Nos aventamos a la segunda edición del Festival Fuerza Rock para cantar y bailar en una sesión maratónica de 13 horas, donde la cereza del pastel, fueron los artistas que dedicaron tiempo a convivir con los fans.

 

La cita era a las 12:00 en punto, cuando el sol está en su punto máximo y ninguna estructura da sombra. Yo llegué a las 3:00 PM por motivos ajenos al clima y su temperatura, pero aun con mi “retraso elegante”, el sol no cedía y quemaba más de la cuenta.

Llegar relativamente tarde me costó perder la participación de Okills, Clemente Castillo y Banda De Turistas, pero atrás de la fila que hacía para entrar, pude escuchar “La chica rockabilly” de los Rebel Cats, poniendo a bailar a la raza que sí llegó puntual.

Una vez dentro me acoplé en el charco de gente que seguía bailando al ritmo de “Prisionero” con la que se despedían nuestros amigos, los rockabillies chilangos.

El calor arreciaba y lo sé porque me sudaba hasta el alma. Recorriendo el espacio pude ver que había algunas carpas que vendían la cura a mis bochornos: un oasis de helada y muy necesaria cheve que no dudé en comprar.

Casi enseguida corrí a buscar a los felinos rebeldes. Me dirigí al lugar justo a un lado del escenario, donde sobresalían unos gigantescos tentáculos que iban desde el suelo hasta el techo y unas palmeras de papel maché.  Era la zona de prensa, y algunas de las bandas iban a darnos un tiempecito para contestar preguntas sobre el evento.

RebelCats

Todos estábamos listos para recibir a los Rebel Cats, que muy puntuales aparecieron por una pequeña puerta que daba al escenario. Vince, Chucho Tormenta, Vincent Van Rock y Lalobilly se mostraron sonrientes.

“¿Que opinan de lo que actualmente está pasando en el país?”, preguntó un reportero entre la ola de lentes y grabadoras que apuntaban con dirección a la banda, y con todo el style valemadrista que caracteriza a Vince, contestó que no les importaba.

La palabra clave que caracteriza a la banda, aseguró, es la diversión y por lo tanto su trip es que la raza se olvide de todas esas broncas y que disfruten los momentos agradables de la vida, como lo fue el Fuerza Rock.

En el escenario ya estaba tocando Comisario Pantera, que se aventaron rolitas ya conocidas como “Murasaki”, “Cada vez que mientes” y “No es por ti”, sin olvidar las más recientes, “Aire” y “En mi defensa”, por mencionar algunas que la gente muy prendida coreó. Entre aplausos y gritos eufóricos del público que pedían más, los Comisario se despidieron con “Amiga” y agradecieron al público su presencia.

Esta fiestota ya no se podía echar pa’tras, y no era para menos si lo mejor estaba por venir. En lo que los stage managers acomodaban cables, instrumentos y una que otra ramita tropical para el siguiente artista, me fui a dar el rol por todo el recinto que era bastante transitable y al que aún seguía llegando bandita bien preparada, con lentes de sol y sombreros para soportar el inclemente sol.

Además de cerveza, me topé con foodtrucks que ofrecían comida para aguantar la fiesta y con un puesto de la merch de las bandas.

caloncho

Mientras la raza esperaba, acostados y sentados en el suelo al más puro estilo Woodstock, se empezaron a escuchar unos “wuuuus” acompañados de un guitarrazo.

Volteo y veo a Caloncho en el escenario, con un set muy completito, lleno de frescura tropical que hizo a todas las morras cantar y bailar. Llega la rolita de “Palmar”… Y aparece Mon Laferte en el escenario como invitada. ¿La rola más coreada? Definitivamente “Chupetazos”, y es que ¿a quién no le gusta estar niple contra niple?

Mientras Caloncho terminaba su participación, comenzó la rueda de prensa con NTVG. Uno a uno fueron entrando, Emiliano (el vocalista) se dejó ver con una muy notable camiseta de Cerati.

Recién bajados del avión, porque una noche antes tuvieron show en Guanatos, dijeron estar muy contentos de ofrecer su segunda visita a Tijuana y de compartir escenario con las bandas que tocaron.

Mon

Desde la carpa de medios, pude escuchar los gritos que daban la bienvenida a Mon Laferte. No quería perdérmela así que volví y encontré a unos compitas que emocionados por el show de la chilena cantaban a todo pulmón “Amor completo” junto con toda la gente se prendió y olvidó el calor coreando de principio a fin las canciones que Mon interpretó.

Entre todo el repertorio, tocó una nueva canción llamada “Bonita”, aunque claro que la más esperada fue “Tu falta de querer” donde cientos de voces se unieron coreando con dramatismo.

Algo que llamo mi atención fue que durante la participación de Rebel Cats, Caloncho y Mon Laferte, siempre en una de las rolas mas bailables, se trepaban los compañeros musicales al escenario convirtiendolo en una pista de baile. Que buena fiesta han de armar ellos también.FuerzaRock (12 de 30)

El escenario se vació y tras comprar otra cheve para el calor, aproveché para darme otro rol y ver cómo seguía el cotorreo, me sorprendió ver un ring de luchas en el que se debatía nada más y nada menos que el Trofeo Fuerza Rock entre los luchadores que peleaban por él. El ring estaba rodeado de bandita que divertida echaba porras a su favorito y entre ellos, se asomaba uno que otro apostador.

Escuché un par de acordes de guitarra y cuando volteé al escenario me di cuenta que estaban listos los uruguayos de No Te Va Gustar, así que pegué fuga y adopté un lugar muy cerca del escenario para no perder detalle de su actuación.

