Kadavar es una pesadilla para la generación digital. Es una banda que se dedica a hacer álbumes para los polvorientos bastidores de las boutiques de vinilo de las calles; para ser descubiertos por fanáticos de la música real. Una agrupación cuya dedicación a su arte vintage es fiel y absoluta.

 

Texto por Mixar López

 

Pero lo que es realmente especial en este colectivo alemán/francés es su composición; y este año se estableció el torrente máximo para Kadavar a nivel creativo, su quinta entrega discográfica los apuntaló hacia las nubes. El disco presenta algunos de sus tracks más pesados, más brutales hasta la fecha, como “Into the Wormhole”, por ejemplo; pero también algunos de sus pasajes más sensibiliceros y etéreos, como “You found the best in Me” y “A L’Ombre Du Temps”.

Portada del disco.

Además, en “Tribulation Nation”, Rough Times cuenta con uno de los mejores hálitos de la banda: un himno ardiente impulsado por la psicosis de ‘Hawkwind’, seguro que será un loor culminante para sus shows en vivo de los próximos años. Es evidente la muerte de la composición clásica en sus canciones, que no son sólo colecciones de riffs, sino auténticas constituciones contemporáneas.

La pregunta es: ¿Rough Times abre una nueva audiencia para esta banda con sede en Berlín? De muchas maneras, sí. La pista ‘Skeleton Blues’ pueden atraer a los torbellinos más estridentes a su vórtice oscuro, mientras que la gran ‘Words Of Evil’ simplemente no puede ser ignorada por las comunidades más amplias del rock y el metal.

Cualquiera que ya esté bajo su hechizo se dará cuenta de que Christoph “Lupus” Lindemann y Christoph “Tiger” Bartelt (ahora con el nuevo bajista Simon “Dragon” Bouteloup) tienen la misma conexión, sin olvidar el pasado nebuloso del Metal con el que un día se juntaron con el Diablo… y todavía están haciendo cosas muy tétricas con él.

Comentarios