“Entre Mundos” es arte, cultura, respeto a la tierra y a los seres vivos.

Entre Mundos es un establecimiento ubicado en la Zona Centro de la ciudad. Siendo específicos, lo podemos encontrar en la calle primera entre avenida Revolución y Madero, justo frente al Museo de Cera.

Es un restaurante-bar, hostal y sala de conciertos, pero también ofrecen diversos talleres artísticos con los que intentan rescatar algunos principios filosóficos de pueblos originarios, mismos que solíamos conocer como pueblos indígenas. Esta expresión cambió debido a la discriminación y a la indiferencia que se les ha dado en una sociedad consumista, que se mueve a un ritmo cada vez más rápido.

Erizo platicó con algunas de las personas que iniciaron este proyecto, entre ellos Rodrigo Yagues, quien nos habló sobre la misión y visión del lugar, que es recordar nuestras raíces para crear una comunidad ecológica, inclusiva y respetuosa, mediante la complementariedad y la autodisciplina como ejes principales.

Este lugar está compuesto por tres pisos y un sótano; en el primer piso se encuentra el restaurante-bar y un escenario. Es un espacio amplio, lleno de pinturas, esculturas e instrumentos musicales, además de mesas y sillas que forman una confortable sala de estar. También cuenta con una terraza que conecta con la calle por la que transitan en su mayoría turistas y locatarios que venden fármacos, artesanías y comida.

El segundo piso se utiliza para los talleres, y también funciona como galería de arte. Si seguimos subiendo, notaremos que el tercer piso sirve como hostal, un área acondicionada para recibir a personas que buscan hospedaje, donde el presupuesto no es mayor problema, pues los encargados se portan accesibles con el público en general. Por otro lado, el sótano funciona como lugar  para ensayos, multidisciplinas y eventos underground.

Además, Rodrigo nos comenta que tienen un rancho en las afueras de la ciudad donde tienen sus propios cultivos para preparar los alimentos que ofrecen en su restaurante. Él resalta que al comercializarlos no elevan sus precios como lo hacen otros locales con este tipo de comida, ya que hacerlo provoca segregación, donde solo unos cuantos con posibilidades económicas podrían obtenerlo; por cuestión bioética, Rodrigo cree que la comida orgánica debería estar al alcance de cualquier ser humano.

Con estas acciones, lo que buscan es liberar… pues la mayoría de los alimentos que obtenemos en el supermercado, son genéticamente modificados, por lo cual, son una manera de control: “¡Todo lo que comes es transgénico!” enfatizó Yagues, gritando con sus ojos. Poco a poco y sin darnos cuenta, los alimentos transgénicos alteran nuestro organismo, acarreando enfermedades como la obesidad y el cáncer, entre otras. 

Otro de los objetivos que tiene Entre Mundos es la inclusión, Rodrigo aporta su punto de vista sobre el papel de un músico en la sociedad, comentando que: “ los músicos unen a la gente”, además -dice- tienen una gran responsabilidad ya que “la música son los nuevos libros, pues la gente ya no lee”, concluyó.

Y entre los integrantes del colectivo, también se encuentra el músico Alan Lezama integrante de la legendaria banda de punk Solución Mortal , dice que una de sus ideas principales es hacer de Entre Mundos un “gran espectáculo”, donde la interdisciplinariedad sea el detonante, pues busca integrar  todas las artes en una misma fiesta:

“Imagínate en un solo escenario, músicos, bailarines, actores, camarógrafos, artistas plásticos… todos aportando sus habilidades” dijo emocionado.

Y como Alan es de los que piensan que: “el chiste es no dejar las cosas solo en ideas, sino llevarlas a cabo” el sábado 19 de diciembre se materializó lo anterior: pintura, fotografía, artesanía, música, gastronomía,  fueron parte de un solo festejo en su posada navideña donde  tocó una de las bandas tijuaneses más representativas del reggae, Cáñamo. Qué mejor lugar para celebrar que éste, cerquita de la Zona Norte de su corazón.

Entre mundos es una casa cultural abierta a la comunidad, un lugar para compartir, crear y disfrutar del arte; un reflejo de lo que es y ofrece nuestra ciudad fronteriza.

Comentarios