Mientras en muchas latitudes de México el año comenzaba caóticamente en un enero sin orden, el sentimiento colectivo parecía ser un estruendoso “sálvese quien pueda”. Por otro lado del espacio una tanda de meteoros, en una lluvia llamada Cuadrántidas, suficientemente brillante para ser vista durante el crepúsculo. Este fenómeno transcurrió los primeros días del año, cuando al mismo tiempo el quinteto Tijuanense comenzaba una nueva aventura: su reciente grabación musical, que desde un principio denominaron que sería un EP.

Bajo estas premisas y observando como tanta gente se organizaba para “arreglar” situaciones, Entre Desiertos decide arreglarlas en las partes que les corresponden, emprendiendo la realización de este material discográfico al tener previamente agendada una fecha en el posicionado Cine Tonalá, un espacio que a su corta vida ha dado rienda suelta a las presentaciones de arte multidisciplinario.

De esta manera y teniendo aproximadamente un mes de deadline para su presentación, la banda decide crear un búnker sonoro, que es el ático de la casa de Jacinto. Un lugar situado a la altura de la colonia Juárez, con una increíble vista panorámica de nuestra ciudad y la frontera. “Un espacio muy pequeño pero super acogedor, siendo paradójico, como físicamente es pequeño pero emocionalmente y visualmente no tiene fin. Ahí crecimos jameando, inclusive ahí grabé a Jacinto y Mahler, compositor de semáforo, por primera vez en nuestras vidas una canción”, comenta Rommel.

Con mucha apertura y sin tener más que el compromiso de creación, gestación y nacimiento de 5 temas musicales, el quinteto hiperactivo dejó fluir todo el amor, energía, cosas guardadas, experimentaciones, amenas armonías y arreglos oportunos, teniendo como resultado sonidos que delatan la intensidad de estas cinco almas juntas aprendiendo sobre el torbellino que va provocando el andar.

ERIZO tuvo quebrada de escuchar los avances del disco días antes de su lanzamiento. Siendo un play en repetición de la oficina. Canciones muy agradables, intensas, de poesía ingeniosamente sencilla. En algunos momentos me recuerda a aspectos del Café Tacvba que sí me gustaba, pues logran llegar a la creación de la mano de una gran fusión de músicos al servicio de la experimentación musical y de la traducción en letras de las conversaciones con el espíritu en la búsqueda de respuestas.

La cuenta regresiva está llegando a su fin, la cita es el viernes 3 de febrero en el Cine Tonalá situado en la Avenida Revolución entre las calles 6ta y 7ma, en punto de las 22 hrs con un cover de 150 pesos. Altamente recomendado para todo público, pues a diferencia de otras ocasiones, esta vez se suma el trabajo de interpretación creativa de artistas visuales como Ebert Ortiz, Jahaziel Tiznado e Isabel Herrera, quienes también son talento emergente de otras disciplinas escénicas en nuestra ciudad.

Y aquí una probadita con la canción “Simetría”, el quinto y último track del EP que presentarán este fin de semana:

Comentarios