highlights fueron Videocámara, Granada, Rosetta e Incendio en mi Corazón.

Para esas alturas de la noche (ya casi era lunes por la madrugada) los ánimos estaban a tope con un Álvaro (cantante de la banda) brincando entre el público junto a su guitarra, haciendo cada vez más inclusiva y personal una noche que sin pensarlo demasiado se convirtió en una para el recuerdo colectivo. Los asistentes más que agradecidos pasaron a comprar vinilos y camisetas de la banda (que en parte era uno de los objetivos de este show, ya que les quedan algunas semanas más en el país) y platicar con ellos (que vaya que son finísimas personas) y sobre todo continuar en el obligado after party en el Tropics, al fin y al cabo lo más complicado ya había pasado.
El lunes por la madrugada terminó parcialmente mi obligación con ellos y decidí ir a dormir ya que el lunes tenía que trabajar (o más bien volver a la vida real), para el lunes a la media tarde terminar lo que empezamos llevándolos al aeropuerto a continuar su travesía por México.
Esta visita me dejó con un grato sabor de boca y sobre todo con amigos nuevos con los cuales me reuniré de nuevo (pero en plan vacacional y de groupie) en la primera edición del festival chileno NEUTRAL MX (organizado por Rodrigo y su sello) en la ciudad de México del 2 al 4 de Julio, en donde más que feliz no solo me reuniré con los Protistas, sino que también con los ASES FALSOS, promete ser otra noche de ensueño chileno. Más días como estos. AMEN.

FOTOS POR: CRISSTIAN VILLICAÑA  / foto del recuerdo por CARLOS H. CUICA.

Comentarios