El día había llegado y la alegría brotaba por toda la ciudad, cientos de personas se dieron cita en Black Box para poder presenciar la primera vez, la primer presentación del gran Jorge Drexler en Tijuana.

Arribamos al lugar a las 6:30 PM, un aprox, ya ves que la emoción te hace olvidar el reloj, nos dijeron que las puertas abrirían hasta las 8:00 PM y la fila ya estaba doblando la calle: las expectativas del ritual que comenzaría estaban a flor de piel.

Entre los asistentes se podían escuchar comentarios de nervios y alegría por estar ahí, las redes sociales se inundaron de fotos comentando sobre la larga fila a tan temprana hora. Los ERIZOS decidimos esperar en un bar que estaba cruzando la calle para poder ver el momento en que las puertas se abrieran y por fin estar un poco más cerca de la historia que se escribiría esa noche.

Llegó el momento y la gente comenzó a entrar, afortunadamente nuestro lugar estaba asegurado y corrimos a nuestros puestos. Las caras de la personas alrededor lo decían todo, no podían ocultar la emoción de ver la fila avanzar y estar a menos tiempo de ver a Drexler. Era algo contagioso, incluso los que pasaban por la avenida y veían la fila, se acercaban a preguntar ¿qué sucede?, ¿quién viene?

Una vez adentro del lugar tomó menos de una hora para que el espacio se llenara de cuerpos acalorados que hacían filas para acomodarse, emociones que se filtraban entre el alcohol que ofrecía la barra y nosotros con el ritmo cardiaco prendido.

Todo estaba listo en el escenario, los puestos de Drexler y acompañantes de lujo, Luciano Supervielle y Matías Cella, música de fondo que pretendía calmar nuestra ansiedad en la espera; una canción y gritos, dos canciones y silbidos, tres canciones y aplausos que sólo nos ponían más emocionados esperando la llegada del poeta, cantautor, Jorge Drexler.

9:30 PM y las luces se apagaron, por los espacios entre el escenario y las escaleras que llevan al camerino se dejaron ver unas luces y un mar de gente se convirtió en un huracán de gritos incontrolables y halagos a la silueta delgada que subía al escenario con una guitarra. Las luces encendieron y Drexler con las manos en alto saludaba a las más de seiscientas almas reunidas. Dejó ver el más claro gesto de agradecimiento y humildad por estar en esta frontera cuando de rodillas besó el suelo de escenario.

“Buenas noches Tijuana” y los primeros acordes de “Causa y efecto” se dejaron escuchar de viva voz. Su cara no ocultaba la alegría que lo embargaba. Continuo con “Polvo de estrellas”, remarcando un “No dejaremos huella, sólo polvo de estrellas”. Los gritos no cesaban, TODOS cantábamos al unísono. Llegó el momento en que el uruguayo nos dedicó unas palabras exponiendo lo evidente, se dijo muy contento de estar por primera vez en Tijuana y las ganas inmensas que tenía por tocar acá.

dsc_0095

Fotografía por Greiis Félix

Continuó con “El pianista del gueto de Varsovia” para después darle paso a un intro de sólo piano de Luciano Supervielle a quien presentó muy felizmente, para después interpretar “La edad del cielo”, “Perfume”, “Eco” y continuar una maravillosa interacción con el público al indicarles silbidos y coros para “Guitarra y vos”, cada uno de los que formábamos parte de este punto de reunión se encontraban atentos a cada indicación que Drexler hacía, éramos el concierto. Una de las partes que más emocionó a los presentes fue cuando interpretó a capela el tema “Al otro lado del río”, su voz tenue inundó entre silencios que nos hizo recordar de dónde venimos y hacia dónde hay que remar.

Drexler aprovechó para hacer un merecido homenaje al recién fallecido Leonard Cohen con “Dance me to the end of love”. No dejaba de arrancar gritos eufóricos, a lo que el cantautor comentó “esta siguiente canción es la que más me gusta tocar del mundo”, “María Bonita” que a todos nos causó melancolía por hacer referencia al mexicano Agustín Lara. Continuando con el repertorio “Milonga paraguaya” y “Fusión”.

