Los de San Pedro el Cortez están dementes

Durante más de un mes la banda de casa San Pedro el Cortez se lanzó a la gira del Circuito Indio, un proyecto que tiene como fundamento descentralizar la música y fomentar las bandas de provincia, en la que se presentaron en 12 ciudades de la república como Morelia (Michoacán), León (Guanajuato), Ciudad de México (CDMX), Pachuca (Hidalgo) entre otras.

Tiempo en el que Gabriel Noriega Rey, quien suplió a Aris en la guitarra, agarró su camarita y se puso a grabar escenas de cada uno de los show y perspectivas de cada uno de los integrantes sobre lo que significa la banda, la escena emergente y la cura de andar de un lugar a otro prácticamente sin descansar.

De todo ese desmadre musical, salió el documental “Sombras”, una especie de viaje a la mente de Mario, Edgar y Diego, a través de una entrevista ilustrada en la que se le permitió a los músicos el poder definir tanto la banda como sus intenciones en sus propias palabras, además de tratar de retratar de una manera fidedigna el espectáculo de SPEC y la importancia contextual del mismo.

Sobre esto y un poco más, en Erizo platicamos con Gabriel, a propósito de que este próximo viernes 16 de junio el documental se estará presentando en el Cine Tonalá, a manera de conclusión de esta gira que estuvo llena de locuras, drogas y mucho rock n’ roll del bueno.

 

—¿Cómo surgió la idea de hacer este documental y qué locura te motivo a hacerlo?

Anteriormente había hecho algunos ejercicios documentales con mi banda, pero había pasado un rato desde eso y estilísticamente ya no me satisfacían, por lo cual cuando me invitaron a tocar con San Pedro se me ocurrió llevar la cámara para terminando montar algo.

Como la primera semana estuvo muy intensa, originalmente pensamos en hacer un capitulo por semana y al finalizar mostrar el viaje completo, pero por razones tanto de tiempo como de equipo (la cámara no me daba para nada), decidí mejor cambiar la dinámica y grabar el tronco del material al final de la gira –las entrevistas y un concierto en el D.F., donde se me facilitaba conseguir equipo de mejor calidad-.

 

—¿Cuál es el hilo conductor del documental?

El hilo conductor de la película son las entrevistas con los miembros de la banda. Trato de construir cierta progresión dramática o armar un degradado emocional a través de la naturaleza de las preguntas, así como el orden de los personajes que contestan las mismas. Hay una jerarquía de intensidades entre Collins, Diego y Mario que me parece muy interesante e ilustrativa de la banda en general.

 

—¿Cómo fue que lo fuiste filmando, considerando que te tocaba tocar y hacerla de músico también?

Grabar en la gira fue difícil porque pues estaba tocando. Memo García (manager de SPEC) me ayudaba a grabar en la mayoría de las tocadas, también intente conseguir material de las personas que veía llevaban equipo, pero al final del día esas tomas son un poco incongruentes teóricamente con lo que yo grabé, especialmente en el concierto en la Ciudad de México. Ya veremos qué acaba usándose. Y fuera de las tocadas, traté de grabar momentos cotidianos, pero desafortunadamente tampoco son muchos ya que nunca tuvimos tiempo de conocer las diferentes ciudades fuera de una que otra cantina. Fue una gira muy apresurada y con una agenda inhumanamente apretada.

—¿Cuál fue el principal reto al que te enfrentaste con este documental?

Pues balancear hacer una película sin dinero, sin tiempo, sin cámara y aparte tocar las partes de otro músico de manera fiel o digna fue un reto de principio a final.  Estoy muy cansado. Habiendo dicho esto, lo más difícil ha sido la edición, ya que nadie consideró (ni me preguntaron si se podía) que terminar una película en una semana es imposible; ya estoy acostumbrado a esto con SPEC. Mi primera tocada con ellos fue sin haber ensayado una sola vez antes de subir al escenario. Están dementes.

 

—¿Qué experiencia te dejó haber realizado este documental y haber participado con SPEC en la gira?

Pues mucho aprendizaje, definitivamente una visión más extendida del mundo corporativo y la gente ignorante que lo controla. Me dejó también frustrado, enojado, cansado. Pero todas esas son emociones laterales a un agradecimiento y felicidad muy primitiva por la oportunidad de tocar en una banda que respeto tanto. Cuando estoy tocando en San Pedro la música me envuelve y a veces me dejo llevar y se me olvida que tengo que ser más reservado musicalmente, es como meterte a un huracán habiendo vivido toda tu vida en medio de otro. Es como el meme ese del perrito en un cuarto de fuego.

