Una extensa narración de acciones heroicas y trascendentales en torno a un héroe, escritas en hexámetros de un largo aliento hiphopero, en cinco partes que abarcan desde el boom-bap (loops de golpes acústicos de batería cortados para ser usados en cajas de ritmo), la lírica (poesía), el trap (mezcla de rap, hip-hop y dubstep), la bomba (primera música autóctona de Puerto Rico), la bomba yucateca (dicho rimado de carácter festivo) y el huapango huasteco (baile ejecutado en tarimas de madera basado en una larga historia de “ires”) es ‘Define’, el nuevo material discográfico de ‘Olmeca’, el catedrático del hip-hop underground de Los ángeles, California y la Comunidad Chicana; responsable directo de que el rap versado en spanglish se encuentre en estos momentos en un cetro multicultural.

Con ‘Define’, Olmeca trata de exponer de manera unívoca y ecléctica, con una precisión musical, la comprensión étnica de un pueblo entero.

‘Define’ es la conceptualización en hip-hop de la identidad cultural: la lengua, el sistema de valores y creencias, las tradiciones, los ritos, los comportamientos de una comunidad, como lo es la Chicana. Aspectos tan diversos que le dan sentido al panorama político contemporáneo. Peculiaridades propias de una cultura, que con Olmeca y a través del rap, nos llevan a la superación social.

“No estoy dispuesto a permitir que la “era Trump” represente quiénes somos como sociedad y como personas”, dice Olmeca; por eso, creó este nuevo material, para darle dilucidación a todas las personas que están fuera de esta era por elección propia. “La gente de Latinoamérica es dura, revuelta, hermosa y está aquí para quedarse”. Con este trabajo, Olmeca define, precisa, establece y concreta en nuevo sentimiento de una nación que se niega a ser amurallada.

‘Define’ es el primer sencillo de lo que será el nuevo sonido de Olmeca. ‘Define’ es un súper track maestro; Olmeca sabe, y muestra con este sencillo, que las definiciones son las guardianas de la racionalidad, la primera defensa contra el caos de la desintegración mental.

 

Comentarios