Julieta Venegas comenzó como todos, localmente. Hoy es una artista reconocida a nivel internacional, que regresó a Tijuana para cantarnos su disco más reciente.

 

Julieta Venegas lleva años viviendo en la Ciudad de México, pero nunca duda en volver a su tierra cada vez que el tiempo se lo permite. Recientemente estuvo en Tijuana, presentando su séptimo álbum de estudio, Algo Sucede, y los Erizos fuimos a platicar con ella para saber más sobre su carrera.

Casi todos sabemos que Julieta Venegas, antes de ser solista, cantó para la banda de ska y punk Tijuana No. Era joven, tenía poco más de 20 años y eran populares, pero su ambición como artista era tocar el piano, así que abandonó la banda para escribir canciones más personales con tintes de pop y rock.

“Cuando me salí de Tijuana No! fue un poco traumático para mí. Sabía que no quería seguir ahí, pero no sabía qué iba a ser de mi vida y era como que a ellos los veía cada vez mejor, pero tampoco quería seguir como parte de un grupo”, nos dijo Venegas.

IMG_8365

A los 26 años decidió irse de Tijuana para emprender una búsqueda de nuevos espacios y para tocar con más gente: “Fue más que nada eso, para buscar espacio nuevos es necesario [mudarse]. Mucha gente se va a la Ciudad de México porque es una ciudad grande que te da muchas posibilidades”, comentó Julieta, que al llegar se enamoró de la ciudad y comenzó con su nueva faceta, una más versátil.

Sobre la evolución de su estilo, dijo que ha trabajado principalmente con sus deficiencias para crear música, y que regularmente escribe canciones cuando termina sus giras, pues suele aprovechar para encerrarse unos meses y experimentar con toda clase de instrumentos.

Ella prefiere no casarse con un sólo género musical, le gusta componer desde folklore hasta rancheras. Y en ese sentido, admitió que le gusta “ser una degenerada”, refiriéndose a que todas sus canciones han tenidos toques de géneros musicales distintos como sucedió en “Los Momentos”, un disco de estilo indie-pop minimalista.

Un producto de ese “degenere” creativo, es “Algo Sucede”, que fue recibido con coros del público en su concierto en Tijuana, donde asistieron varios fanáticos, pero también familiares de la artista.

IMG_8337

Venegas subió al escenario con un vestido largo de color azul claro. A su espalda, una pantalla ilustraba cada canción con videos oficiales y gráficos. No faltó su ya icónico teclado y acordeón. Con ellos, Julieta Venegas interpretó canciones como Algo Sucede, Una Respuesta, Porvenir y Tu calor, que hicieron cantar y hasta llorar al público.

La mezcla de estos instrumentos brindó armonía, erizándonos la piel con su degenere magnético, entre luces, proyecciones y el huracán de emociones que detonaban sus letras.
En general, fuimos testigos de un ambiente tranquilo y romanticón, ya que las canciones de “Algo sucede” pueden ser vistas con filosofía, del tipo que te pone a reflexionar y no necesariamente a bailar o brincar, como se acostumbra en el género pop, aunque a punto de terminar el concierto, Julieta accedió a complacernos con sus canciones más populares, como “Andar conmigo” y “El Presente”. Dos inclusiones que más de un fan supo apreciar.

Comentarios