 

—¿Hay alguna anécdota en especial que sobresalga de todo el viaje?

Ninguna en particular. Creo que si tuviera que rescatar cierto elemento para elevarlo a un escalón de mayor altura seria conocer más íntimamente a Mario. La gente no lo entiende porque no tiene filtro, no tiene limitantes emocionales y creo que esto provoca que su elevada inteligencia se oscurezca o pase a un segundo plano. Una de mis metas en el documental es retratar al Mario con el que encuentro un espejo y afinidad filosófica.

 

—¿Qué  expectativa tienes sobre este trabajo?

Solo espero que la gente pueda tener la paciencia y atención para concentrarse a la hora de ver la película, ojala nadie tenga ninguna expectativa acerca del contenido de la misma ya que seguramente serán decepcionados. Pero si van con la mente en blanco seguramente su cabeza se llenara de muerte, drogas y rock n’ roll (y un poco más de luz).

 

—¿Piensas mostrarlo en algún otro lado?

No lo sé. Creo que ahora solo puedo pensar en terminarlo. Pero me gustaría exhibirlo donde fuera que me vayan a dar dinero. Pero fuera de eso, solo me gustaría agregar una repetición al agradecimiento que le tengo a SPEC por la experiencia.

 

Sobre este documental, también contactamos a Diego Córdoba, vocalista y guitarrista de la banda, y con Edgard Collins, bajista y voz, para saber qué experiencia les había dejado grabar este documental, además del hecho de haber cumplido cabalmente con esta gira durante varios días.

Diego: Mi experiencia de grabar este documental es que refleja lo que actualmente estamos pasando en San Pedro el Cortez, cada viaje siempre es un aprendizaje, nos dimos cuenta de nuestras nuevas habilidades y nuestras nuevas fallas. Fue una experiencia totalmente diferente al primer documental que hicimos, principalmente por el tiempo y otro por la situación en la que se dio la gira, más organizada y con experiencias  más cercanas a fortalecer nuestra amistad y propósito como banda: llegar a más lugares  con nuestra música.

Esta gira nos dio un golpe de realidad en darle prioridad a sacar el show antes de caer drogados en el escenario, como menciona Mario en el teaser: “Se vienen cosas más pesadas”, pues ya es hora de entregar el alma y el cuerpo literalmente al ajetreo de las giras, a saber canalizar nuestra energía de una forma más productiva y el saber aceptar  a respetar las prioridades de cada integrante de la banda sin juzgarlos. Sin duda este documental y la gira nos hicieron más hermanos de lo que ya éramos.

Edgard: La gira más larga y extenuante de nuestras carreras ha sido ésta, ya que visitamos varias ciudades en el interior del país con el proyecto piloto Circuito Indio, en el cual por tres noches de cada fin de semana y durante un mes, llevamos a cabo una serie de conciertos organizados por la gente de Intolerancia, Indio y Ocesa. En la gira presenciamos eventos (en donde en ocasiones anteriores habíamos doblado esa cifra) vacíos o muy mal difundidos, pésima acústica y falta de cooperación con los líderes, reflejándose el mayor problema: la falta del conocimiento del publico independiente.
Fueron horas en la van junto con la banda hermana Belafonte Sensacional, con quienes tuvimos la dicha de compartir risas, historias, chistes y una que otra crisis. Gaby, fundador de Mentira Mentira, aceptó venir con nosotros a cubrir la segunda guitarra de Aris y en su ausencia y conociendo sus habilidades con el video, le sugerí grabar el viaje como forma de registro. Al principio la idea era sacar un episodio cada semana como serie de YouTube llamado S.P.E.C T.V, pero Gaby propuso que le podíamos dar otro giro y llevarlo a otro nivel de conciencia y psíquica personal y el resultado es lo que vamos a presentar.

 

Así que no se pierdan este trabajo que pinta para algo tremendamente especial que por el momento, solamente podremos apreciar ese día en el Tonalá, evento que se llevará a cabo a partir de las 21:00, el costo de entrada será de 100 pesos en preventa y 130 el día del evento.

Comentarios