Varios exponentes del rap y hip hop llenaron Black Box con nuevas caras entre su audiencia. Fans que viajaron de otras ciudades solo para ser parte del Psycho de Mayo.

 

Últimamente he ido a varios eventos al Black Box, y me ha tocado convivir con públicos de todos los tipos: ver a gente bailar cumbias, tirar fregadazos en un slam y cantar baladas a moco tendido, pero nunca me había tocado ver este lugar convertido en un barrio homie.

Border Brothers, una productora de eventos de rap, hip hop y cultura urbana, que inició en 2004 y que por cosas del destino tuvo que parar en 2012, volvió este año con todo, organizando de la mano con ERIZO, el evento “Psycho de Mayo” con raperos y hiphoperos del interior de la república y del extranjero.

Cuando entré, a donde quiera que volteara brillaban los cocos rapados y resaltaban las gorras, el color negro, las camisetas holgadas y calcetas largas. En el escenario ya estaban tirando rimas a todo lo que daba pero aún era temprano. Daban alrededor de las 8:00 PM y se miraban dos que tres manos arriba siguiendo el beat de los SUBHEADS, un crew de Hip Hop de la mera Tijuas, que esta dando de que hablar. 

Por andar de solina, no pude evitar escuchar una que otra plática, y donde quiera que paraba oreja escuchaba frases como “ese homie se la rifa loco” o “prestame la laira brother”. Enseguida pude notar que muchas de las personas venían del gabacho. Es más, lo pude comprobar cuando el presentador, en un intermedio, pidió que hiciera “ruido la gente de tijuas”. Se armó el relajo, pero luego preguntó quiénes venían del otro lado y las manos y gritos superaron a los primeros.

De pronto sentí que estaba en un evento de la WWE, pero más urbano: en el escenario se la rifaba una DJ enmascarada, mezclando rolitas como “Insane in the brain” de Cypress Hill y “Still D.R.E” de Dr. Dre con Snoop Dogg. Enseguida, para prender la fiesta y uno que otro churrito, subió al escenario Ill Máscaras, un rapero de los Ángeles que también usa máscara de luchador, tirando rimas en español, dirigidas principalmente a la “Mary Jane” if you know what I mean.

Con un Black Box cada vez más lleno, siguió el turno de Arianna Puello con todo el flow de su herencia dominicana. Además de hacer que las manos se movieran en el aire, pude ver a los homies bien agarrados de sus janitas, sincronizando caderas.

Tras varias rolitas terminó el turno de Puello y bajó del escenario, aunque la tornamesa continuaba sonando. Pronto se dejaron venir los gritos de la audiencia, pidiendo a la banda estelar “The Psycho Realm” con el feeling de quien ya está entonado, cuando de pronto un sujeto comenzó a rapear sobre el escenario. Entre el público, surgió uno más y se armó una batalla de rimas que motivó a sacar varios celulares. Incluso desde el escenario, los mismos organizadores capturaron el momento.

Pronto, para cambiar radicalmente el ambiente y levantar conciencia, subió al escenario Immortal Technique, que además de ser rapero es activista, con rimas centradas principalmente en la desigualdad social, especialmente en defensa de los derechos de la mujer.

Más tarde -y ¡por fin! para muchos- se dejó caer The Psycho Realm, dos raperos que nada más de abrir sus bocas exhalaban rimas y un flow que los recorría de forma natural. Se desplazaban por todo el escenario y no dejaron de interactuar con el público: chocando  las manos con los homies y acercando el micrófono a todo aquel fan que se supiera las rolas y las cantara con enjundia.

La verdad es que solo se presentó uno de los raperos originales de la banda, Sick Jacken, pero esto no impidió que el público se volviera loco, armando el primer slam de la noche. La gente no paraba de gritar el nombre de la banda, ni de corear sus canciones de principio a fin.

The Psycho Realm, por ejemplo, vino de Los Ángeles, y con ellos, viajaron sus fans más leales. El público que vive del otro lado de la frontera decidió cruzar a tijuas para disfrutar a la agrupación, una muestra de que el barrio siempre nos respalda, y que tal como suele decirme un compita: “puedes salirte del barrio, pero el barrio nunca sale de ti”.

Comentarios