A pesar de que las nuevas herramientas tecnológicas permiten posibilidades de difundir cualquier material creativo y llegar así a nuevos públicos y otros horizontes, desde hace un par de años hemos visto en el mundo de la música una notable nostalgia y resurgimiento de los discos y vinilos en formato físico.

 

Sin embargo, hay quienes van más allá de esa nostalgia convencidos de que esta tradición de lo físico no desaparezca, uno de ellos es el rapero moreliano Bisorman, quien hace unas semanas apostó por reeditar su álbum Pasamanos, sobre todo por la conciencia de mantener algo tangible que de muestra de lo que se ha generado.

Cuando le pregunté el porqué de esta decisión, me dijo tajantemente: “Soy de los que se niegan a que se pierda la chida tradición de los discos en físico, ahora que la tecnología se abrió paso y nos da nuevas posibilidades para difundir y obtener música, es una abertura maravillosa, pero no me gustaría que la tradición del disco desaparezca”.

A Bisorman le gusta que exista “un poco de todo” en torno al material físico, es decir, acepta que hay añoranza y nostalgia tras de este tipo de materiales, sin embargo, se considera un total partidario de que la cultura del disco en físico “no muera”, porque se considera “un conservador añorante” (risas), aunque también le encanta esto de las plataformas digitales para obtener y difundir la música, porque “es una revolución que nos favorece a todos, pues te abre la ventana lo bastante para circular tu mercancía”.

Pasamanos es un material que publicó a principios del año 2014, solo en versión digital para su descarga por Internet y su difusión se dio por esta única vía durante un lapso muy corto. Lo grabó entonces bajo el sello En El Aire Records, actualmente transformado en el Colectivo Nosotros Los Otros.

Carátula del disco.

En la parte musical intervinieron varios de sus talentosos amigos como Negro Suárez (Soul Digga), quien hoy incursiona en el género del Trap; Demian Crate, un Beat Maker y rapero de Durango llamado Boher en un remix en el tema “Dilema”, además que el arte del disco estuvo a cargo Óscar Gaitán, un joven dibujante y el Richard en la parte del diseño.

El disco comprende cinco temas, un bonus track titulado “Ser Hurbano” y un remix del mismo, donde colabora Demian Crate, a quien Bisorman considera como el exponente más importante del rap en Michoacán.

“La idea global del álbum es fundamentalmente iniciática, desde los símbolos utilizados en el arte, la estructura y sonidos de los tracks, las letras tendientes al dadaísmo y a expresar diversos matices experimentados en mi vida que me han hecho cada día mejor ser humano, de ahí el título del disco, pues diseñé la teoría de que el pasamanos puede ser una alegoría a las tres etapas de la vida: el nacimiento, la vida y el ocaso”, explicó.

Se trata del segundo y último disco en solitario que ha hecho. El primero se tituló El Suspiro de Calíope, sin embargo considera que Pasamanos es un disco mucho mejor aterrizado en todos los aspectos.

“Además considero que tiene un elemento conceptual que lo hace especial para mí y para el palmarés de nuestra escena del Hip-Hop de Morelia. De ahí que decidí rescatarlo y darle un poco de mérito reeditándolo en físico para difundirlo nuevamente y compartirlo hasta donde sea posible. Mi intención también, es darle al disco su lugar especial en la historia del rap de mi ciudad y cerrarle su ciclo dignamente para así continuar con nuevos proyectos musicales”, dijo.

Debido a esta perspectiva, la expectativa que tiene ahora es difundirlo nuevamente por estas plataformas digitales y otros foros así como distribuirlo en físico para no perder esta tradición y la idea que tiene es presentarlo en una especie de presentación-charla con dos comentaristas en algún lugar agradable de su ciudad, que prosiga un show y un huateque al estilo BlockParty (risas), dice que aún no hay fecha para ello, pero pronto lo hará saber en redes sociales, aunque también quiere moverlo por todo el país haciendo shows.

Ras Daim, Bisorman y Demian Crate, tres de los referentes musicales actuales de Morelia, Michoacán.

—Del tiempo que sacaste ese álbum a la actualidad, ¿cómo ha evolucionado el hip hop en Morelia y qué visión personal tienes ahora tanto de lo que has hecho como de lo que ahora haces?

“En aquel momento la primera generación de rapers tomaron decisiones personales y la mayoría desactivaron sus carreras. Yo fui uno de los que estaban activos aun gracias a este disco, pero pronto también tomé la decisión de atender mi carrera profesional como jurista y dedicarme a ello.

“Fue una época de transición porque aparecieron nuevos exponentes que venían ya con otro código genético y refrescaron la escena gratamente para darle un nivel superlativo a esto y simultáneamente fue el momento donde iniciaba la consolidación de dos sobrevivientes como Ache Ramírez y Demian Crate.

“Hoy estas generaciones están a poco de lograr su consolidación, es cosa de mantener la humildad, tener paciencia y tomar decisiones importantes, porque hay un talento impresionante en la mayoría. Y yo quiero ser parte de esta nueva etapa.”

De este material se produjo un tiraje de 100 copias, aunque posiblemente se puedan sacar un poco más. Un punto de venta será la tienda de Demian Crate “RESINA Urban Shop”, ubicada en 20 de noviembre #506, colonia Centro, en Morelia, Michoacán; además se puede conseguir en los diversos eventos que el Colectivo Nosotros Los Otros participe o que organizará en el año; también en las tocadas fuera de Morelia en las que estarán moviéndose; y por pedido desde su contacto en Facebook.

Comentarios