Al lado de mi una señora me preguntó si ya los había escuchado antes, y al contestarle que sí, me confesó que era originaria de Argentina y que venía desde Los Ángeles solo para verlos.

Empezaron con “Cero a la izquierda” su reciente rolita de “Viajando sin espada” y “Comodín”. Sorprendieron a todos cuando al finalizar su rolita de “Paranoia”, tocaron “Esa Noche” de los Tacvbos.

Emi Brancciari, el vocalista, interactuó con el público y reafirmó sentirse feliz de estar nuevamente en la ciudad. Siguieron la fiesta con canciones conocidas como “A las nueve”, “Chau”, “El destierro” y “Al vacío”. NTVG se mostró muy enérgico en su participación y antes de irse prometieron volver más seguido.

El Centro de Espectáculos Alamar ya estaba más lleno y no era para menos. Se acercaba el momento en escena de León Larregui.

MLeonis piernas reclamaban una vuelta más para cotorrear con la gente, pregunté a algunos asistentes cómo se la estaban pasando y casi todos reconocieron la puntualidad del evento. Otros tantos celebraron que Mon Laferte había estado fabulosa, y unos más dijeron que No Te Va Gustar si les había gustado.

Todavía faltaba buena parte de la fiesta y regresé a mi lugar para disfrutar a León, quien salió entre humo y luces que lo hacían parecer que venía de otra galaxia. Sin emitir palabra alguna comenzó su show.

Larregui se aventó canciones de su disco “Voluma” como “Zombies”, “Tiraste a matar” y “Mar”. Pero definitivamente, cuando empezó “Brillas”, pude ver varias parejitas cariñosas con el mood romántico de esa rola y más tarde, con “Locos”.

Así como apareció entre el humo, también se desvaneció en él. Al terminar su turno muchos fans abandonaron el Alamar, demostrando que solamente iban por Larregui.

Obviamente yo me quedé pues tocaba el turno de los mismísimos Tres de Chile. Esta fiesta no podía ponerse más buena pues los que nos quedamos disfrutamos de la presencia de estas leyendas del rock que aparecieron en el escenario para revivir el ánimo. “Ustedes son los papas de todos los que tocaron antes”, alguien gritó entre el publico.

“Buenas noches Tijuana” fue la llave que abrió unos inesperados círculos de slam al ritmo de estos grandes. La melancolía invadió a los más oldies y canciones como “Tírate”,  “Olor a gas” y “La Torre de Babel” hicieron crecer más el slam. Y no podia faltar el cover que le hacen al cachanilla Cirerol con la rolita de “Soledad”. 

De pronto Álvaro, vocalista del grupo, bromeando dice “ahi les va un cover de Café Tacvba”, y enseguida “Dejate caer” empieza a sonar, con la versión de los tacvbos.

Fue muy sorpresivo cuando antes de interpretar “Tírate” invitaron a Mon Laferte a compartir escenario, imagino el honor que debe sentir la morrilla chilena. Entre las últimas sonó “Amor violento” generando que los enamorados se adueñaran de la pista por segunda vez. Así fue como Los Tres se despidieron dejándonos la promesa de regresar. 

Creíamos que la fiesta estaba por terminar y decidí sentarme en el piso. Estar todo el día parado era un esfuerzo que vale la pena, pero el cuerpo lo resiente.

Enjambre

Pronto se apagaron las luces y la pantalla empezó a proyectar imágenes en un fondo rojo. Sonaba un intro que parecía algún trío o conjunto popular, me paré de mi cómodo asiento (el suelo) y me acerqué pues ya sabía que eran los zacatecanos de Enjambre.

Sonaba ya un sintetizador que entonaba “Cobarde” y podía ver algunas siluetas que apenas se distinguían entre las luces y el humo. Una silueta más nítida salió de la oscuridad, y era Luis Humberto Navejas, que con la mano en alto saludaba a su público.

“Dulce Soledad”y “Visita” no pudieron faltar además de las más recientes “Sábado perpetuo” en la que Luis Humberto mencionó que era dedicada a su Zacatecas, aunque esa noche se la dedicaba a Tijuana. Ellos se despidieron con “Manía Cardiaca” dejando un público extasiado y muy agradecido de volverlos a ver.

Con la emoción a tope que nos dejó Enjambre seguimos disfrutando de la fiesta que ya estaba dando sus últimas patadas, pues solo faltaba División Minúscula para cerrar con broche de oro el festival.

Mi pandilla y yo estábamos que no podíamos más del cansancio pero un rato más de fiesta no nos caía mal. El Alamar todavía se veía lleno de people aguantadora que quería seguir la fiesta con División y sus ya famosas rolitas “Luces de esta ciudad”, “Sognaré” y “Las luces de esta ciudad”.

Definitivamente el Fuerza Rock rifó, estuvo lleno de muchas sorpresas y buena vibra musical. El cartel con las más de 12 bandas nacionales e internacionales fue del agrado de los asistentes, incluso entre algunos comentarios que escuché, había quienes deseaban que este tipo de eventos se repitiera.
Estuvo genial, y me encantaría que cada año se pudiera realizar un evento como éste”, dijo una chica del público, “estuvo muy bueno que hayan reunido tantas bandas, tanto nuevas como ya clásicas y agrupaciones de otro nivel como NTVG“.

Bulldog, ahora si se la rifaron, nada mas pa’la otra les encargo sombrita.

Comentarios