Sujeto fanático de la música. Se trata de una persona que siente un amor apasionado y, según el punto de vista, excesivo por lo musical, dedicando tiempo y dinero al disfrute de este arte. Ese es el concepto de “Melómano”, y si lo buscamos en el RAE, nos encontraremos con una fotografía de Javier Audirac.

 

Por Mixar López

 

Un hombre que le ha consagrado todo su espacio y capital al disfrute y proyección de la eufonía desde Guadalajara, la sonora Perla Tapatía y el llamado Cerro de la Panocha. Audirac es un financiador de la música, un titán al servicio de la concordancia, un coadyuvante, un censor y un canal para la armonía. Jamás el gusto fue tan especializado como en la cabeza y los oídos de Javier Audirac; a donde él va la música lo sigue y se resignifica en sus adentros, con nuevas tonalidades y nuevos conceptos.

Javier Audirac piensa que una vida dedicada al disfrute de la música es una vida bellamente empleada, y es a eso a lo que ha dedicado la suya. DJ eventual, crítico, locutor, productor, empresario y rescatista de vinilos en los mercados de pulgas, Audirac es uno de los seis “panchitos” (organizadores) del ‘Doña Pancha Fest’, el festival de música más estridente de todo México (y América Latina), a realizarse este 22 de octubre en el ‘Laboratorio Larva’ de Guadalajara.

Hablamos al respecto con este pilar y receptáculo de la buena Concordancia.

 

¿Qué representaron para ti La Femme y Nouvelle Extravagance, programas de Radio Universidad en donde fungías como locutor y productor?

‘La Femme’ fue mi primer programa individual al aire, arrancó en 2004, y me dejó muchísimas satisfacciones personales y profesionales, conocí a muchas artistas, compositoras, activistas, y personajes femeninos de la escena tapatía, además, cada emisión era diferente, no repetíamos géneros musicales, y las invitadas llevaban su selección de temas predilectos, siempre y cuando fueran proyectos donde hubiese al menos una mujer involucrada. Estuvimos al aire durante año y medio, y cumplió su ciclo. Todavía me pongo de muy buen humor cada que recuerdo esos días.

‘Nouvelle Extravagance’ fue el programa que sucedió a ‘La Femme’, ahí compartía producción y locución con André Martial, quien a su vez estaba terminando el ciclo de su anterior proyecto ‘Globosónico’, era mucho más libre y diverso, teníamos mensualmente sesiones en vivo con músicos en cabina, recuerdo particularmente las de Marissa Nadler, Iris Garrelfs y Marlento. También teníamos una dinámica llamada “Conejillo de Indias” donde invitábamos músicos a escuchar música de diversos géneros (sin saber previamente de qué iba el asunto) y a compartir sus impresiones al respecto. Posteriormente Martial tuvo que bajarse del barco por razones personales, y se incorporó Sandra Villarreal, y pasó de la barra vespertina a la nocturna.

 

¿Qué es Jukebox, y por qué sólo música electrónica?

‘Jukebox’ fue otro programa en Radio UdeG que compartí con Álvaro de la Rocha aka “Cheto”, y apostamos por mostrar un panorama global de la música electrónica, más allá de la pista de baile. Con Cheto también tuve los programas ‘Vinyl’ y ‘Elektrocardiograma’.

 

Háblame de Happy Garlic.

El “Ajo Feliz” fue un sello discográfico que existió de 2007 a 2010, fue la primera aventura que emprendí en solitario en este rubro, tengo más cosas buenas que malas que recordar de esos días. La primera entrega fue el compilado ‘Trippy Garlic: A Testimonial Happy Garlic Release’ que presentaba proyectos como Antoine Reverb, Hey Chica!, Pesina Siller, Sappho, Le Butcherettes. Fue un momento muy creativo en la escena del rock de GDL, varios de los que hacían ronda con nosotros, ahora son grandes estrellas internacionales, Lorelle Meets the Obsolete puede atestiguarlo. También editamos en disco compacto los primeros materiales de Suave as Hell, Antoine Reverb, Los Savants, y un Casete de Robota, que ahora es muy buscado por los coleccionistas.

 

 

Has dicho que: “cuando no hay música, yo mismo la invento con los sonidos que hay en la calle”; pero en la actualidad, es muy difícil encontrar un lapso de silencio. Levantas una piedra y se escucha reguetón o banda, ¿qué opinas de ello?

Pues, desde pequeño me gusta escuchar muchas cosas, definitivamente jamás podremos estar en completo silencio. Las caminatas a distintos puntos de la ciudad enriquecen mi banco de sonidos registrados, incluidos la banda, y el reggaetón.

 

¿Cuál es tu vinyl favorito de entre toda tu colección?

Es una de las preguntas más difíciles que me han hecho, pero mencionaré el “It’ll End in Tears” de This Mortal Coil, llegó a mis manos a un precio muy bajo, sin estarlo buscando. Valoro mucho todas las ediciones de 4AD de aquellos días.

 

¿Tu disco de Pop mexicano preferido?

El primer disco de Caifanes, me cambió la vida.

 

¿El mejor concierto al que has asistido?

David Bowie en Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México, 1997.

¿Tu mejor borrachera con Cristián Franco?

Hay varias en el anecdotario, pero en particular recuerdo una por 2004, Cristian vivía en una casa vieja del Centro de GDL, y compartía el espacio con otra amiga. Se hizo una fiesta en la azotea en la que yo fui el selector, y desfiló una cantidad impresionante de especímenes durante toda la noche, al final quedamos nada más Cristian y yo bebiendo al amanecer, llorando con rolas de Los Pasteles Verdes, Los Ángeles Negros, José José, hasta que el vómito terminó con la pachanga.

 

¿Qué tan musical es Guadalajara?

Es una ciudad muy musical, aunque al grueso de la gente no le guste la buena música. A diferencia de otras ciudades de México, aquí en el pasado se tenía el hábito de comprar discos, es un deleite ir de cacería a la pulga, y encontrar grandes joyas.

 

¿Qué fue lo que te dejó Abolipop?

‘Abolipop’ fue una escuela para mí, uno de los primeros sellos de electrónica de México. Los hermanos Martínez, que hasta la fecha mantienen con vida al sello, tienen buena reputación a nivel internacional. Me alegra haber formado parte de esta familia.

 

¿Cuál es la cantina con la mejor rockola en la Perla Tapatía?

‘Bar Zapotlán’ de la Av. Enrique Díaz de León.

 

¿Qué es lo que presenciaremos en el Doña Pancha Fest 2017?

Un cagadero.

Foto: Jaime Rodríguez

¿Qué opinas del Line Up, teniendo a dos puntos cardinales completamente diferentes como son Los Cardencheros de Sapioriz y Michael Rotter?

Así ha sido la historia de ‘Doña Pancha Fest’, los proyectos no tienen mucho que ver entre sí, sólo se cuida que los actos sean de calidad. En Guadalajara ya existe un público que procura asistir a todas las actividades que realizamos, y también lleva gente nueva. Estamos emocionados de contar con el regreso de Michael Rother a GDL, que se presentará en el mismo foro donde estuvo hace 7 años, la primera visita de Ford Proco y Los Mundos a la ciudad también es un atractivo gordo.

 

¿Cómo invitarías a todos los melómanos a asistir este 22 de octubre al DPF 2017 en el Laboratorio Larva de Guadalajara?

Si te llamas melómano a ti mismo, y te pierdes ‘Doña Pancha Fest’, mereces ser crucificado.

Comentarios