Su primera grabación la hizo a los trece, con una compu vieja de escritorio y un micro de a dos dólares. Cuando Nick Koenig –aka Hot Sugar- escuchó Ganster’s Paradise (1994) pensó que el mismísimo Coolio se había aventado la producción del beat, pero resulta que el sample era de una rola de Steve Wonder. Así que se convirtió en el productor que faltaba para esos beats que tanto le gustaban en los noventas.

 

Texto por Francisco López Ibarra.

 

Hizo muchos “samples” para personas que, como él mismo dice en una entrevista, nunca le dieron el respeto, el crédito y el dinero que sentía que merecía, así que no quiso dar a los “grandes nombres” de raperos el respeto que ellos le negaron.

Todo comenzó cuando grabó su propio réquiem, en caso de que muriera, y lo roló entre las redes. Hasta que un día se enteró de que su nombre aparecía en un cartel de The Roots, a los que contactó. Le avisaron que iban a usar su sample: Sleep, para comenzar con un disco conceptual: Undun (2011), que cuenta –en reversa-, la historia de un morro que se muere por entrarle a la vida criminal. Entonces Hot Sugar se convirtió en la primera celebridad de Tumblr en ser nominado para un Grammy.

Tres de la madrugada, Nick Koenig deambula por su barrio, “pateando cosas de la calle, conos de tráfico, bicis, basura y coches estacionados”, entonces graba los sonidos “no-musicales” que se producen con el desmadre. Si te metes en www.hotsugat.tv e ignoras los enlaces que te llevan a un Tumblr sobre cortes de cabello para batos –www.guystyles.tumblr.com– o a un catálogo de selfies de Nick –www.hotsugarpix.tumblr.com-, vas a encontrar un hipervínculo que te lleva a www.associativemusic.com, donde hay un texto del mismísimo Hot Sugar, donde te explica lo que es la Música Asociativa.

Primero menciona el experimento de Pavlov en el que tocaba una campana cada que le daba de comer a sus perros. Los acostumbró tanto que cada que tocaba la campana, los perros comenzaban a babear. El trip es que hay muchos sonidos que percibimos sin darnos cuenta –como el sonido de cuando te hechas las llaves al bolsillo-. Y lo que busca este bato es hacer música con este tipo de sonidos “no-musicales”, que entran a la mente a la ninja, casi sin ser percibidos.

En una entrevista que le hicieron en Blogs.villagevoice.com, dice que no quiere que lo comparen con mamadas como Stomp, que no está intentando mostrar que todo puede ser instrumento, que más bien está “tratando de hacer melodías con cosas que no son melodías”. Cuenta que el cincuenta por ciento de su trabajo los hace con estos “ruidos”, que se vuelve loco por querer grabar los sonidos cotidianos, donde quién sabe cómo encuentra música, hasta en la estática y los ruidos blancos de la tele y la radio. Nick explica que quiere romper con la pretensión involucrada en samplear un disco, demostrando que se puede samplear cualquier cosa.

Es así como algunas de sus rolas están hechas con el sonido que resulta de una rata corriendo sobre el teclado, o con el ruido que hacen los huesos humanos al chocar –Recording Human Bones en YouTube-. La batería de la rola Addictions la grabó en un puente neoyorkino con el oleaje en off y el beat de The Seagull lo hace con la llama del spray y el encendedor. En el video Making Music, hay un ejemplo de cómo hace sus canciones con sonidos “no-musicales”.

No te puedes perder rolas como “The Seagull”, “Color Wars (feat. Aaron Livingston)”, “Mi Corazón” yFuckable (feat. Baghdaddy)”; de su primer álbum: Muscle Milk (2011). Aunque mis favoritas son las del segundo disco: Moon Money (2012), que conocí gracias a unas amigas, con las que lo escuché mientras acampábamos en el Diente. La primera que ubiqué fue “There’s a Man Wating At The Bottom of the Stairs”. Estuvimos deliberando que el hombre que espera al fondo de las escaleras no da miedo por lo que pueda hacerte, lo que en verdad aterra es la razón porque la está allí.

Y es que es de esos hombres de traje que te dicen que subas a la limosina, que luego te explican. Pero “The Girl Who Stole My Tamagotchi” es mi rola favorita ever, y la más famosa en LastFm y Spotify. El mismo 2013, Hot Sugar sacó el Midi Murder EP y el Made Man EP, donde se aleja un poco de la música meramente instrumental y le entra a la sampleada. De la colaboración que hizo con sus compillas raperos en estos materiales, salieron varias rolas chingonas: “Laverange (feat. Kool Ad, Fat Tony Lakutis & Nasty Nigel)”, “56k (feat. Heems)” y –la que más me gustó del Made Man EP– “Erica (feat. The GTW)”. Ésta última tiene un video musical entre cómico y creepy, donde se representa la relación de Nick con una muñeca de esas que parecen reales, con su corito devastador: “Tired… I’m so tired of living with you / You’re my worst nightmare come true / My eyes drip low because of you”.

La neta vale la pena escuchar el trip de Hot Sugar, que logra hacer música de donde sólo escuchamos ruido sin sentido. Además tiene otra producción: Seductive Nightmares (2014), seguido de su segunda parte, el FADER MIX: Hot Sugar’s Seductive Nightmares Part II (2014). Su idea de hacer brotar el Canto de la “no-música”, además de ser novedosa, explora nuevas rutas musicales y logra unos beats aterradoramente seductores, que si bien te pueden quitar el sueño, también te pueden provocar unas deliciosas pesadillas.

 


Francisco López Ibarra (Mazatlán, Sinaloa). Director de la Revista Himen e Hybris. Colaborador en varias revistas como Letrina, Clarimonda, Luvina y Kraft de la Editorial Montea. Autor del libro Este no es un Mustang.

Comentarios