Una docena de años no es poca cosa cuando se trata de una banda latinoamericana de punk rock que nada más está enfocada en hacer la música que les nace hacer para el público que les sigue con religiosidad.

Originarios de San Francisco, Estados Unidos, los integrantes de La Plebe alimenta a sus familias de varios trabajos y a su corazón con la música: “Forzar algo está medio cabrón, ¿no?”, dicen en entrevista.

Ahora que están de gira por el sur de California y el norte de México, Erizo tuvo la oportunidad de entrevistarlos en Tijuana, una ciudad ya reconocida por la reconocida banda que mezcla en inglés con el español, el romance con la protesta, el trabajo con la diversión.

Pregunta: ¿Qué han hecho desde la última vez que vinieron a Tijuana?

Alberto Cuéllar (trompeta): Ensayamos, pero más que nada estamos tratando de escribir un nuevo disco para tener material nuevo.

P. La última vez que vinieron a Tijuana me dijeron que estaban por lanzar un nuevo disco…

AC: Sacamos un sencillo con dos canciones. Un disco visual de 45 revoluciones en formato cuadrado; es básicamente una tarjeta de lotería: un lado es el borracho y el otro el corazón. Tenemos el amigo que nos hizo el arte. De un lado es Been drinking again, que es una versión más rápida de una canción que tenemos, y del otro lado es una canción que se llama Silver & Gold, que es una versión tributo a Joe Strummer de The Clash, que cuando falleció, sacó ese disco y es para nosotros una canción muy personal e hicimos esa versión. Ahora estamos tratando escribir material original y nuevo.

P. Cuando comienza La Plebe, en sus primeros años, ¿qué pensaban que iba a suceder cuando tuvieran 12 años tocando?

AC: Nada. Cuando empezamos era por el simple hecho de que somos amigos, siempre hemos sido amigos, y por crear música, por divertirnos. Pero si me hubieras preguntado acerca hace uno o dos años… Nunca hemos pensado en ese aspecto. Nunca hemos planeado nada, desafortunadamente y afortunadamente. Tratamos de ir de gira una vez al año, hacer un disco cuando se pueda y decir lo que se tenga que decir.

Guadalupe Bravo (bajo): A ver cómo nos lleva el mundo, tomándolo como va cada día, cada oportunidad que viene, hay que tratar de tomar ese tiempo como una oportunidad, si el día de mañana se termina todo, pues qué nos vamos a quejar de que se terminó, yo prefiero pensarlo de que “sabes qué, todo este tiempo que pasamos, ¡qué chulada fue!”.

P. O sea, no hay un timing

GB: No. Es el presente.

AC: Realmente no hay nada.

GB: Uno nunca sabe lo que pueda pasar y si tratamos de hacer planos de que “hey, en 5 ó 6 años…” Nos vamos a quebrar la cabeza tratando de hacer eso y tratando de quizás hacer algo que no debe de ser, que no sería natural, forzar algo es medio cabrón, ¿no?

AC: Y a la misma vez siempre tratamos de hacer el trabajo justo, si es que realmente nos vamos a ir a un lugar, lo hacemos con suficiente tiempo para irnos, para que los promotores tengan el tiempo para promover el evento bien, hacer la gira o lo que sea, lo tomamos muy en serio. Pero a la misma vez cuando tomamos esa decisión para hacer algo, lo hacemos y nos entregamos totalmente, pero acerca de tener un plan de 10 años 15 años de que vamos a crecer o que vamos a llegar a un nivel… Esos niveles no existen, tenemos muchos amigos que tocan en grupos muy exitosos pero ellos siguen siendo los mismos “güeyes”, o los mismos amigos que siempre han sido y a ellos quizás les pagan más por ir a sus shows pero nada ha cambiado. Y para nosotros es lo mismo.

P. Me ha tocado escuchar su música y las canciones hablan de protesta y sobre injusticias, y me dicen que están preparando nuevo disco, ¿hay alguna influencia nueva acerca de algún tema?

AC: Me gustaría tratar temas que nos importan, sin hacerlo de la misma forma.

GB: Uno nunca sabe lo que pueda pasar. Si mañana sale una canción romántica, con que la banda sienta esa emoción de querer tocarla, la vamos a tocar. Si nos sale una canción en inglés, nos sale una en español… Todos tenemos algo importante qué decir, pero no nos queremos meter en eso de tener que seguir cierta fórmula o tema, sino lo que salga natural y ojala sea algo importante o algo que la gente aprecie, algo que la gente pueda relacionar, o que sea una música que les guste bailar.

