Dentro de todas las gamas existentes y por existir dentro de la música clásica contemporánea, está la etiqueta de “espectralismo”, la cual se caracteriza por la intervención de elementos electrónicos como las computadoras, para mutar el timbre en la calidad sonora y de la música, de lo que se derivan vibraciones, harmónicos, oscilaciones o tonos que, le dan la calidad de espectral para muchos estudiosos de la música moderna de la segunda mitad del siglo XX.

 

En esta misma etiqueta se agrupan a varios compositores y ejecutantes como el fallecido Giancito Scelsi, pero el “sub género” vino a cobrar importancia cuando en la década de los 60’s, en la lejana Bucharest, Rumania, un grupo de compositores comenzaron a experimentar aplicando dichos principios de la fenomenología de la música, además de comenzar a interesarse por las vanguardias de la época, como la musique concrète en Francia.

En este panorama se encontraba el rumano Iancu Dumitrescu, el compositor hoy de 73 años, quien vino a redefinir la música experimental, incorporando todos los elementos anteriores y rompiendo con la mayoría de las etiquetas, nunca se identificó con ninguna de ellas, ni con las corrientes francesas, ni con la llamada música espectral, solo definió su música como ‘música experimental’, y negó cualquier relación con la música acusmatica a pesar de incorporar elementos de esta.

Dumitrescu ha creado una obra autentica y larga, dado que en 1976 fundó el Hyperion Ensemble, el cual se dedica a tiempo completo a tocar y presentar la obra del compositor, y en muchas ocasiones siendo dirigidos por él mismo o su mujer Ana Maria-Avram. La música del compositor rumano es el sonido del caos que cae bajo el peso del silencio, ya que Dumitrescu le da el espacio necesario al oyente de reflexionar, llevándolo por lugares sonoros jamás escuchados antes, fijando pautas y arrastrando al mismo a un lugar completamente diferente de donde originalmente comenzó.

Se han escrito libros, hecho documentales y registrado docenas de conciertos en vivo del ensamble bajo su propio sello, Edition Modern, pero no hay como escuchar su obra que, aunque es basta, se podría comenzar por un álbum el cual considero esencial, o posiblemente el más popular, Medium III, que cuenta con las obras más conocidas del compositor, de sus primeros álbumes como solista, el más completo, que atrapa claramente la esencia del músico, ejecutado por su mismo ensamble.

Ha colaborado con una gran cantidad de músicos legendarios y de diferentes nichos musicales como Fernando Grillo, Stephen O’Malley, Chris Cutler, Tom Hodgkinson, Oren Ambarchi, entre muchos otros. Pero, Dumitrescu ha bajado la actividad profesional en su vida, debido al fallecimiento de su mujer Ana Maria-Avram, el año pasado, la cual además de ser pareja sentimental, fue su aliada en la cuestión profesional, lanzando álbumes en conjunto con composiciones de ambos.

Dumitrescu es uno de os últimos grandes compositores de la música experimental,  que redefine muchos de los conceptos dentro del nicho de la música académica o especializada, un iconoclasta por sí solo, donde su aproximación al mundo de la música experimental, aclara mucho de la visión sonora de otros exponentes que actualmente escuchamos.

Comentarios