Eduardo Amezcua tiene apenas 16 años pero un talento que exige atención y ofrece emociones.

 

El talento no se mide en años y los proyectos de los artistas locales hablan por sí mismos. No importa la edad o el lugar de donde vengas, importante lo que tengas para ofrecer a tu público.

Hoy la escena de música electrónica en México está siendo impulsada por gente cada vez más joven, pero sin duda llena de ideas nuevas y con mucha energía. Estamos ante gente que toma riesgos porque no tienen nada qué perder.

Así ha crecido Grenda, un proyecto joven, novedoso, pero con una fuerza capaz de dejar a quien lo escucha con una sensación incomparable. Eduardo Amezcua, quien a sus 16 años, ha iniciado en el sendero de la música electrónica con un impresionante reto a cuestas: no sonar como su padre, Ramón Amezcua, de Nortec Collective quien es su principal inspiración.

La musica de Grenda es atrevida y exótica. Mezcla, por ejemplo, el Hip-Hop con Down Sample y lo hace con pasión porque dice, con ello comunica lo que siente. “…Espero que les guste mucho mi propuesta porque esta música tiene muchos sentimientos…”.

Grenda logra un proyecto emocionante pero sobre todo original. Transmite lo que piensa con la ayuda de un sintetizador, máquinas y una personalidad propia, que cada día le ayudan a crecer más.

Static Discos apostó por Grenda y ya circula su EP debut, Living Right, que incluye cinco canciones escritas y producidas por él.

Escuchar a Grenda nos permite “Vivir bien” el momento, como el título lo dice. Y deja un mensaje para todos los músicos emergentes que, al igual que Amezcua, trabajan cada día por dejar el nombre de Tijuana como un sinónimo de vanguardia musical.

“Les aconsejo que tengan una visión, que no la dejen y le sigan dando fuerza… porque pienso que Tijuana tiene muchos proyectos importantes y muy talentosos”.

 

Comentarios