El 19 de Agosto nos lanzamos a la segunda edición de Say North Festival en Mexitlan, un espacio que puede llegar a ser uno de los mejores venues para traer bandas de talla mundial a la región.

 

Texto: Javier Alejandro y Jeanete Ciénega
Foto: Javier Alejandro, Jeanete Ciénega, Greis Felix.

 

¿Se habían preguntado qué onda con esa piñatota que se ve al final de la calle Segunda? El famoso y memorable Mexitlán. Museo tijuanense que abrió sus puertas a principios de los 90’s, donde se reunían más de 150 modelos de esculturas, templos, monumentos y edificios de México antiguo y moderno.

Con el paso de los años, el museo no fue bisnes y se convirtió en un espacio de espectáculos, un lugar donde se realizaron importantes festivales y conciertos como Swenga Fest, alguna ves dimos el ¡Viva México! con Nortec Collective, bailamos caballito con la banda cafesitos -Cafe Tacvba- en un Rockampeonato Telcel, y ahora en el 2017 dio vida a la segunda edición del Say North Festival, el cual promete ser uno de los festivales más importantes y diversos del noroeste, y que viene para quedarse.

Todo empezó alrededor de las 13:30 horas, el clima estaba perfecto para degustar una Cucapa, cheve que acompañó toda la fiesta.Foto: Javier Alejandro

Coral Cods fueron los encargados de calentar el escenario y cantaron para unas 10 almas que se pusieron las pilas en llegar temprano. Esa es la onda de que los festivales empiecen tan temprano, las bandas que abren casi siempre tocan para los madrugadores -que son muy pocos-…¿sera que tienen que empezar más tarde? o ¿debemos educar al público a llegar temprano?

Coral Cods // Foto: Greis Felix

Le siguió Pilgrim de Mexicali, Black Paw, y por alguna razón, a Policias y Ladrones les toco madrugar y tocar a pleno sol.

Dromedarios Mágicos, desde Chihuahua nos trajo folk y puro amor.

Dromedarios Mágicos // Foto: Javier Alejandro

EL #SayNorthFest se caracteriza por ser un festival dirigido a todo tipo de público,  lo importante es disfrutar de la música y reencontrarse con amigos.

Foto: Javier Alejandro

Me fui a echar un rondin por el espacio mientras caía la tarde, y entre sol, viento suave, mercadito, cheve y amigos, en el escenario se escuchó Cesar Saez, Wet Baes, OOFJ (no muy amables con los medios pero que buena fiesta traen), Ethics (que si se lo perdieron pueden verlo en el Nrmal Baja), Spooky Cigarette, por mencionar algunos.

Foto: Jeanete Ciénega

Regrese al escenario cuando era el turno de Ramona, las luces eran tenues, se escuchaban unos cuantos gritos y chiflidos, y entonces salió la banda tijuanense, que ademas iban acompañados por Clarisa Brassea y en una rola apareció Gabriel Marher (vocalista de Jardín).Foto: Javier Alejandro

En el segundo piso parecía que había otro show, ahí la fiesta piñata no paraba de sonar con Le Rodriguez, Chucuchu, Ivy Satana, Morelos88 y más.

Foto: Javier Alejandro

Foto: Tamara Jiménez

Ya por ahí de las 22 horas, el escenario se preparaba para recibir a uno de los actos mas sorprendentes y esperado por muchos: Wheelchair Sports Camp. Si te gusta el rap, hip-hop, secuencias, baterías y trompetas duras, definitivamente Wheelchair es para ti. Este trio directo desde Denver no se cansaba de decir entre rola y rola “We love you Tijuana”, y es que ¿quién no puede amar a esta ciudad que nos da shows tan ricos? …nosotros también te amamos Wheelchair Sports Camp.

Foto: Jeanete Ciénega

El R&B mexa se hizo presente con Jesse Baez, ese morrito ojo verde de Guatemala que desde el Nrmal en CDMX nos sorprendió con la buena bailada que nos hizo dar.

El rollo ya se estaba acabando y solo faltaban tres actos. Entre aplausos, buenos humos y salud’s, Clubz aparece en el escenario (entrevista aquí). El duo regiomontano nos dejó con ganas de más fiesta, y por más que las voces exclamaban ¡otra, otra!, se despidieron dando lugar al mood romanticón de Camilo Séptimo.

Foto: Jeanete Ciénega

Santos llegó al final para despedir la noche, o al menos esa parte, porque como buen festival, el afterparty no podía faltar, pero nosotros ya estamos viejitos y hasta aquí la aguantamos.

Nos vemos en el 2018.

¡Larga vida Say North Festival!

Foto: Javier Alejandro

Comentarios