Alika considera que para revertir el daño causado por las corporaciones hay que cultivar plantas y alimentos pero también palabras.

 

La rapera Alicia Dal Monte Campuzano, mejor conocida como Alika, es una de las exponentes más populares del reggae en habla hispana y recientemente visitó Tijuana con el motivo de homenajear al legendario Bob Marley.

En entrevista con Erizo dejó el micrófono y las rimas para compartir su perspectiva sobre algunas problemáticas sociales que le inquietan, como el control que ejercen las corporaciones, la situación migratoria y el rol que desempeña un músico independiente ante estas situaciones.

Alika es una cantautora y productora uruguaya desde 1994. Su primer proyecto fue Actitud Maria Marta, un duo femenino de raperas que alguna vez fue descrito como “dos nenitas glamourosas con cojones”, en boca del músico argentino Fito Páez.

2

Captura de Youtube

En 1999 Alicia dal Monte decidió buscar su independencia y convertirse en “Alika y la Nueva Alianza”, para ofrecer una fusión de hip-hop, rap, reggae y dancehall. Desde entonces, sus canciones que versan entre la lucha social, el respeto, la dignidad y la opresión del sistema occidental, han llegado a festivales, teatros, clubes, escuelas, hospitales y algunas cárceles, de países como Estados Unidos, México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Venezuela, Colombia, Ecuador, Peru, Brazil, Chile, Bolivia, Argentina, Uruguay, Francia, España y Andorra.

Al preguntarle qué opina sobre la situación migratoria de la frontera en Tijuana, Alika respondió que para ella no es tan absurdo pensar que algún día las fronteras dejarán de existir, solo es cuestión de organización, según nos dice:

“Como agrupación pensamos que las fronteras y las banderas no deberían de existir, suena como un ideal ´que no existan las fronteras y las banderas´… hay que organizarse por lo que uno quiere lograr”, puntualizó con seguridad la artista.

Aprovechando que en su país natal, Uruguay, se aprobó la legalización de la marihuana en el 2013 para su uso recreativo, medicinal y cultivo para uso personal, le preguntamos sobre su experiencia y perspectiva de la situación ya que en México sigue siendo un tema de debate:

“Me parece bien que la marihuana sea legal. Muy importante destacar el autocultivo, y que esos cultivos sean orgánicos, porque si Monsanto (corporación mundial líder en cultivos transgénicos) sigue invadiendo Latinoamérica, seguirá contaminando, y si la marihuana va ser de Monsanto, no va ser bueno, así que hay que cultivar, no solamente marihuana, también la propia comida, plantar árboles y mantener las cosas orgánicas como eran para nuestros ancestros. Yo lo hago, tengo mis propios tomates y mis paltas, es de a poco pero hay que trabajar en eso, lo tenemos pendiente”.

Dicho esto, Alika nos hizo una invitación a reflexionar sobre las grandes empresas que controlan el mercado, que para ella son los principales responsables de las problemas que aquejan a la sociedad actualmente:

“Quiero decirle a la gente que preste atención de las grandes farmacéuticas, bancos, todas las corporaciones que nos están envenenado para poder lucrar con nosotros. Prestemos más atención, reunámonos, tratemos de guardar semillas y plantar nuestra propia comida, no importa que sea poco, pero hagámoslo”, enfatizó.

alika

Foto vía Rockactivist

También aseguró que para encontrar las soluciones no hace falta ir demasiado lejos, ya que las respuestas y soluciones se encuentran dentro de todos los seres humanos:

“La cultura se fue contaminando poco a poco, pero en nosotros, en nuestro interior, sigue estando el conocimiento de cómo era todo, como era natural, como eran las cosas bien… y creo que vamos a volver a eso, nos va costar, pero vamos a volver”.

Para despedirse Alika nos explicó la responsabilidad social que en su opinión, debe tener un músico, invitando a que el talento local conserve su independencia y escriba música con buen contenido, pues para ella las palabras tienen un poder elevado:

“A los artistas locales: hay que trabajar muchísimo, hay que tratar de ser independientes, porque cuando uno es independiente puede decir lo que quiere y manejarse como uno quiere. Traten de ponerle mensaje y buen contenido a la música. En el idioma guaraní, el idioma de mi mamá, las palabras “alma” y “palabra” se dicen de la misma forma (ñe’ẽ) porque están muy conectadas: te doy mi palabra, te doy mi alma”, explicó ella.
Así que tanto en la música como en todos los ámbitos, es necesario trabajar en conjunto para revertir esta situación según la artista, quien terminó esta entrevista para atender a un grupo de seguidores que ya la esperaban ansiosos por una selfie, un abrazo y su autógrafo en Black Box.

 

 

Comentarios