DSC_0156Una de la mañana. Aterriza el avión Tijuana-DF la madrugada del sábado en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez; tomo un taxi libre que me lleva de Terminal Aérea a la Colonia Roma, a donde llegaría a mezcalear, al Patrick Miller y a una de esas fiestas caseras donde los sonorenses nunca paran de bailar.

Un fin de semana en Mexico City para vivir la experiencia Nrmal ahora en el centro de la república; el año pasado, en Monterrey, a pesar de haber sido una buena edición, circunstancias como la lluvia provocaron que algunos de los headliners no pudieran llevar a cabo su set, dejando a Los Macuanos y a Retox fuera de las presentaciones del 2014. Para iniciar esta edición con buenas noticias, el clima fue de lo mejor, siendo el domingo el día más soleado para ambos días, indicando lo mejor para un cambio de estación.

Si existen zonas con vida propia en las que las personas tejen su propio espacio y tiempo alrededor de un gusto en común son los festivales: grandes áreas con miles de personas reunidas en torno a la música, donde no sólo ésta sucede, sino también otras experiencias se desarrollan gracias a la logística y producción del staff de quienes lo llevan a cabo. El Cut Out Fest, programa de animación y arte digital, así como la comida itinerante #CocinaCentral llevado a cabo por Comilona, incluyendo a dos de los top chefs de la región bajacaliforniana, Javier Plascencia y Martín Vargas, fueron aquellas actividades que reforzaron el festival en su parte no-musical.

Dentro de sus apuestas, a través de su cronología, Nrmal es ya un referente en el reconocimiento que hace al hip hop nacional y de América Latina en sus estrados. Con la ayuda de Red Bull Academy, se ha hecho notable la aportación.

Por: Patricia Torres


Comentarios