Mucho se puede hablar de la figura endiosada de John Zorn, incluso algunos ya están hartos de escucharla mencionar una y otra vez. Sin duda alguna Zorn, es uno de los compositores más prolíficos, y sin duda un referente importante  en cuanto a música contemporánea se refiere; controvertido, transgresor, ambivalente en algunos casos, el compositor judío-estadounidense ha creado escuela a partir de su obra pero: ¿Por qué es necesario hablar de Zorn?

 

Hoy en día, las conjunciones entre músicas de diversos espacios es una cosa común, si bien, en el mundo de la música agresiva lleva años esforzándose por que esta misma no guarde una visión pragmática, tratando de incorporar diversas escuelas sonoras a la mezcla, con muchísimos ejemplos bien logrados, como lo pueden ser Godflesh o Neurosis, entre muchos otros.

Zorn fue uno de los pioneros en conectar ambos mundos, mezclando las posibilidades del jazz y la improvisación, además de  música de cine o caricaturas, añadiendo a la mezcla la agresividad y el frenetismo del grindcore, el cual en el momento llamó la atención al compositor, pero también fue el primero en romper con ese paradigma de que, estás dos vertientes musicales no podían coexistir. Con esta visión, por de más auténtica en su momento, Zorn fundó un ensamble dedicado a tocar esta “nueva música” Naked City, banda ahora, legendaria y conformada por lo mejor de la música de vanguardia: Bill Frisell en la guitarra, Wayne Horvitz en los teclados, Fred Frith en el  bajo, Joey Baron en la batería y Zorn en el alto sax, y con la intervenciones de Yamantaka Eye en las voces.

En 1989 el compositor grabo uno de los álbumes más controversiales de su carrera, el homónimo Naked City, el cual marcaría su ruptura con Nonesuch (disquera a la cual pertenecía) debido al choque de visiones entre la discográfica y el músico; como también terminaría por romper con la prensa, al no estar de acuerdo con las críticas que recibió su álbum, las cuales en su mayoría fueron positivas, algunos medios lo tacharon de excesivo, de enfant terrible, e incluso de pretensioso. Sin embargo con el paso del tiempo y de la continua actividad de la banda, Naked City alcanzo rápidamente el estatus de culto, siguiendo hasta hoy como un referente por demás legendario.

Algo es seguro, El primer disco de Naked City, lanzado en 1990 y con dicha alineación es uno de los pilares de la música agresiva de vanguardia, llevando cualquier posibilidad que pudiera intervenir en la música hasta el extremismo total, sin dejar de sonar a algo nuevo, que rompe con las preconcepciones de la música de algunos escuchas, un visión que a pesar de cualquier cliché, iba en su momento, por delante de mucho de lo que se venía haciendo.

Ese primer disco es un tesoro que pocos pueden apreciar y que muchos podrían detestar, pero para mí recrea el caos del instante, de la virtuosa esquizofrenia musical, de los absurdos contrastes, de la rápida energía sin etiquetas o simplemente la ira constante que despliegan 55:14 que dejarían boquiabierto a cualquier aficionado al metal.

Comentarios