P. Como latinos, ¿ustedes cómo ven el movimiento que hay en California?

AC: Muy mal, no existe. Por lo menos en San Francisco. Antes, cuando estábamos más morros había un movimiento que se llamaba Rock en Español, ahora allá no hay muchos grupos, pero los que existen, lo hacen por voluntad y por el valor de estar diciendo eso. Somos pocos, aunque va creciendo.

GB: Yo creo que siempre va a ver grupos de que quieran hacer algo y quieran apoyar en su propio lenguaje ya sea en San Francisco o cualquier parte de California. La cosa es, en mi opinión, que no hay tanto apoyo de los lugares que ponen los eventos.

P. ¿Y acá en México cómo la ven?

AC: En lo personal nos va bien porque tenemos mucho apoyo por los amigos. Hemos hecho muchos eventos por diferentes causas o nomás por el simple hecho de hacerlo culturalmente. Entonces nos encanta estar en México, sea el DF, Guadalajara, Colima, cualquier parte de la República donde hemos estado nos han tratado muy bien y la gente nos da apoyo porque nos tomamos el tiempo de venir de fuera. No merecemos nada más que lo que la gente ve en nosotros. Saben que no estamos intentando ser algo que no somos, cuando estamos tocando estamos entregando parte de nuestra alma y creo que la gente lo ve.

P. ¿Cómo se mantiene una banda independiente como La Plebe a lo largo de los años?

AC: Endeudados. Cada vez que nos vamos de gira pagamos algo para endeudarnos y hemos intentado salir del agujero, pero no hemos podido en los 12 años que tenemos juntos, hemos estado escarbando, pero si decimos “hey no podemos porque no tenemos feria” pues sí, debemos mucha feria, pero eso no significa que no podemos salir de gira o no podemos sacar un disco, si fuera así no haríamos nada, pero nos mantenemos de la forma más positiva y saber que después de todos esos años vamos a salir de ese agujero, no ha pasado pero va a pasar, sin duda, ¡tiene que pasar! Es cuestión de tiempo, paciencia.

GB: Y respetarnos uno a otro como amigos, como hermanos, como un grupo, respetar todos los cambios que van pasando la mayoría de los muchachos de la banda son padres, tienen su familia…

AC: ¡No son tan padres!

GB: No, pues no son tan padres, ¡Pero son fathers! Pero de todas maneras es algo que tenemos que mantener, aunque sí nos gustaría poder decir que de esto vivimos, de esto hacemos nuestra vida, pero no, la verdad todos tenemos nuestro jale, todos trabajamos, todos hacemos diferentes cosas, pero poder tener esto en el corazón y decir que eso es lo que queremos hacer, por nuestra propia voluntad porque es algo que nos gusta, entonces yo creo que esto también nos mantiene como un grupo en una manera positiva, en vez de decir: “Me caga, ya me cansé, es mucho pedo”. Es poder decir: “Me puedo desahogar, puedo disfrutar, estar con mis amigos y a la misma vez sé que puedo regresar a mi casa, con mi familia y hacer las cosas que tengo que hacer”.

P. ¿Algo que quieran decirle a los fans?

AC: A mí no me gusta el término fans para nada, realmente la gente que va a apoyar es gente que apoya, pero el término fans es medio raro porque si de mañana sacamos un disco que no es lo que la gente espera nos van a tirar mierda, entonces no existen los fans, para nosotros, tenemos gente que nos apoya ahora, pero te digo sinceramente, si mañana yo me salgo, si el maestro se sale, si mi hermano se sale o lo que sea, habrá gente que dirá “sabes qué, ese güey ya se salió, ya no sigo el grupo”. Fans para mi es para bandas como los Beatles, grupos de pop que son grandes, ellos tienen fans, nosotros tenemos gente que nos apoya, pero en cualquier momento pueden dejar de apoyarnos. Pero cuando una persona piensa así, se pone medio flojo y realmente piensa que uno merece algo, y nosotros no merecemos nada, nosotros tenemos que trabajar para tener ese apoyo, entonces me gustaría decirle a la gente que nos apoya, gracias.

 

Por: Guillermo García

Fotografía: Jeanete Ciénega


Comentarios