El Festival Low Waves presentó 13 proyectos de música independiente de la región. Si te lo perdiste, no dejes de leer nuestro review. Si asististe y recuerdas algo que nosotros no, te invitamos a compartirnos tu experiencia.

 

Pasaron ya varios días y aún nos estamos reponiendo tras el Low Waves, un festival que se llevó a cabo en Margaritas Village y que días antes comenzó a anunciar un sold out en sus distintos puntos de venta. Su alineación era prometedora y la expectativa fue alta.

Y es que el cartel, pese a ser local, juntó a varias de las propuestas más populares del momento, como Jardín, Entre Desiertos o Ramona, aunque también generó un poco de nostalgia, cómo no, con Don presente. El lugar abrió puertas a la 1 PM, aunque las bandas comenzarían a tocar una hora después.

Nosotras (las chicas erizas) decidimos llegar a las 8 de la noche pensando que sería buena hora: ni muy tarde, ni muy temprano. El lugar no estaba totalmente abarrotado, al menos no en la barra, ni en el pasillo de la entrada, pero cada vez era más difícil colarse entre la gente para ver a las bandas.

Cuando llegamos, estaba terminando de tocar Days of Struggle, así que, para no perder más detalles, dimos una rápida vuelta por el lugar y pedimos cervezas. El evento llevaba unas dos horas de retraso aproximadamente.

Justo a la entrada del Margaritas se instalaron algunos puestos, como The Youth, con su venta de gorras, parches y camisetas. La Brownie Girl, con sus famosos y deliciosos postres. Enseguida, instalaron un puesto con merch de las bandas, y uno último con ropa de Mexican Fashion.

La barra principal del Margaritas vendía pisto nacional a 25 pesos, pero a un costado del escenario, se vendían litros de bebidas preparadas y muy coloridas por 50 pesitos.

Ya de frente al lugar donde tocaban las bandas, notamos que más de uno comenzaba a apretujarse, “casi casi” invadiendo el espacio de los músicos.

Mientras Jardín se instalaba, nos dedicamos a buscar caras conocidas. Entre el público, pudimos distinguir a miembros de otras bandas locales, como Glasmus y Some Kind of Lizard.

Jardín

Foto por Ebbie Valencia

Jardín comenzó a tocar, y la gente, entre que bailaba, aplaudía o respondía con gritos eufóricos a los comentarios del vocalista, se vio participativa y animada. Era el cumpleaños de su guitarrista, Alejandro Michel y aprovechamos este espacio para felicitarlo nuevamente.

Como siempre, Jardín es un arrullo hipnótico, entre sus arreglos de piano y sintetizador, el swing de su base rítmica, y los rasgueos de sus guitarras.

A ellos le siguió Trillones, una propuesta de música electrónica pedida por muchos. Quizá por ello es que su participación se sintió tan breve. Muchos de los comentarios que vimos en Facebook, mostraban un interés particular en el proyecto de Polo Vega, el músico detrás de Trillones, pero en menos de lo que pensamos, ya estaba acomodándose Don para tocar.

DON

Foto por Ebbie Valencia

El hardcore/pop punk de Don prendió todavía más a la gente. Al punto en que, preguntar si hubo slam resultaría ofensivo. La gente no solo coreaba, sino que gritaba las canciones, y en un lugar abierto, donde la música sonaba a varios decibeles por encima de lo recomendado, era sorprendente escuchar la voz del público.

Veíamos el show desde atrás… es decir, no veíamos nada, así que en cuanto terminó Don, nos metimos entre el público, aprovechando el break, y quedamos justo de frente al vocalista de Entre Desiertos, un morro que con sus chistes entre canciones nos pareció simpático, y que con su voz y actitud como músico, nos dejó ver que ser ocurrente no está peleado con tomar seriamente lo que haces y ser respetuoso con tu público.

Algo que siempre es de admirarse en una banda, es lo versátiles que pueden llegar a ser sus músicos. Entre Desiertos tiene esa cualidad. Son multiinstrumentalistas y además de una voz principal, hay canciones donde podemos escuchar a su baterista adoptando este rol.

Rommel

Foto por Ebbie Valencia

Ellos tocaron tres canciones nuevas, Semáforo, La Gota y Túnel y los interesados en escucharlas, pueden hacerlo gracias a un amigo de la banda, Sergio Martínez, que grabó las ocho rolas de Entre Desiertos en el festival.

Justo después de que terminaron, llegó Loquera Tradición con varios covers cumbieros, mezclados con música electrónica, para ponernos a bailar. Canciones conocidas como “Baila esta cumbia” de Selena y “17 años” de Los Ángeles Azules pasaron por el repertorio. Ya entrados en calor se aventaron una adaptación de “Brillas” de Zoé, y nos regalaron unas diademas con forma de cuernos, avisando eran “pa’ las jainas” mientras las rolaban entre el público para despedirse con “Te falta un poco de maldad” y dejarle paso a Ramona.

Como ya les comentábamos, el evento iba un poco retrasado. Hubo cambios en el orden que inicialmente se presentó en la página de Low Waves, y no pudimos quedarnos a verlo todo, así que no podemos dejar de preguntarles qué les pareció el festival.

Esperamos que la asistencia que vimos en este evento se repita en próximos festivales, pues indudablemente, somos nosotros, la audiencia (tanto como las bandas) una de las piezas clave para hacer crecer a la escena local e independiente.

 

Comentarios