Entre la interacción infinita con el público que le pedía canciones sin parar, muy atento el uruguayo agendaba para cantarlas, hubo un momento donde se disculpó: “Les pido disculpas porque esto se va a extender un poco más de lo planeado”. Dijo también que la canción siguiente había sido inspirada en uno de los más grandes, Caetano Veloso, se refería a “Don de fluir”, pero interpretó primero “ Desde que o samba é samba” del  mencionado brasileño.

dsc_0120

Fotografía por Ale Esquer

El momento de mover el cuerpo estaba por comenzar cuando Jorge Drexler anunció “Universos paralelos”, continuando con una versión especial de “Deseo”, un cumbión que nos puso a entrelazar pies. Argumentó que el último disco (Bailar en la cueva) había sido grabado en Colombia. Hizo referencia a los más de dos mil haitianos que están en la ciudad de Tijuana esperando asilo político en Estados Unidos, contando así la historia de la llegada de sus abuelos a Sudamérica, que antes había comentado a ERIZO; “Todos decían que no, cuando dijo que sí Bolivia”. Así Drexler agradeció y salió del escenario dejando a la eufórica marea de personas, que a una sola voz coreaban “otra, otra”, “olé olé olé olé, Drexler, Drexler”.

Las luces se volvieron a encender y reapareció para que en los primeros acordes de “Bailar en la cueva” se formarán círculos de desinhibidos cuerpos moviéndose al ritmo de cumbia.

Aprovechó que estábamos en vísperas de “la gran luna” y contó una breve historia de cuando tumbado en las arenas de una isla venezolana él juraba que la luna le hablaba, pues ahí la pena no lo tocaría; nos hizo continuar bailando con “Luna de Rasquí”. Esta vez salió del escenario y parecía que no regresaría, pero ante los incesantes gritos, regresó.

dsc_0123

Fotografía por Greiis Félix

Todo el concierto fue increíble, una amalgama de emoción pura, bailongo y vida, las tres mejores canciones las guardó para el final. “Frontera” evidentemente dedicada a Tijuana, “Me haces bien” y “Todo se transforma”, esta última sin duda la más coreada. Terminó y agradeció junto con todos los músicos acompañantes, levantando los brazos, dándole la mano a los más cercanos y recibiendo uno que otro regalo que los fans le hacían. Sorpresivamente se dejó caer a los brazos del público, quienes lo pasearon por buena parte del Black Box.

Fue una de las noches más mágicas que hemos vivido, llena de sorpresas y la admirable presencia de Jorge Drexler. No hay manera de explicar tanto comprimido en un solo ser, nos dejó con ganas de más y la promesa de regresar.

Esperemos que este “hasta luego” se cumpla pronto.

ERIZO, te dejamos este listado de canciones, para que recuerdes la magia drexleriana que llegó a Tijuana:

1.- Causa y efecto https://www.youtube.com/watch?v=-FPoBP35Lws

2.- Polvo de estrellas https://www.youtube.com/watch?v=84bWW04wHvM

3.- El pianista del gueto de Varsovia https://www.youtube.com/watch?v=eXj1r-GuXX0

4.- La edad del cielo https://www.youtube.com/watch?v=nz0sXfWut6I

5.- Perfume https://www.youtube.com/watch?v=266PIgXztco

6.- Eco https://www.youtube.com/watch?v=WICcHQO4I-Y

7.- Guitarra y vos https://www.youtube.com/watch?v=xugOpnmEjek

8.- Al otro lado del río https://www.youtube.com/watch?v=kXXBBrEn1PE

9.- Dance me to the end of love (Leonard Cohen) https://www.youtube.com/watch?v=QosVwOM-f5E

10.- María bonita (Agustín Lara) https://www.youtube.com/watch?v=W-1QSnbKJJU

11.- Milonga paraguaya https://www.youtube.com/watch?v=6UlWDvs4B6w

12.- Fusión https://www.youtube.com/watch?v=nN5mx6-U7HE

13.- Desde que o samba é samba (Caetano Veloso) https://www.youtube.com/watch?v=rfYfNtcP66w

14.- Don de fluir https://www.youtube.com/watch?v=yC-JZZZxABU

15.- Universos paralelos https://www.youtube.com/watch?v=LnWdK7xpnIE

16.- Deseo https://www.youtube.com/watch?v=DmDJcyQIy0s

17.- Bolivia https://www.youtube.com/watch?v=DH6oelGLCKI

18.- Bailar en la cueva https://www.youtube.com/watch?v=s9eVxgXS1ic

19.- Luna de Rasquí https://www.youtube.com/watch?v=pLg8CZ6qM9g

20.- Frontera https://www.youtube.com/watch?v=nA4jPF8VsTs

21.- Me haces bien https://www.youtube.com/watch?v=LEAYqOo7-zQ

22.- Todo se transforma:

Comentarios